¿Cómo Controlar y Mejorar la Frecuencia Cardíaca?

Frecuencia cardíaca
Advertisements
Advertisements

Contenido

Frecuencia cardíaca

¿Qué es la frecuencia cardiaca?

La frecuencia cardíaca (FC) es la cantidad de veces que el corazón late por minuto (lpm). Es decir; la velocidad del pulso o latidos del corazón por minuto, corresponden a la frecuencia cardiaca.

Frecuencia cardiaca normal 

Una frecuencia cardíaca normal mientras la persona descansa; se encuentra entre 60 y 100 lpm. Sin embargo, la FC variará dependiendo de cuándo se mida y de la actividad que esté realizando la persona.

Rangos de la frecuencia cardiaca

Valores normales

Frecuencia cardíaca
Valores normales de la FC

Frecuencia cardiaca normal en adultos

La frecuencia cardíaca normal en adultos, incluyendo a personas de la tercera edad, se encuentra entre 60 y 100 latidos por minuto en reposo. Para atletas altamente entrenados, es común tener ritmos cardíacos más bajos, alrededor de 40 a 60 latidos por minuto.

Es esencial monitorear la frecuencia cardíaca y reconocer los patrones personales para detectar posibles anomalías. Durante el ejercicio moderado, la frecuencia cardíaca objetivo debe ser del 50% al 70% de la frecuencia cardíaca máxima, mientras que en actividades vigorosas, el objetivo es del 70% al 85% de la máxima.

Pulso normal en adultos mayores de 70 años

La frecuencia cardíaca normal en adultos mayores de 70 años se encuentra típicamente entre 60 y 100 latidos por minuto en reposo. Para medir el pulso en personas mayores, se recomienda asegurarse de que la persona esté en reposo durante al menos 15 minutos antes de tomar las mediciones.

Es importante vigilar si el ritmo de los latidos es regular para confirmar la ausencia de enfermedades cardíacas.

Características de la frecuencia cardiaca o pulso

El pulso se caracteriza por: frecuencia, ritmo, volumen o amplitud y elasticidad; aquí la descripción de cada una:

Frecuencia cardiaca

Frecuencia: es el número de ondas percibidas en un minuto. Los valores normales de la frecuencia cardiaca (FC) varían de acuerdo con la edad.

Ritmo

Ritmo: el ritmo normal es regular. La irregularidad está asociada con trastornos del ritmo como es el caso de la fibrilación auricular. El pulso regular con pausas (latidos omitidos) o los latidos adicionales reflejan contracciones ventriculares o auriculares prematuras.



Amplitud del pulso

Volumen o amplitud: es la fuerza de la sangre en cada latido y obedece a la presión diferencial o presión de pulso. Se habla de amplitud normal cuando el pulso es fácilmente palpable, desaparece de manera intermitente y todos los pulsos son simétricos, con elevaciones plenas, fuertes y rápidas.

El pulso disminuido, débil, filiforme o hipoquinésico se asocia con disfunción ventricular izquierda, hipovolemia o estenosis aórtica. Por el contrario, el pulso fuerte, rápido ó hiperquinésico (pulso saltón) refleja la eyección rápida del ventrículo izquierdo, como en el caso de la insuficiencia aórtica crónica.

La disminución de la amplitud del pulso, incluso hasta desaparecer, se denomina pulso paradójico como en el derrame pericárdico. Cuando hay irregularidad en el pulso y a las pulsaciones fuertes siguen otras débiles, se trata de un pulso alternante; este tipo de pulso se encuentra en casos de acentuada degeneración de la fibra miocárdica y es de mal pronóstico.

Elasticidad

Elasticidad: es la capacidad de expansión o de deformación de la pared arterial bajo la onda pulsátil. Una arteria normal, por lo general, es lisa, suave y recta. La elasticidad refleja el estado de los vasos sanguíneos.

Pulso normal

El pulso normal en un adulto en reposo generalmente oscila entre 60 y 100 latidos por minuto. Sin embargo, es importante tener en cuenta que el pulso puede variar según factores como la edad, el nivel de actividad física, el estrés y la salud en general. También es posible que el pulso sea diferente en diferentes momentos del día.

Ritmo cardiaco

El ritmo cardíaco se refiere a la regularidad y la velocidad a la que late el corazón. El corazón es un órgano muscular que bombea la sangre a través del cuerpo, y su función es esencial para mantener la vida. El ritmo cardíaco normal varía según la edad, la actividad física, el nivel de estrés y otros factores.

El ritmo cardíaco normal en adultos en reposo oscila entre 60 y 100 latidos por minuto. Un ritmo cardíaco más bajo puede ser indicativo de una buena salud cardiovascular, mientras que un ritmo cardíaco más alto puede ser una señal de estrés o una afección médica.

Es importante tener en cuenta que ciertas afecciones médicas, como la fibrilación auricular, pueden afectar el ritmo cardíaco y requerir atención médica.

Ritmo cardíaco normal por edad

El ritmo cardíaco normal varía según la edad, y los rangos de frecuencia cardíaca por edad y en reposo son:

  • Recién nacidos: 100-160 latidos por minuto.
  • Bebés de 1 a 11 meses: 80-140 latidos por minuto.
  • Niños de 1 a 2 años: 80-130 latidos por minuto.
  • Niños de 3 a 4 años: 80-120 latidos por minuto.
  • Niños de 5 a 6 años: 75-115 latidos por minuto.
  • Niños de 7 a 9 años: 70-110 latidos por minuto.
  • Niños de 10 años y mayores: 60-100 latidos por minuto.
  • Adolescentes y adultos: 60-100 latidos por minuto.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que estos son rangos generales y que la frecuencia cardíaca normal puede variar según la salud y el nivel de actividad física de cada individuo.

80 latidos por minuto

Una frecuencia cardíaca de 80 latidos por minuto se encuentra dentro del rango considerado normal para adultos en reposo. En la mayoría de los adultos, incluyendo a personas de la tercera edad, un ritmo cardíaco normal en reposo está entre 60 y 100 latidos por minuto

Por lo tanto, una frecuencia cardíaca de 80 latidos por minuto no suele ser motivo de preocupación y generalmente se considera saludable.



Técnica para tomar la frecuencia cardíaca

  1. Ubicar al paciente en posición de sedestación o decúbito supino.
  2. Para la toma de la FC en condiciones basales es importante que el paciente se encuentre en reposo unos 10 a 15 minutos antes de controlar el pulso.
  3. Verificar si el paciente ha recibido medicamentos que afecten la frecuencia cardiaca (FC).
  4. Evitar usar el dedo pulgar, porque el latido de este dedo es muy fuerte y se pueden confundir los pulsos del paciente y del examinador.
  5. No controlar el pulso en sitios que presenten dolor, heridas, hemorragias o fístulas arteriovenosas.
  6. El paciente debe estar cómodo con la extremidad apoyada o sostenida con la palma hacia arriba. (En el caso de control de pulso radial).
  7. Comprimir suavemente la arteria para no hacer desaparecer totalmente el pulso.
  8. Aplicar suavemente las yemas del dedo índice, medio y anular en el punto en que la arteria pasa por encima de hueso (parte externa de la muñeca).
  9. Contar los latidos durante 15, 20 ó 30 segundos y multiplicar ese valor por 4, 3 ó 2 según corresponda, y así obtener el número de latidos por minuto (si el pulso es regular). Si el pulso refleja alguna irregularidad, se debe llevar el conteo durante un minuto completo o incluso más.
  10. El pulso cardiaco apical; los tonos cardiacos se valoran mediante auscultación con el fonendoscopio en el adulto y con palpación en el niño.
  11. Colocar el diafragma del estetoscopio en el 5to espacio intercostal, línea medioclavicular izquierda.
  12. Palpar cada pulso en forma individual, evaluar sus características y en forma simultánea para detectar cambios en la sincronización y la amplitud.
  13. En recién nacidos es sumamente importante valorar tanto el pulso de miembros superiores como inferiores. Es decir; verificar que el pulso radial sea igual al pulso pedio. De esta forma se descartan coartaciones de aorta.
  14. Comparar los pulsos de las extremidades del mismo lado y del contralateral con el fin de detectar variaciones. Los pulsos asimétricos y/o desiguales sugieren oclusión arterial.
  15. Registrar e interpretar el hallazgo y tomar las decisiones pertinentes.
  16. Registrar en el report de enfermería, con nombre completo de enfermero, matricula, fecha, hora, nombre del paciente.

Tipos de pulso

Los tipos de pulso comunes incluyen el pulso radial, cubital o ulnar, carotídeo, braquial, femoral, poplíteo y dorsal del pie.

En la práctica clínica, es esencial considerar la forma de la onda del pulso, su amplitud, la frecuencia de los latidos y la ritmicidad para evaluar la salud cardiovascular. Algunos tipos de pulso anormal que pueden identificarse son el pulso parvo y tardío, filiforme, hipocinético, saltón y magno, así como hipercinético.
Es fundamental palpar suavemente con el pulpejo de los dedos para determinar los pulsos y con el dorso de la mano para valorar la temperatura cutánea

Zonas para tomar el pulso

Las zonas más comunes para tomar la FC son:

  1. Pulso carotideo (arteria carótida): ubicado en el cuello, en ambos lados de la tráquea, es el conducto rígido que se encuentra en la parte frontal del cuello. Hay dos arterias carótidas que transportan sangre a la cabeza y al cuello. Ver imagen 2
  2. Pulso axilar. Ver imagen 1
  3. Pulso apical (en el ápex cardiaco): ubicado en el primer espacio intercostal; es decir, el espacio que hay entre la primera y la segunda costilla.
  4. Pulso braquial (arteria humeral): ubicado dentro del codo.
  5. Pulso humeral. Ver imagen 1
  6. Pulso radial (arteria radial): ubicado en la muñeca, en la base del pulgar, en la superficie de la palma de la mano.
  7. Pulso femoral (arteria femoral): ubicado en el muslo, en el pliegue que se encuentra entre la pierna y el torso.
  8. Pulso poplíteo (arteria poplítea): se encuentra detrás de la rodilla. Ver imagen 1
  9. Pulso tibial posterior (arteria tibial posterior): se encuentra detrás de la rodilla.
  10. Pulso pedio (arteria pedia): se encuentra en la parte superior del pie, en el centro. Este pulso suele ser difícil de sentir.
  11. Pulso temporal (arteria temporal). Ver imagen 2

Frecuencia cardíaca
Imagen 1: Sitios anatómicos para el control del pulso o FC 
Frecuencia cardíaca
Imagen 2: Pulso temporal y carotídeo



Frecuencia cardiaca apical

La frecuencia cardíaca apical se refiere al pulso central que se toma en el vértice del corazón. Es un indicador importante de la salud cardiovascular y se mide en latidos por minuto, generalmente durante un minuto completo para garantizar precisión.

Este tipo de pulso es crucial para evaluar el ritmo y la frecuencia cardíaca, proporcionando información valiosa sobre el estado del sistema cardiovascular. En la práctica clínica, la toma de la frecuencia cardíaca apical es realizada por personal de enfermería, quienes deben estar capacitados para interpretar y evaluar los problemas que puedan surgir cuando la frecuencia cardíaca excede los límites normales.

Pulso poplíteo

El pulso poplíteo es uno de los pulsos que se pueden detectar en el cuerpo y se encuentra específicamente en la parte posterior de la rodilla. Es considerado uno de los pulsos más difíciles de detectar, localizado en la arteria poplítea, y es crucial para evaluar la salud cardiovascular y detectar posibles problemas en las arterias periféricas.

Para encontrar el pulso poplíteo, se deben seguir pasos específicos que incluyen pedir al paciente que se recueste, doblar la rodilla a un ángulo de cuarenta y cinco grados, y usar las puntas de los dedos para sentir la arteria con cuidado.

Frecuencia cardíaca

Es importante tener en cuenta que este pulso puede ser difícil de detectar en personas con mucha masa muscular o sobrepeso, así como para aquellos sin capacitación médica. La detección adecuada del pulso poplíteo es esencial para una evaluación precisa de la salud cardiovascular

Objetivo de la frecuencia cardíaca

Objetivo de medir la FC

El objetivo principal de medir la FC es descartar cualquier alteración cardiovascular tanto en personas con o sin patologías previas.

El control de la FC está indicado en las siguientes situaciones:

  • Ingreso y egreso del paciente al centro asistencial.
  • Durante la estancia hospitalaria del paciente. Se suele tomar por turno; normalmente cada 8 horas si el paciente cursa una internación sin alteraciones fisiológicas.
  • Antes y después de un procedimiento invasivo.
  • Cuando el paciente manifiesta cambios en su condición funcional.
  • Según la prescripción médica.



Alteraciones de la frecuencia cardíaca

  1. Taquicardia sinusal: FC elevada, que no sobrepasa los 160 latidos por minuto. Se debe a mayor excitación del simpático; se observa en la fiebre, hipertiroidismo, falla cardiaca y shock.
  2. Taquicardia paroxística: se inicia en forma súbita y la FC es mayor de 160 latidos/min. Se manifiesta con dolor precordial, angustia y palpitaciones.
  3. Bradicardia sinusal: las pulsaciones oscilan entre 40 y 60 latidos/minuto. Se observa en pacientes con hipertensión endocraneana o con impregnación digitálica.
  4. Bradicardia por bloqueo aurículo-ventricular completo: se presenta con FC entre 30 y 35 latidos/minuto. Es producida por fenómenos asociados con el retraso o impedimento de la transmisión de la despolarización sinusal y se manifiesta por síncope (crisis de StokesAdams).
  5. Pulso amplio: aparece por grandes presiones diferenciales. La hipertensión divergente de la insuficiencia aórtica origina una gran amplitud del pulso.
  6. Pulso duro: es común en el anciano por la arteriosclerosis.
  7. Pulso arrítmico: sucede por diferentes etiologías, desde extrasístoles hasta la fibrilación auricular.
  8. Pulso débil: se observa con tono muy bajo como en casos de estenosis aórtica, deshidratación, hemorragias severas y shock.
  9. Pulso filiforme y parvus: ocurre en pacientes con debilidad extrema y pulso casi imperceptible. Es típico del estado agónico y por severa falla de la bomba cardiaca.
  10. Pulso alternante: tiene características cambiantes que reflejan una miocardiopatía ó lesión de la fibra cardiaca. Suele indicar mal pronóstico.

Variables que afectan la FC

  1. Edad: el pulso y la frecuencia cardiaca (FC) sufren variaciones normales desde recién nacido hasta la senectud.
  2. Género: las mujeres mayores de 12 años, suelen tener el pulso y la respiración más rápidos que los hombres con edades similares.
  3. Ejercicio físico: la velocidad del pulso aumenta con la actividad física. Los atletas mantienen normalmente un estado de bradicardia debido a la mayor fuerza de contracción del corazón (por hipertrofia miocárdica).
  4. Embarazo: acelera el pulso a medida que avanza la edad gestacional; también apura y superficializa la respiración, en especial al final del mismo y el patrón respiratorio torácico es el predominante, acompañado de una sutil disnea fisiológica
  5. Estado emocional: el miedo, la ansiedad y el dolor entre otros, pueden estimular el sistema nervioso simpático (adrenalina y noradrenalina) aumentando la actividad cardiaca y la FR, el metabolismo y la producción de calor.
  6. Medicamentos.

Valores de frecuencia cardiaca

Los valores de frecuencia cardiaca se refieren a la cantidad de latidos que el corazón realiza en un minuto y se miden en latidos por minuto (LPM). A continuación, se proporciona una tabla con los valores de frecuencia cardiaca en reposo y durante el ejercicio:

Frecuencia cardíaca



Recordar que la frecuencia cardiaca puede ser influenciada por factores como el estrés, la medicación y las enfermedades.

¿Qué es una frecuencia cardíaca objetivo?

La frecuencia cardíaca objetivo (THR)³ está comprendida entre el 50 % y el 70 % de la frecuencia cardíaca máxima. Se debe apuntar a realizar ejercicio con la frecuencia cardíaca entre estas dos cifras. El ritmo cardíaco objetivo asegura que las personas aumenten la  forma física y la fuerza de forma segura.

Frecuencia cardíaca en reposo

La frecuencia cardíaca en reposo (RHR)² se mide contando el número de latidos por minuto del corazón mientras el paciente está sentado y quieto. El rango normal de la FC en reposo se encuentra entre los 60 y 100 lpm.

Una frecuencia cardíaca en reposo fuera del rango normal y combinada con síntomas como: dificultad para respirar, mareos y fatiga; puede indicar un problema cardíaco.

Frecuencia cardíaca baja (bradicardia)

Una frecuencia cardíaca baja se clasifica como una frecuencia cardíaca inferior a 60 lpm. El término médico para esta FC se denomina bradicardia.

Las personas con actividad física en deportes predominantemente aeróbicos, suelen tener bradicardia y no representa un riesgo para la salud. Pero si el paciente tiene un ritmo cardíaco bajo y experimenta síntomas como desmayos, fatiga y mareos, debe consultar con su médico de cabecera.

Reserva de frecuencia cardíaca

La reserva de frecuencia cardíaca (HRR)¹ es un valor importante, que resulta de restar la FC en reposo de la FC máxima. Por ejemplo, si las pulsaciones máximas son 180 lpm y en reposo son 60 lpm, la reserva de frecuencia cardíaca (Heart Rate Reserve, HRR) es 120 lpm. Este número representa la capacidad que tiene el corazón para hacer un esfuerzo suplementario. Con este valor se puede ajustar el esfuerzo durante un entrenamiento de forma más precisa que con el valor máximo.

Fórmula:

  • MHR4 – RHR²:  HRR¹
  • Frecuencia cardíaca máxima Frecuencia cardíaca en reposo: Reserva de frecuencia cardíaca



Frecuencia cardíaca y medicamentos

Algunos medicamentos utilizados para tratar afecciones cardíacas suelen disminuir la frecuencia cardíaca e impedir que el corazón responda como lo haría normalmente y hay otros que pueden aumentar la FC como: (Terbutalina, Adrenalina). Los medicamentos betabloqueantes como: (Metoprolol, Atenolol, Carvedilol, Propranolol), indicados para tratar la presión arterial alta; disminuyen la frecuencia cardiaca.

Referencias

  • ¹(HRR): Reserva de frecuencia cardíaca.
  • ²(RHR): Frecuencia cardíaca en reposo.
  • ³(THR): Frecuencia cardíaca objetivo.
  • 4(MHR): Frecuencia cardíaca máxima.

Enlaces de interés sobre el tema:

Experiencias de Enfermería en Cuidados Críticos Pediátricos

Manejo de fallecidos y autopsia por COVID-19

Aspiración de Secreciones

Adrenalina – Cuidados de Enfermería

Medición exacta de signos vitales


Información del autor
  1. Plazas Lorena. Lic. en Enfermería. Trabajo propio.
Fuentes consultadas
  1. British Heart Foundation, 2022, Escocia. Disponible en: https://www.bhf.org.uk/informationsupport/how-a-healthy-heart-works/your-heart-rate
  2. Villegas González, Juliana; Villegas Arenas, Oscar; Semiología de los signos vitales: Una mirada novedosa a un problema vigente, Archivos de Medicina (Col), vol. 12, núm. 2, julio-diciembre, 2012, pp. 221-240, Universidad de Manizales, Caldas, Colombia. Disponible en: https://www.redalyc.org/pdf/2738/273825390009.pdf

Última actualización: [ 15/03/2024 ]

100 / 100
Temas relacionados
Técnica de Embalsamamiento
Escala Canadiense

Escala Canadiense: Utilidad, Interpretación y Aplicaciones Clínicas

Escala Canadiense La Escala Canadiense que se encuentra en los resultados de búsqueda se refiere a la Escala de Riesgo ...
Raciones para Dieta Hipocalórica

Raciones para Dieta Hipocalórica

Raciones para Dieta Hipocalórica Las dietas hipocalóricas son aquellas que aportan menos calorías de las que nuestro organismo necesita, pero ...
Que es la alimentación hedónica

Que es la alimentación hedónica

Que es la alimentación hedónica La alimentación hedónica se refiere a la ingesta de alimentos por placer y no por ...
Tos nerviosa o seca: ¿Qué la diferencia de otros tipos de tos?

Tos nerviosa o seca: ¿Qué la diferencia de otros tipos de tos?

Tos nerviosa o tos seca Tos nerviosa o seca: ¿Qué la diferencia de otros tipos de tos? La tos nerviosa, ...
Enfermería empírica

Enfermería empírica

Enfermería empírica La enfermería empírica se refiere a una de las formas de conocimiento propuestas por Bárbara Carper en el ...
Maltrato en pacientes vulnerables

Maltrato en pacientes vulnerables

Maltrato en pacientes vulnerables Estrategias para mejorar la detección de signos de maltrato en pacientes vulnerables Las estrategias para mejorar ...
La enfermería como defensora de los derechos del paciente

La enfermería como defensora de los derechos del paciente

La enfermería como defensora de los derechos del paciente La enfermería desempeña un papel fundamental como defensora de los derechos ...
Maximizando tu Potencial Profesional en Enfermería Buenos Aires

Enfermería Buenos Aires®

Enfermería Buenos Aires® "Explorando la Web de Enfermería Buenos Aires: Una herramienta vital para el aprendizaje y desarrollo profesional". Enfermería ...
Herramientas tecnológicas útiles para enfermeras

Herramientas tecnológicas útiles para enfermeras

Herramientas tecnológicas útiles para enfermeras Las enfermeras y los enfermeros pueden beneficiarse de diversas herramientas tecnológicas que facilitan su trabajo ...
Enfermedades por continentes

Enfermedades por continentes

Enfermedades por continentes África Situación geográfica y sanitaria El continente africano es el tercero en extensión a nivel mundial. Su ...

2 comentarios en “¿Cómo Controlar y Mejorar la Frecuencia Cardíaca?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.