Dolor en la agonía

Cuidados paliativos

Dolor

La prevalencia de dolor es entre 30 y 75 % en los últimos días de vida. La evaluación del dolor podría verse complicada por el delirium.

Muchos pacientes temen al dolor descontrolado durante los días finales de vida pero la experiencia indica que la mayoría de pacientes obtienen alivio del dolor y que raras veces se indica dosis altas de opiáceos.

De hecho, la intensidad promedio de dolor por lo general disminuye al acercarse el paciente a sus últimos días.

Opiáceos

Algunos pacientes, familiares y profesionales sanitarios expresan la preocupación de que el uso de opiáceos puede acelerar la muerte. Varios estudios refutan estos miedos de que los opiáceos aceleren la muerte.

En varias encuestas sobre el uso de dosis altas de opiáceos en programas de cuidados paliativos, no se encontró relación alguna entre las dosis de opiáceos y la supervivencia.

Los principios del manejo del dolor siguen siendo similares al de los pacientes que comienzan la trayectoria de la enfermedad, donde los opiáceos son la opción estándar.

Debido a que en este período el estado de consciencia puede disminuir y la deglución se vuelve difícil, los médicos deben considerar con anticipación rutas alternas a la administración oral.

Vías de administración de fármacos

En un estudio, a medida que los pacientes se acercaron a la muerte, aumentó el uso intermitente de inyecciones subcutáneas e infusiones subcutáneas o intravenosas.

Tanto las vías intravenosas como subcutáneas son eficaces para la administración de opiáceos y otros fármacos en el entorno hospitalario o en el hogar.

Para aquellos pacientes que no tienen una vía de acceso o catéter, la administración intermitente o subcutánea continua constituye una vía eficaz e indolora de administración.

Ismael Nery - Visión Interna - Agonía

Información del autor
  1. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/entrez/query.fcgi?cmd=Retrieve&db=PubMed&list_uids=21300920&dopt=Abstract
  2. Instituto Nacional del Cáncer “Etapa final de la vida (PDQ®)–Versión para profesionales de salud fue publicado originalmente por el Instituto Nacional del Cáncer”.

Última actualización: [14/06/2019]