Métodos utilizados en la Violencia Económica

Última modificación el 19/12/2020 por Lorena Plazas

¿Qué es el abuso financiero?

El abuso financiero o violencia económica es una táctica común utilizada por los abusadores para ganar poder y control en una relación. Las formas de abuso financiero pueden ser sutiles o manifiestas, pero en general, incluyen tácticas para ocultar información, limitar el acceso de la víctima a los activos o reducir el acceso a las finanzas familiares.

El abuso financiero, junto con el abuso emocional, físico y sexual, incluye comportamientos para manipular, intimidar y amenazar intencionalmente a la víctima y para atrapar a esa persona en la relación. En algunos casos, este abuso está presente a lo largo de la relación y en otros casos aparece cuando el sobreviviente intenta irse o ha dejado la relación.

Este tipo de abuso, aunque menos comúnmente entendido, es uno de los métodos más poderosos para mantener a un sobreviviente atrapado en una relación abusiva y disminuye profundamente la capacidad de la víctima para mantenerse a salvo después de dejar a una pareja abusiva.

Las investigaciones indican que este abuso ocurre en el 99% de los casos de violencia doméstica. Las encuestas de sobrevivientes reflejan que las preocupaciones sobre la capacidad para mantenerse económicamente a sí mismos y a sus hijos fueron una de las principales razones para quedarse o regresar con una pareja abusiva. Como ocurre con todas las formas de abuso, el abuso financiero se encuentra en todos los grupos socioeconómicos, educativos, raciales y étnicos.

Formas de abuso financiero

Este tipo de abuso puede comenzar sutilmente y progresar con el tiempo. Incluso puede parecer amor inicialmente, ya que los abusadores tienen la capacidad de parecer muy encantadores y son maestros en la manipulación. Por ejemplo, el abusador puede hacer declaraciones como: “Sé que estás bajo mucho estrés en este momento, así que ¿por qué no me dejas ocupar de las finanzas y te daré dinero cada semana para lo que necesites”.

En estas circunstancias, la víctima cree que debe confiar en la pareja de la que está enamorado/a y puede ceder voluntariamente el control del dinero y cómo se gasta. Este escenario comúnmente lleva a que el abusador le dé a la víctima cada vez menos en “subsidio” y para cuando la víctima decide que quiere recuperar el control de las finanzas, descubre que todas las cuentas se han movido o ya no tiene conocimiento ni acceso a los fondos familiares.

Métodos utilizados para el control financiero

En otros casos, el abuso financiero puede ser mucho más evidente. Los abusadores suelen utilizar la violencia o las amenazas de violencia e intimidación para evitar que la víctima trabaje o tenga acceso a los fondos familiares. Ya sea sutil o abiertamente, existen métodos comunes que los abusadores usan para obtener control financiero sobre su pareja. Éstos incluyen:

  1. Prohibir a la víctima trabajar.
  2. Sabotear el trabajo o las oportunidades de empleo al acechar o acosar a la víctima en el lugar de trabajo o hacer que la víctima pierda su trabajo golpeando físicamente antes de reuniones o entrevistas importantes.
  3. Impedir que la víctima asista a capacitaciones laborales u oportunidades de ascenso.
  4. Controlar cómo se gasta todo el dinero.
  5. No incluir a la víctima en decisiones de inversión o bancarias.
  6. No permitir que la víctima acceda a cuentas bancarias.
  7. Retener dinero.
  8. Obligar a la víctima a emitir cheques sin fondos o presentar declaraciones de impuestos fraudulentas.
  9. Acumulación de grandes cantidades de deuda en cuentas conjuntas.
  10. Negarse a trabajar o contribuir a los ingresos familiares.
  11. Retener los fondos de la víctima o los niños para obtener necesidades básicas como alimentos y medicinas.
  12. Ocultar activos.
  13. Robar la identidad, la propiedad o la herencia de la víctima.
  14. Obligar a la víctima a trabajar en una empresa familiar sin goce de sueldo.
  15. Negarse a pagar facturas y arruinar el puntaje crediticio de las víctimas.
  16. Obligar a la víctima a entregar los beneficios públicos o amenazar con entregar a la víctima por “hacer trampa o hacer un mal uso de los beneficios”.
  17. Presentar reclamaciones de seguro falsas.
  18. Denegarse a pagar o evadir la manutención de los hijos o manipular el proceso de divorcio retirándolo ocultando o no divulgando bienes.

El impacto del abuso financiero

Los efectos a corto y largo plazo del abuso financiero pueden ser devastadores. A corto plazo, el acceso a los activos es imperativo para mantenerse a salvo. Sin activos, los sobrevivientes a menudo no pueden obtener una vivienda segura y asequible o los fondos para mantenerse a sí mismos o a sus hijos. Con temores realistas de quedarse sin hogar, no es de extrañar que los sobrevivientes a veces regresen con una pareja abusiva.

Para aquellos que logran escapar del abuso y sobreviven; inicialmente y a menudo enfrentan abrumadoras probabilidades de obtener seguridad y protección a largo plazo. Los impactos a largo plazo son:

  1. Puntaje de crédito arruinado.
  2. Antecedentes laborales esporádicos.
  3. Problemas legales causados ​​por el abuso.
  4. Dificultad para obtener independencia y seguridad.

6 Consejos financieros para sobrevivientes

  1. Planifique su seguridad comunicándose con su programa local de violencia doméstica para discutir sus opciones y conocer los recursos comunitarios a los que puede acceder para recibir apoyo (es decir, fondos de asistencia de emergencia, refugio, servicios públicos y / o asistencia para el alquiler, beneficios públicos y viviendas asequibles).
  2. Obtenga una copia de su informe crediticio y controle su crédito con regularidad. La mayoría de las instituciones financieras brindan servicios de monitoreo de crédito.
  3. Abra un apartado postal para el correo y cualquier información financiera que pueda recibir antes de irse o inmediatamente después de salir de una situación abusiva.
  4. Llame a sus empresas de servicios públicos, servicio telefónico celular e instituciones financieras para proteger su información financiera privada con contraseñas y códigos PIN especiales. Asegúrese de hacer lo mismo con todas las cuentas nuevas de crédito, inalámbricas y / o de servicios públicos. Solicite a estas empresas que utilicen identificadores distintos a su número de seguro social, fecha de nacimiento o apellido de soltera de la madre para autenticar su identidad.
  5. Cambie todos los códigos PIN de tarjetas de débito y cajeros automáticos, contraseñas de banco en línea y contraseñas de inversión en línea. También asegúrese de cambiar la contraseña en su (s) cuenta (s) de correo electrónico.
  6. Asegúrese de realizar los cambios necesarios en sus planes de seguro, testamento y los beneficiarios.

Información del Autor
  1. Plazas Lorena, Enfermera. Trabajo propio Blog Enfermeria Buenos Aires.
Fuentes bibliográficas
  1. NNEDV, National Network to end Domestic Violence, 2017,Washington, DC. Disponible en: https://nnedv.org/content/about-financial-abuse

Última actualización: 19/12/2020

https://www.coobis.com/es/b/91219