Cuidados básicos de Enfermería en Unidades de Cuidados Intensivos

Unidad de Cuidados Intensivos

El servicio de UCI es considerado uno de los servicios hospitalarios más complejos.

Esta complejidad se debe a que los pacientes presentan patologías de una gravedad importante y precisan cuidados muy específicos en base a estas patologías.

Se debe centrar en la importancia de los cuidados básicos de enfermería.

La UCI es un área del hospital donde se atiende pacientes cuyo estado de salud es grave y pueden presentar complicaciones que requieren de una actuación inmediata.

Aunque las UCIs pueden variar mucho en forma, organización, protocolos de un hospital a otro, todas ellas reúnen características comunes:

  • Son espacios destinados al cuidado de pacientes en estado crítico.
  • Personal muy cualificado y especializado.
  • Recursos materiales altamente tecnológicos.
Unidad de Cuidados Intensivos
  • En la UCI se llevan cabo intervenciones para manejar situaciones fisiológicas tan delicadas que comprometen la vida del paciente.
  • Dos de estas intervenciones son pilares de la unidad: los cuidados críticos de enfermería y la monitorización del estado del paciente.
  • En este servicio, los profesionales de enfermería son la principal fuente de asistencia a los pacientes durante su estancia.
Enfermera de Terapia Intensiva
Enfermera de Terapia Intensiva

Es el personal que más tiempo pasa junto al paciente y proporciona cuidados más especializados como la colaboración en cuidados básicos de enfermería.

Recordemos que éstos últimos (los cuidados) se consideran la base de nuestra profesión.

La metodología utilizada para ofrecer estos cuidados debe estar basada en:

  • Los avances tecnológicos
  • Ética
  • Evidencia científica
  • Visión holística del cuidado
  • Alerta a las necesidades fisiológicas, psicológicas y sociales del paciente como un ser integral

Funciones

Las funciones básicas de enfermería son a nivel general:

  • Gestión
  • Asistencial
  • Docencia
  • Investigación

En las UCIs concretamente, estas funciones se describen de la siguiente manera:

Gestión

Permite “gestionar los recursos asistenciales (materiales, humanos y financieros) con criterios de eficiencia y calidad”.

Asistencial

Se da en el 100% de los enfermeros de cuidados críticos y que proporciona el cuidado oportuno, integral e individualizado a través de la aplicación de la metodología enfermera (PAE).

Docencia

  • Se desdobla en educación al paciente y educación al equipo.
  • La formación de los futuros profesionales de enfermería debe ser también un objetivo para la enfermería de cuidados críticos.
  • Por esa formación pasa la calidad y excelencia de los enfermeros que desarrollarán en un tiempo su labor en nuestras unidades.

Investigación

Elemento fundamental de la ciencia enfermera que permite generar conocimiento para la aplicar en la práctica y tomar nuevos problemas que surjan de esa práctica para investigar.

  • A la hora de afrontar los cuidados en la Unidad de Cuidados Intensivos, se puede valer del modelo que más  interese (ó el protocolizado por la unidad en caso de estar ya establecido).
  • Entre los más aceptados se destaca Virginia Henderson y su Teoría de las Necesidades.

Cuidados básicos del paciente en UCI

  • El paciente crítico necesita también cuidados diarios encaminados a satisfacer las necesidades básicas alteradas por su estado patológico.
  • Partiendo de la situación de compromiso vital, los cuidados de nuestro paciente crítico se regirán bajo los criterios de prioridad, continuidad y sistematización.
  • Una correcta organización de dichos cuidados implica asignarlos a un turno específico (mañana, tarde, noche).
  • Tener en cuenta las peculiaridades implícitas en los cuidados a pacientes según su patología y área de ingreso (UCI coronaria, UCI polivalente, UCI pediátrica).

Cuidados diarios

Entre los cuidados generales del paciente crítico a realizar en todos los turnos encontramos:

  • Participar del relevo de enfermería para conocer la evolución del paciente durante las últimas 24 horas.
  • Especial interés en la realidad inmediata (el último turno).
  • Aplicar los cuidados planificados para el paciente.
  • Usar el tratamiento médico prescrito y colaborar con el médico en procedimientos diagnósticos y terapéuticos.
  • Cumplimentar los registros de enfermería de la unidad: gráfica, plan de cuidados, hoja de evolución, etc.
  • Controlar y registrar las constantes vitales.
  • Actuar ante situaciones de amenaza vital inmediata.
  • Verificar la nutrición del paciente: tolerancia, tipo de dieta, sensación de apetito.
  • Dar respuesta adecuada a las demandas del paciente y de la familia y asegurar que disponen de los recursos para hacérnoslas llegar.
  • Movilizar al paciente de forma segura cuando así esté indicado (cambios posturales, levantar al sillón).
  • Asegurar una correcta higiene del paciente, especialmente antes y después de las comidas (manos, boca)
  • Higiene si se requiere por (diarrea, vómitos, diaforesis)
  • Comprobar  el correcto cumplimiento de las medidas de aislamiento por parte del personal, del paciente y de los familiares.

Para desarrollar este punto más ampliamente, hay que basarse en unos puntos importantes como son la higiene, cuidados del entorno y la movilización.

Higiene del paciente

Al realizar la higiene del paciente se persiguen varios objetivos:

  • La higiene permite eliminar secreciones y excreciones corporales reduciendo el número de microorganismos patógenos transitorios y el riesgo de infección.
  • Favorece el bienestar del paciente, mejorando su autoimagen y autoestima y el estado de confort.
  • Al realizar la higiene del paciente crítico se debe partir de la capacidad de autocuidado del mismo, estimulando siempre su independencia y supliendo sólo aquellas funciones en las que el paciente es dependiente.
  • La higiene completa se realizará al menos una vez al día y tantas veces como sea necesario.
  • En ella colaborará todo el equipo de enfermería responsable de ese paciente (enfermeras y técnicos en cuidados auxiliares en enfermería) con la colaboración del celador/es.
  • Antes de iniciar la higiene, la enfermera se informará del estado del paciente y de todas aquellas particularidades del mismo que deban ser tenidas en cuenta durante la técnica
  • Ejemplo: (paciente con PIC elevada, politraumatizado, postoperatorio cardíaco, arritmias, etc.)
  • Durante la higiene del paciente encamado, la enfermera se encargará especialmente de la correcta movilización y manipulación del mismo.
  • Prestando especial interés a la protección de vías, drenajes, tubuladuras, apósitos, etc.
  • En caso de higiene y movilización de pacientes intubados, la enfermera mantendrá durante todo el proceso de movilización la fijación manual del tubo endotraqueal para evitar su desplazamiento accidental.
  • Por cualquier alarma del respirador, se debe parar el proceso de higiene y se resolverá la situación que ha provocado dicha alarma (aspiración de secreciones, desconexión accidental, falta de sedación y/o relajación).

  • En la higiene y movilización de pacientes politraumatizados, la enfermera será la encargada del correcto mantenimiento del eje cabeza-cuello-tronco en cualquier manipulación del paciente, manteniéndose a la cabeza del mismo mientras hace sujeción bimanual del cuello.
  • La enfermera será la encargada de dirigir las maniobras y de que todo el equipo actúe de forma sincronizada y bajo su dirección.
  • En caso de tracción de fracturas, la enfermera habrá de cerciorarse que no se pierde la tracción en ningún momento de la maniobra.
  • Durante la higiene del paciente, la enfermera valorará el estado de la piel y mucosas del mismo, prestando especial interés a la aparición de signos de úlceras por presión (UPP) en estadios iniciales.
  • Para ello puede usar escalas de valoración como la de Norton o la de Braden.
  • En pacientes encamados y conectados a ventilación mecánica se debe prestar especial interés a la higiene de ojos y boca.
  • No se debe olvidar el lavado de pelo al menos una vez a la semana y siempre que el paciente lo necesite.

Cuidados del entorno

  • Este punto podría desarrollarse en base a la teoría de Florence Nightingale (considerada madre de la enfermería).
  • Se trata pues de poner al paciente en las mejores condiciones ambientales posible para así favorecer la curación.
  • Entre estos estímulos ambientales tenemos que tener en cuenta la humedad, evitándola.
  • Disminuir la cantidad de luz y de ruido, en la medida en que nos sea posible, para así favorecer el descanso. Intentar disminuir la cantidad de estímulos en general.
  • Por último, se tendrá  en cuenta la renovación de aire, ventilando las estancias.

Movilización

La inmovilización (a menudo terapéutica) es uno de los grandes problemas que se encuentra en el paciente crítico.

Los efectos de una inmovilización prolongada se pueden ver en todos los sistemas del organismo:

  • Atelectasias
  • Infección respiratoria
  • Embolias y trombosis
  • Acidosis respiratoria
  • Úlceras por presión
  • Atrofia muscular
  • Contracturas
  • Estreñimiento
  • Alteración nutricional
  • Discinesia
  • Deshidratación
  • Infecciones urinarias
  • Litiasis
  • Deprivación sensorial
La importancia de la movilización, aun con respirador

Para limitar el efecto de esta inmovilización, se debe tener en cuenta:

  • Si el paciente no está sedado, hacerle partícipe en la medida de lo posible de sus actividades.
  • Realizar movilizaciones pasivas progresivas para evitar el tiempo de reposo y mantener los músculos activos.
  • Mantener al paciente en posición anatómica con las articulaciones en posición neutra para evitar disfunciones motoras posteriores.
  • Un claro ejemplo es el caso del pie equino.
  • Planificar cambios posturales cada 2-3 horas, espaciándolos en el horario nocturno si suponen un trastorno para el descanso del paciente.
  • Conforme el paciente va mejorando, programar ejercicios isométricos y reentrenamiento ortostático.
  • Realizar ejercicios de fisioterapia respiratoria salvo contraindicación médica.
  • En caso de paciente politraumatizado, se realizarán movilizaciones sólo cuando sea estrictamente necesario y siempre manteniendo la alineación corporal con especial precaución del eje cabeza-cuello-tórax.
  • En toda movilización del paciente se seguirán las normas ergonómicas que ayuden a evitar lesiones a corto o largo plazo.

Complicaciones

Entre las posibles complicaciones del paciente crítico durante la higiene, los traslados o los cambios posturales, se destacan las siguientes:

  • Desaturación
  • Desadaptación del respirador (aumento de frecuencia respiratoria, disminución del volumen minuto, aumento de presión pico en vía aérea)
  • Hipotensión o hipertensión
  • Bradicardia o taquicardia
  • Arritmias cardíacas
  • Aumento de la presión intracraneal (PIC)
  • Retirada accidental de sondas, drenajes, catéteres o tubos
  • Hemorragia
  • Parada cardiorrespiratoria

Agonía

  • Ante cualquier signo de alarma se debe detener inmediatamente lo que se está haciendo sobre el paciente.
  • Se debe solucionar el problema y no se reiniciará hasta conseguir de nuevo una situación de estabilidad hemodinámica.

Conclusiones

La alta complejidad tecnológica de las unidades de cuidados intensivos no debe hacer perder de vista aquellas necesidades básicas que puedan quedar descubiertas.

El cuidado del confort y el bienestar del paciente pueden resultar elementos clave para favorecer la recuperación de la salud.

Como profesionales de enfermería se debe conocer y aplicar los cuidados básicos encaminados a la consecución de ese bienestar, especialmente en relación con el cuidado del entorno, la higiene y la movilidad del paciente.

Información del autor

  1. http://www.torrevieja-salud.com/wp-content/uploads/2013/01/UCI.pdf
  2. Ministerio de Sanidad y Política Social. Unidad de cuidados intensivos, Estándares y recomendaciones. Madrid: Ministerio de Sanidad y Política Social; 2010. Disponible en http://www.msc.es/organizacion/sns/planCalidadSNS/docs/UCI.pdf
  3. Navarro JM, Perales R (coord). Guía práctica de Enfermería en el Paciente Crítico. 2ª Ed. Conselleria de Sanitat; 2012.
  4. Hernández J, Díaz M, Sánchez J. Guía de intervención rápida de Enfermería en cuidados intensivos. Madrid: DAE; 2011.
  5. Morano MJ, Fernández M, Contreras I, Cumbrera EM, Camero M, García S. Plan de cuidados: Paciente en Ventilación Mecánica Invasiva y Destete. Biblioteca Lascasas, 2007; 3(2). Disponible en http://www.indexf.com/lascasas/documentos/lc0247.php
  6. Nicolás J, Ruiz J, Jiménez X, Net A. Enfermo crítico y emergencias. Barcelona: Elsevier; 2011.
  7. Salvadores P, Sánchez E, Carmona F. Enfermería en cuidados críticos. Madrid: Editorial Universitaria Ramón Areces; 2011.
  8. Torres LM, Álvarez J, Artigas A, Belda FJ, Bonet B, Caparrós T, et al. Cuidados Críticos y Emergencias. Madrid: Arán; 2001.
  9. Por Tech. El sargento. Joseph Swafford [Dominio público], via Wikimedia Commons
  10. Por Tech. El sargento. Joseph Swafford (https://www.dvidshub.net/image/2203466) [Dominio público], via Wikimedia Commons
  11. Por Tech. El sargento. Araceli Alarcón (https://www.dvidshub.net/image/2043111) [Dominio público], via Wikimedia Commons
  12. Por Calleamanecer (Trabajo propio) [ CC BY-SA 3.0 ], via Wikimedia Commons
  13. By Pfree2014 (Own work) [CC BY-SA 4.0], via Wikimedia Commons
  14. https://pxhere.com

Última actualización: [16/06/2019]