Niveles de prevención y las intervenciones

Última modificación el 08/11/2020 por Lorena Plazas

“Frente a la miseria, la angustia, la tristeza y el infortunio social de los pueblos, los microbios, como causa de enfermedades, son unas pobres causas”. Dr. Ramón Carrillo.

Niveles de prevención y conceptos relacionados

La accesibilidad a los Servicios de Salud se muestra dispar en las distintas áreas poblacionales lo cual está lejos de acercarse a la equidad. Las grandes enfermedades que conforman las diez primeras causas reales de muerte a nivel mundial y provocan estragos al incrementar ampliamente los costos de la Salud, son prevenibles y sus determinantes y factores de riesgo dependen casi exclusivamente de cambios de comportamiento.

Lograr esto requiere compromiso de los países en fomentar políticas públicas saludables, fortalecer acciones comunitarias y desarrollar las capacidades personales.

Hasta hace unos años las primeras causas de muerte eran enfermedades (Cardiovasculares, Cáncer, Accidentes cerebrovasculares, Respiratorias). O sea que se medían las consecuencias de las conductas de las personas, se medía el segundo nivel de prevención, la enfermedad instalada. Este es un concepto que desde los actuales conocimientos de salud pública, debe desterrarse, actualizarse.

Factores de riesgo de las 10 primeras causas de muerte

En la actualidad cuando se consideran las 10 primeras causas reales de muerte a nivel mundial se habla de factores de riesgo y ellos son:

  1. Consumo de tabaco.
  2. Nutrición excesiva o deficiente.
  3. Ejercicio aeróbico insuficiente (sedentarismo).
  4. Alcohol.
  5. Falta de inmunización.
  6. Exposición a tóxicos o venenos.
  7. Armas de fuego.
  8. Comportamientos sexuales arriesgados.
  9. Traumatismos por vehículos de automotor.
  10. Consumo de drogas ilegales.

Es decir; se plantea el concepto desde el primer nivel de prevención. Antes que el daño ocurra. El 98% de los recursos en salud a nivel mundial, se gasta en tratar las enfermedades. Si queremos cumplir con el lema “más años de vida y más vida a los años”, todos, dirigentes, trabajadores de la salud, comunidad, debemos concientizarnos y comprometernos con este desafío.

La buena salud

La alta supervivencia en los procesos de la enfermedad fueron debidas a: 

  • Avances en el conocimiento de los procesos biológicos.
  • Tecnificación de los procedimientos.
  • Investigación sobre la salud.

Estos avances han permitido que gran parte de la población mundial obtenga alta supervivencia en procesos de enfermedad, enfermedades que años atrás hubieran producido su deceso.

Evitar los problemas de salud

Gran cantidad de la población es víctima de los mismos problemas de salud que un siglo atrás. El gran desafío actual es que este segundo grupo pueda evitar la muerte por estas patologías, por esos problemas que en la mayoría de los casos dependen de:

  • Conductas.
  • Hábitos.
  • Condiciones sociales, económicas, políticas, culturales.

La buena salud, aquella que permite a las personas crecer, desarrollarse, realizarse en todas sus potencialidades y manifestarse como ser humano, es un derecho y una responsabilidad de cada uno y de todos. Las personas saludables son un recurso fundamental para todas las naciones y pueblos de la tierra, fundamento que permite crecer, aprender, disfrutar plenamente de la vida social, personal, permite producción económica y ciudadanía constructiva.

El desarrollo humano pleno depende básicamente de una salud adecuada y trasciende el mero plano del costo-beneficio. El costo de los recursos destinados a la salud se incrementa anualmente en todos los países.

La única forma de mantener estable el presupuesto destinado a la salud y a la vez mejorar las condiciones de vida de la población requiere que todo el esfuerzo se destine a la prevención de la enfermedad y la promoción de la salud:

  • Atención prenatal.
  • Lactancia.
  • Prevención de accidentes y de violencia.
  • Hábitos saludables reducen las tasas de morbi-mortalidad por enfermedades cardiovasculares, respiratorias, cáncer.

Intervenciones preventivas

Las intervenciones preventivas son prácticas, baratas y sostenibles en el tiempo. Prevenir evita:

  1. Ahorrar dinero.
  2. Gastos innecesarios.
  3. Dolor.
  4. Sufrimiento.
  5. Discapacidad.
  6. Muerte.

Si bien los tratamientos mejorados y eficaces permitieron disminuir las tasas de mortalidad de manera significativa, los costos que estos tratamientos implican impidieron la disminución de los gastos en salud ya que las nuevas tecnologías para el diagnóstico y el tratamiento son prácticas cada vez más caras.

Las acciones mencionadas anteriormente se basan fundamentalmente en la promoción de la salud: implica transformaciones de las conductas y hábitos a nivel personal como la implementación de políticas destinadas a la comunidad.

Generar el sentido de responsabilidad en el terreno de la salud tanto de las personas como de los gobernantes es una tarea de todos. El marco organizador propio de la salud implica comprender las complejas relaciones existentes entre el significado que la salud tiene a nivel personal y social, las creencias y prácticas individuales y culturales de las personas, el entorno contextual de las comunidades. Esto puede explicar la gran dificultad que existe para lograr el cambio de hábitos de las personas.

Ya es evidente que los conocimientos, la información y la comprensión de la misma no bastan para lograr la variación de las conductas. Muchos otros son los factores que se requieren y entre ellos es de fundamental importancia la participación comunitaria en la determinación de las políticas sanitarias y los programas de salud.

Niveles de prevención

“Muchos problemas fundamentales para la práctica en el campo de la salud pública están profundamente arraigados en los respectivos contextos culturales”. (Investigación aplicada en salud pública. Métodos cualitativos, Ulin, Robinson, Tolley. OPS, 2006).

Se consideran tres niveles de prevención:

Primaria

Que el daño no ocurra (Promoción de la salud: cambio de hábitos en cuanto a consumo de tabaco, alcohol, drogas, alimentos y otros; prevención de la enfermedad).

Prevención primaria

Secundaria

Detección precoz (Enfermedad en período subclínico) y tratamiento eficaz.

Prevención secundaria

Terciaria

Ya ocurrió el daño, la enfermedad ya está instalada (Evitar el deterioro y complicaciones).

Prevención terciaria

Conclusión 

Así planteado, desde un concepto actual de salud pública, las verdaderas causas de muerte no son las enfermedades cardiovasculares o las vasculopatías o el cáncer. En realidad, lo que las estadísticas permiten evaluar como primeras causas de muerte (cardiopatías, enfermedades cerebro-vasculares, cáncer) son consecuencias, no verdaderas causas porque lo mensurable es la enfermedad final. Pero las verdaderas causas de muerte son otras.

♦ Nota: Este artículo fue tomado del material de lectura parte nº 1 de la asignatura: Enfermería en Salud Comunitaria I correspondiente a la licenciatura de enfermería.

Como citar este artículo:

• Plazas Mouriz, Lorena, (2020). Niveles de prevención y las intervenciones. Blog: Enfermeria Buenos Aires


Información del Autor
  1. Plazas Lorena, Enfermera. Trabajo propio.
Fuentes bibliográficas
  1. Corradin Ayelen, 2018, , Primera parte, Catedra: Salud Comunitaria I, Licenciatura en Enfermería, Universidad Maimónides, Argentina. Disponible en: file:///C:/Users/loren/OneDrive/Documents/Licenciatura%202019/Enfermeria% 20en%20Salud%20Comunitaria%201/Material%20de%20lectura%20parte%20% 231(1).pdf

Última actualización: [08/11/2020]