Etiquetas en alimentos. ¿Cómo interpretar lo que dicen ?

Última modificación el 31/07/2020 por Lorena Plazas

Información nutricional

1.Tamaño de la porción

Indica las medidas (en gramos o mililitros, generalmente) del producto. En este apartado, se muestran cuántas porciones hay en el envase y de qué tamaño es cada porción, lo que puede dar una idea aproximada del tamaño de la ración a consumir.

2.Valor energético (calorías)

Suele ser el apartado más consultado por la gran mayoría de consumidores, pues se refiere a la cantidad de kilocalorías que aporta el producto. Tener en cuenta que las “calorías de las grasas” indican cuántas calorías procedentes de las grasas hay en una porción.

3.Ingesta de Referencia (IR)

Indica la cantidad de un determinado nutriente que una persona sana debería ingerir cada día, sobre la base de una dieta de 2.000 calorías.

El porcentaje (%) puede ayudar a reconocer si un alimento tiene un contenido alto o bajo en un nutriente determinado. Una vez que se familiariza con la IR, se podrá usar para comparar alimentos y decidir cuál es la mejor opción. También puede ayudar a conseguir un buen equilibrio de nutrientes a lo largo del día.

4.Cantidad de grasas, colesterol y sodio 

Indica la cantidad total de grasas, y se especifica la cantidad de grasas saturadas y grasas hidrogenadas. Aparece también la cantidad de colesterol y de sodio. Son nutrientes cuyo consumo diario se deben controlar especialmente ya que su exceso puede perjudicar la salud.

5.Cantidad de carbohidratos, proteínas, fibra, vitaminas y calcio

Especifica los hidratos de carbono y especialmente los azúcares. El consumo de estos últimos debe ser controlado, ya que la mayoría se consumen en exceso.

También se especifica la cantidad de proteínas, vitaminas, fibra y calcio, todos ellos nutrientes imprescindibles en la alimentación diaria.

6.El listado de ingredientes 

Es la parte más importante de la etiqueta y puede aparecer al principio de la etiqueta o al final. Los ingredientes que aparecen al principio de la lista son los más abundantes.

Otros datos que conviene conocer sobre las etiquetas

  • Fijarse en los nutrientes y no tanto en las calorías.
  • Vigilar los contenidos en azúcares y grasas trans.
  • Aditivos: las etiquetas sirven también para conocer el nivel de procesado de un producto. Los aditivos suelen aparecer con una letra E seguida de un número. Este número indica si el aditivo es un colorante (serie de 100), un conservante (serie de 200), un antioxidante (serie 300), un espesante (serie de 400), un regulador de la acidez (serie de 500) o un potenciador del sabor (serie de 600).
  • Alérgenos: su presencia en el producto debe aparecer de manera destacada en la etiqueta. Existen hasta 14 ingredientes alérgenos que deben especificarse obligatoriamente si están presentes en el alimento, como el gluten, el cacahuete, la leche o los frutos de cáscara.
  • Fecha de caducidad: es la fecha límite apta para consumo. Suele aparecer en productos cuya vida útil es limitada, como el pescado fresco o la carne. En el resto de productos, aparece la expresión “Consumir preferentemente antes de…”, fecha a partir de la cual los atributos de sabor o textura pueden desaparecer.
  • País de origen: en algunos productos, como las carnes envasadas de algunas especies (ovina, porcina, caprina y de aves de corral), es obligatorio facilitar información sobre el país de origen o su lugar de procedencia. Se aconseja consumir alimentos de proximidad, ya sean carnes, pescados, frutas o verduras.

Cuando se lea una etiqueta, se debe prestar especial atención a la cantidad de la porción, al aporte de nutrientes según los valores diarios recomendados y a los alérgenos que pueda contener.

Con frecuencia los envases de los alimentos presentan denominaciones como “bajo en sodio” o“bajo en azúcar” pero para saber si este dato es real o para sacar una conclusión basta con sólo mirar la información nutricional de un alimento.

Aporte de nutrientes en el etiquetado

Contenido de sodio

  • Se considera alto 1 gramo de sal o más por cada 100 gramos o 500 mg de sodio o más por cada 100 gramos.
  • Se considera bajo 0.25 gramos de sal o menos por cada 100 gramos o 100 mg de sodio o menos por cada 100 gramos.

Contenido de grasas totales

  • Se considera alto 20 gramos o más por cada 100 gramos.
  • Se considera moderado entre 5 y 20 gramos de grasa total por cada 100 gramos.
  • Se considera bajo cuando tiene menos de 5 gramos por cada 100 gramos de alimento.

Contenido de azúcar

  • Se considera alto 10 gramos o más de azúcar por cada 100 gramos.
  • Se considera moderado entre 2 y 10 gramos de azúcar por cada 100 gramos.
  • Se considera bajo menos de 2 gramos de azúcar por cada 100 gramos.

Conocer estos datos ayudará a saber qué leer y cómo interpretar la información del etiquetado de los alimentos, de manera de favorecer la elaboración de platos más sanos que contribuyan a cuidar el organismo.

La alimentación es un gran determinante de la salud y la misma comienza con la compra de alimentos que después se incorporarán a la cocina para dar origen a platos sabrosos que se consumen.

Información del Autor

  1. LIDL. https://www.lidlonline.es/
  2. https://pxhere.com/es/photos

Última actualización: [31/07/2020]