Estreñimiento y Disfagia en los últimos días de vida

Estreñimiento

La prevalencia del estreñimiento oscila entre 30 y 50 % en los últimos días de vida. El uso de laxantes en pacientes cuya muerte es inminente tiene beneficios limitados. Dichos pacientes por lo general presentan disfagia y una ingesta oral precaria.

El tratamiento del estreñimiento con pocos días de esperanza de vida está guiado por los síntomas. Si están indicados, los laxantes se pueden administrar de forma rectal (por ejemplo, bisacodilo o enemas).

Disfagia

La disfagia funcional y la estructural se presentan en una proporción grande de pacientes de cáncer en los últimos días de vida.

Por lo general, los pacientes presentan específicamente dificultad para deglutir tanto sólidos como líquidos, que a menudo se relaciona con anorexia y caquexia.

En un estudio con pacientes de cáncer, se continuó la administración oral de opiáceos:

  • 62 % de los pacientes cuatro semanas antes de morir
  • 43 % a una semana de morir
  • 20 % a 24 horas de morir

La implicación clínica es que las medicinas esenciales podrían administrarse a través de otras rutas, como las intravenosas, subcutáneas, rectales y transcutáneas. Los medicamentos no esenciales se descontinúan.

No hay conocimiento de que los suplementos alimentarios sean beneficiosos y de hecho pueden aumentar el riesgo de aspiración e infección.

En vez de alimentación con sondas o de ordenar que no se alimente por boca, es razonable proveer una pequeña cantidad de comida para que el paciente disfrute y tal vez exprese  el deseo de comer.

Información del autor
  1. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/entrez/query.fcgi?cmd=Retrieve&db=PubMed&list_uids=21300920&dopt=Abstract
  2. Instituto Nacional del Cáncer “Etapa final de la vida (PDQ®)–Versión para profesionales de salud fue publicado originalmente por el Instituto Nacional del Cáncer”.

Última actualización: [09/03/2020]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.