Tratamiento del Síndrome de Guillain-Barré

¿Que es el Síndrome de Guillain-Barré ?

El síndrome de Guillain-Barré (SGB) es una polirradiculoneuropatía inflamatoria aguda de evolución rápida y potencialmente fatal, es una enfermedad autoinmune, autolimitada, desencadenada generalmente por una infección viral o bacteriana que destruye la vaina de mielina de los nervios periféricos, caracterizada por una debilidad simétrica, rápidamente progresiva, de comienzo distal y avance proximal, que a veces llega a afectar el II centro bulbar respiratorio.

Es un trastorno neurológico autoinmune en el que el sistema inmunitario del cuerpo ataca a una parte del sistema nervioso periférico, la mielina, que es la capa aislante que recubre los nervios. Cuando esto sucede, los nervios no pueden enviar las señales de forma eficaz; los músculos pierden su capacidad de responder a las órdenes del encéfalo y éste recibe menos señales sensoriales del resto del cuerpo. El resultado es la incapacidad de sentir calor, dolor y otras sensaciones, además de paralizar progresivamente varios músculos del cuerpo.

Signos y síntomas

  • Parálisis motora, clásicamente ascendente, (comienza en los miembros inferiores y progresa en horas o días a los músculos del tronco, miembros superiores, cervicales y de inervación craneal).
  • Sensación de “adormecimiento” y “alfilerazos”en los dedos de los pies y en las manos.
  • Calambres en los glúteos, los muslos y entre los hombros.
  • Dolor en la región lumbar baja o en las piernas.
  • Debilidad muscular progresiva, comienza en los miembros inferiores para después afectar otros territorios sucesivamente como brazos, músculos respiratorios y pares craneales.
  • La afectación de los pares craneales ocurre en el 25 % de los casos, siendo la paresia facial bilateral la más característica.
  • Debilidad en lo músculos faciales: deglución, fonación y masticación.
  • Atrofia muscular generalizada.
  • Fuerza muscular muy disminuida en los cuatro miembros.

Fases de la enfermedad

La enfermedad evoluciona en 3 fases denominadas: progresión, estabilización y regresión, que suelen completarse de 3 a 6 meses.

Fase de progresión del trastorno neurológico

Es la etapa comprendida entre el inicio de las manifestaciones clínicas y su acmé. Dura, de manera bastante regular, desde algunas horas hasta aproximadamente cuatro semanas; como promedio, ocho días.

Fase de estabilización

Es la comprendida entre el final de la progresión y el inicio de la recuperación clínica. Tiene una duración promedio de 10 días. Esta etapa puede estar ausente o ser muy breve.

Fase de recuperación/regresión

Es la etapa entre el inicio de la recuperación y su final. A partir de entonces, los defectos neurológicos que persistan pueden considerarse secuelas. Tiene una duración aproximada de un mes, pero este tiempo varía de un individuo a otro dependiendo de la gravedad y extensión del daño neurológico.

Tratamiento

Todos los pacientes con diagnóstico presuntivo de SGB en fase de progresión, deben ser hospitalizados en una sala de Unidad de Cuidados Intensivos (UTI), para el monitoreo de la función respiratoria y por la posibilidad de deterioro rápido.

El manejo de la función respiratoria debe incluir:

  • Permeabilidad de las vías aéreas
  • Capacidad del paciente para toser y expectorar
  • Evaluación en la habilidad para tragar
  • Observación de signos y síntomas de hipoxemia y/o hipercapnia

Asistencia ventilatoria mecánica  

Los criterios establecidos para iniciar la asistencia ventilatoria mecánica son los siguientes:

  • Capacidad vital menor de 15 mL/kg
  • Presión inspiratoria máxima menor de -20 cm de H2O
  • Presión espiratoria máxima menor de 40 cm de H2O
  • Parálisis bulbar o disfagia con peligro de broncoaspiración
  • Hipoxemia y/o hipercapnia

Medidas terapéuticas 

Las principales medidas terapéuticas incluyen plasmaféresis y la administración intravenosa de inmunoglobulinas. La plasmaféresis consiste en el intercambio de plasma por albúmina o por plasma fresco congelado, se extraen 50 mL/kg en días alternos hasta completar 5 sesiones.

Su efectividad quedó demostrada en varios estudios. Se recomienda el uso precoz, principalmente en las 2 primeras semanas, en la fase de progresión de SGB severo y en las recaídas. Se comprobó que mejora la evolución de la enfermedad y acorta el tiempo de ventilación mecánica. El uso de inmunoglobulinas se aconseja al menos 5 dosis de 400 mg/kg/d en las 2 primeras semanas.

Terapia física

Los pacientes con síndrome de Guillain-Barré (SGB) hospitalizados en una sala de Cuidados Intensivos deben ser evaluados por un equipo multidisciplinario formado por: Neurología, Medicina Interna, Terapia Ocupacional, Fisioterapia, Kinesiología, Inmunología, Psicología y Podología.

Todos los pacientes diagnosticados con Guillain-Barré, requieren de una intervención rehabilitadora precoz, integral, multidisciplinaria e intensiva. El tratamiento de rehabilitación debe realizarse de inmediato, no basta con esperar al alta y empezar en el hogar; es necesario actuar rápido para una óptima recuperación.

Los pacientes que están bajo respiración mecánica necesitan de la fisioterapia para aumentar la fuerza muscular; y se los debe cambiar de posición mientras están acostados para prevenir la formación de úlceras por presión.

Las metas principales de rehabilitación son:

  • Ayudar al paciente a lograr un óptimo uso muscular y con un nivel de dolor tolerable a medida que se regenera el nervio.
  • Emplear equipos de apoyo y otras adaptaciones funcionales para ayudar al paciente con impedimentos residuales a reanudar un nivel de actividad que se asemeje a su estilo de vida anterior en la medida de lo posible.
  • Colocar soportes de descanso en las extremidades superiores débiles (brazos), una bandeja para la silla de ruedas y/o almohadas para evitar que se estiren los músculos de los hombros y el tejido articular.

La terapia no facilita la reparación de los nervios; sin embargo ayuda al paciente convaleciente a aprender el uso óptimo de sus músculos a medida que sanan los nervios y mejora la inervación.

Resultados esperados

Muchos pacientes podrán caminar sin ayuda a los tres meses y presentarán síntomas residuales menores al cabo del primer año de haberse manifestado la enfermedad. Sin embargo, la recuperación puede ser sumamente lenta (con una duración de seis meses a dos años o más) y entre el 5 % y 25 % de los pacientes pueden presentar síntomas residuales significativos que se traducen en una discapacidad prolongada y que impiden que vuelvan a sus estilos de vida u ocupaciones anteriores.

Paciente intubado realizando terapia física
Paciente intubado realizando terapia física

Es importante dejar en claro que cuanto más rápido el paciente comience con la rehabilitación; la recuperación será más efectiva, disminuirá el dolor al mínimo, y se prevendrá complicaciones secundarias debido al uso exagerado de los músculos y las articulaciones, mejorando al mismo tiempo el equilibrio y la movilidad y restaurando la actividad funcional en el hogar, el trabajo y la recreación.

Información del autor
  1. Plazas Lorena. Licenciada en Enfermeria. Trabajo propio
  2. fisioterapiaenalicante.com
Referencias bibliográficas
  1. Cajina Julio Cesar, Organización Mundial de la Salud, OMS, 2016, Sindrome      Guillain Barre. https://www.paho.org/nic/index.phpoption=com_docman         &view= download&category_slug=vigilancia-de-la-salud-publica&alias=                           724-boletin-informativo-de-guillain-barre&Itemid=235

Última actualización: [ 25/06/2020 ]