Estadios en el cáncer de endometrio

Cáncer de endometrio

Última modificación el 21/06/2019 por Lorena Plazas

El sangrado vaginal irregular es el signo de presentación más común del cáncer de endometrio. En general, ocurre al comienzo de la enfermedad y es la razón por la que a la mayoría de las pacientes se les diagnostica cáncer de endometrio en estadio I, que es muy curable.

Evaluación diagnóstica

Para diagnosticar un cáncer de cuello uterino, es posible utilizar los siguientes procedimientos:

  • Ecografía transvaginal.
  • Biopsia del endometrio.
  • Examen pélvico.
  • Dilatación y legrado (DyL).
  • Histeroscopia.

Para el diagnóstico definitivo del cáncer de endometrio se necesita realizar un procedimiento para extraer muestras directamente del tejido endometrial.

El frotis de Pap no es un procedimiento confiable para detectar el cáncer de endometrio, aunque en un estudio retrospectivo se encontró una correlación firme entre los resultados positivos de los estudios citológicos del cuello uterino y la enfermedad endometrial de riesgo alto (es decir, tumor de grado alto e invasión profunda del miometrio).

En un estudio prospectivo se encontró una relación estadísticamente significativa entre las características malignas en el estudio citológico y el aumento del riesgo de enfermedad ganglionar.

Factores pronósticos

Los siguientes son los factores pronósticos del cáncer de endometrio:

  • Estadio y grado del tumor (incluso diseminación ganglionar extrauterina).
  • Estado del receptor hormonal.

Estadio y grado del tumor (incluso diseminación ganglionar extrauterina)

En el cuadro siguiente se subraya el riesgo de metástasis ganglionares de acuerdo con los hallazgos en el momento de la cirugía para la estadificación:

Cuadro 1. Riesgo de metástasis ganglionar del cáncer de endometrio en estadio clínico I

Grupo pronóstico Características de la paciente Riesgo de compromiso ganglionar
A Tumores de grado 1 que solo comprometen el endometrio <5 %
No hay pruebas de diseminación intraperitoneal
B Tumores de grado 2–3 5–9 % de los ganglios pélvicos
Invasión de <50 % del miometrio
No hay diseminación intraperitoneal 4 % de los ganglios periaórticos
C Invasión profunda de los músculos 20–60 % de los ganglios pélvicos
Tumores de grado alto 10–30 % de los ganglios periaórticos
Diseminación intraperitoneal

En un estudio del Gynecologic Oncology Group, se relacionaron los parámetros quirúrgico-patológicos y el tratamiento posoperatorio con el intervalo libre de recidiva y el sitio de recidiva.

Las características histológicas de grado 3 y la invasión profunda del miometrio en pacientes sin diseminación extrauterina fueron los mayores determinantes de la recidiva. En este estudio, la frecuencia de la recidiva aumentó mucho ante la presencia de lo siguiente:

  • Ganglios pélvicos positivos.
  • Metástasis anexial.
  • Estudio citológico positivo del peritoneo.
  • Compromiso del espacio capilar.
  • Compromiso del istmo o el cuello uterino.
  • Ganglios periaórticos positivos (incluye todos los grados y profundidades de la invasión). De los casos con metástasis en los ganglios aórticos, 98 % correspondieron a pacientes con ganglios pélvicos positivos, metástasis intra abdominal o invasión tumoral del 33 % del miometrio externo.

Cuando la única prueba de diseminación extrauterina es un estudio citológico positivo, la influencia en el desenlace no es clara. El valor del tratamiento dirigido según este hallazgo citológico no está bien fundamentado y algunos datos son contradictorios.

Aunque todavía se indica la recolección de muestras citológicas, un resultado positivo no sobrestadifica el cáncer.

Antes de considerar terapia postoperatoria adicional, se debe determinar la presencia de otra enfermedad extrauterina.

El compromiso del espacio capilar linfático en el examen histopatológico se correlaciona con la diseminación extrauterina y ganglionar del tumor.

Estado del receptor hormonal

En la evaluación de pacientes con cáncer en estadio I y estadio II, cuando es posible, se incluyen los receptores de progesterona y estrógeno analizados mediante métodos bioquímicos o inmunohistoquímicos.

En un informe se encontró que las concentraciones de progesterona fueron el indicador pronóstico más importante de la supervivencia a 3 años para la enfermedad en estadios clínicos I y II.

Las pacientes con concentraciones de progesterona superiores a 100 tuvieron una supervivencia sin enfermedad (SSE) a 3 años de 93 % comparada con una SSE de 36 % con una concentración inferior a 100. Después del ajuste por las concentraciones de los receptores de progesterona, las únicas variables pronósticas importantes fueron el compromiso del cuello uterino y las características citológicas peritoneales.

En otros informes se confirmó la importancia del estado del receptor hormonal como factor pronóstico independiente. Además, se observó que la tinción inmunohistoquímica de tejido embebido en parafina, tanto para los receptores de estrógeno como de progesterona, se correlaciona con el grado y la supervivencia que establece la Fédération Internationale de Gynécologie et d’Obstétrique (FIGO).

Otros factores pronósticos

Otros factores que predicen un pronóstico precario son los siguientes:

  • Fracción de fase S alta.
  • Aneuploidía.
  • Ausencia de PTEN.
  • Estado de la mutación de PIK3CA.
  • Estado de la mutación de p53.
  • Sobreexpresión de Her-2/neu.
  • Expresión de un oncogén (por ejemplo, la sobreexpresión del oncogén Her-2/neu se ha relacionado con un pronóstico general precario).

Información del Autor
  1. “Tratamiento del cáncer de endometrio (PDQ®)–Versión para profesionales de salud publicada originalmente por el Instituto Nacional del Cáncer”.
  2. https://www.cancer.gov/espanol/

Última actualización: [18/06/2019]