Hablemos de hormonas sexuales

Hormonas femeninas 

El término hormona proviene del griego, y significa excitar, mover. En la mujer, las hormonas sexuales son los estrógenos y la progesterona.

Como función conjunta, son las responsables del desarrollo de los caracteres sexuales secundarios que marcan las diferencias entre el hombre y la mujer, por ejemplo; la contextura física, tono de la voz, distribución del vello y la grasa corporal, etc.

Son compuestos policíclicos derivados del colesterol. Estas hormonas circulan por la sangre unidas casi por completo a varias proteínas plasmáticas.

La hipófisis regula la actividad de la mayor parte de las demás glándulas endocrinas y, por tanto, en ocasiones recibe el nombre de glándula maestra.

Estrógeno 

Específicamente, el estrógeno influye en el desarrollo de los caracteres sexuales y en la maduración de los órganos sexuales femeninos.

El estradiol es el estrógeno más importante, encargado del desarrollo de los cambios observados en el cuerpo de la mujer en la pubertad y la edad adulta, así también como el desarrollo de los llamados órganos diana del sistema reproductor:

  • Mamas
  • Vagina
  • Útero

Funciones del estrógeno:

  • Ensanchamiento de la pelvis
  • Crecimiento y distribución del vello corporal
  • Iniciación del ciclo menstrual
  • Prepara para la fecundación
  • Regula el nivel de colesterol
  • Ayuda a la dosificación de la grasa corporal
  • Protege los huesos
  • Estimula la libido
  • Conformación del colágeno
El estrógeno influye en el desarrollo de los caracteres sexuales.

Progesterona

La progesterona influye en el desarrollo de las glándulas mamarias y prepara el útero para la implantación del óvulo.

Aumenta sus niveles a partir del día 14 del ciclo menstrual e induce en el útero cambios imprescindibles para la implantación del óvulo que ha sido fecundado. También interviene durante el embarazo en la preparación de las mamas para la lactancia.

Funciones de la progesterona:

  • Condiciona el útero para el embarazo
  • Después de la ovulación, contribuye a poner más grueso el revestimiento del útero
  • Ayuda a conservar el tapizado del útero a lo largo del embarazo
  • Encargada de la evolución de los senos y la lactancia
  • Interviene durante el embarazo en la preparación de las mamas para la lactancia

Tipos de hormonas

Hormonas hipofisiarias

La hormona folículo estimulante (FSH) y la hormona luteinizante (LH) son las importantes hormonas sexuales de la mujer, brotadas por la hipófisis. La TSH y la prolactina igualmente, son hormonas liberadas por la hipófisis o glándula pituitaria, con incidencia en el ciclo ovárico.     Aquí se detalla la función de cada una de ellas:

Hormona Folículo estimulante (FSH)

Gonadotropina que opera en el ovario, beneficiando la evolución y maduración de los folículos ováricos (pequeños saquitos donde se desarrollan los óvulos).

Hormona luteinizante (LH)

Gonadotropina hipofisiaria responsable de la madurez folicular, la ovulación (salida del óvulo), el comienzo del cuerpo lúteo (folículo vacío tras la ovulación) y el brote de progesterona en éste último.

Hormona estimulante de la tiroides (TSH)

Hormona liberada por la glándula pituitaria que aplica su acción en la glándula tiroidea, controlando su actividad.

Prolactina

Esta hormona es esencialmente importante durante el período de embarazo. Promueve la generación de leche en las glándulas mamarias y la condensación de progesterona en el cuerpo lúteo.

Es una hormona proteica generada por la glándula pituitaria de los mamíferos, que opera conjuntamente con otras hormonas para comenzar la secreción de leche en las glándulas mamarias.

Desde el punto de vista evolutivo, la prolactina es antigua, que ayuda a diversas funciones en el organismo. Se sintetiza y secreta partiendo de lactotropos, que conforman cerca del 20% de la glándula pituitaria anterior, y se hallan principalmente en las zonas laterales de la glándula.

En las mujeres la primordial acción de esta hormona es comenzar y conservar la lactancia. En las madres en fase de lactancia, la estimulación de contacto en el pezón y los pechos impide la secreción de dopamina desde el hipotálamo, la cual regularmente priva la prolactina.

Esta inhibición se vuelve en un significativo incremento de las concentraciones de prolactina en sangre, continuado de un notorio descenso al detenerse la lactancia.

Las concentraciones mayores de prolactina inhabilitan la secreción de hormona liberadora de gonadotropina (GnRH) a partir del  hipotálamo, reduciendo de esta manera la secreción de gonadotropinas (hormona luteinizante y hormona folículo-estimulante), e impidiendo la acción de las gonadotropinas en las gónadas.

Por ello a lo largo de la lactancia, estos rangos disminuyen la fertilidad, asumiendo este hecho como un elemento de defensa para que las mujeres no salgan embarazadas en tanto estén alimentando a los neonatos.

Funciones de la prolactina:

  • Secreción de leche en las glándulas mamarias
  • Comenzar y conservar la lactancia
  • Contribuye a conservar el embarazo
La importancia de la prolactina

Oxitocina 

La oxitocina es una hormona relacionada con la conducta sexual, con la felicidad y con el sentimiento maternal y paternal. Contribuye a modular el estado de ánimo, así como a fraguar las relaciones sociales entre las personas.

Por su papel en el cuerpo humano, recibe varios apodos, como el de “la hormona del amor”, “la hormona de la felicidad” o “la hormona de los mimosos”.

La oxitocina se genera en la glándula pituitaria y desde ahí viaja a lo largo del torrente sanguíneo para cumplir sus funciones en el organismo, entre las que también se encuentra el establecimiento de la confianza y la generosidad, además de las citadas anteriormente.

La oxitocina es un componente que se emplea como medicamento. Su vida en el torrente sanguíneo es de un poco más de tres minutos, tiempo en el que provoca algunos cambios fisiológicos que son importantes desde para frenar las hemorragias hasta para auspiciar el parto.

Cortisol

Es la hormona del estrés. Los deberes de la vida diaria, la ansiedad y los nervios producen una cantidad mayor de cortisol en nuestro organismo, que ocasiona serias contrariedades hormonales. Se debe ir con cuidado y abordarlo lo más pronto posible a través de técnicas de afrontamiento, relajación, cambio de hábitos, etc.

El cortisol es una hormona glucocorticoide sintetizada a partir del colesterol en las dos glándulas suprarrenales, situadas en la parte superior de cada riñón. Generalmente se libera en respuesta a eventos y circunstancias tales como despertarse por la mañana, hacer ejercicio y el estrés agudo. Los efectos sistémicos de cortisol juegan muchos papeles en el cuerpo para llevar a cabo sus procesos de esfuerzo y mantener la homeostasis.

El cortisol se libera en respuesta a eventos y circunstancias.

Hormonas ováricas

El ovario, impulsado por las hormonas hipofisiarias, comienza la liberación de hormonas esenciales para complementar el ciclo ovárico.

Esas hormonas son:

Estradiol (E2)

Hormona estrogénica, que entre otros desempeños asociados con el desarrollo sexual, dinamiza la liberación de LH, incitando de esta manera la ovulación. Asimismo, conjuntamente con la progesterona, actúa en la disposición del endometrio para el establecimiento embrionario. A lo largo del ciclo menstrual es librado por el folículo en crecimiento.

Progesterona (P4)

Es una hormona esteroidea, librada especialmente por el cuerpo lúteo y la placenta (en caso de embarazo) procede durante la segunda parte del ciclo menstrual arreglando al endometrio para el establecimiento embrionario. Igualmente, se ocupa de conservar el endometrio a lo largo del embarazo; si no se produce, su nivel se reduce y ocasiona la expulsión del endometrio, es lo que llamamos comúnmente menstruación.

Testosterona en la mujer

Es una hormona que aunque es característica del hombre también aparece en las mujeres pero en una cantidad mucho menor. Influye en el desarrollo muscular, vello facial, así como en el estado de ánimo y apetito sexual.

Hormona antimülleriana (AMH)

También denominada «hormona inhibidora mülleriana», es una sustancia que segregan los folículos ováricos. Su determinación constituye un método novedoso para medir la reserva ovárica que va implantándose en la medicina reproductiva.

La reserva ovárica es un concepto que engloba tanto la cantidad de ovocitos (óvulos) que le quedan a la mujer como la calidad de los mismos. En otras palabras, el análisis de esta hormona sirve para ver cuántos óvulos válidos todavía tiene la mujer en los ovarios.

Hormonas masculinas

Los andrógenos son hormonas sexuales masculinas y corresponden a la testosterona, la androsterona y la androstenediona. Los andrógenos son hormonas esteroideas del ciclopentanoperhidrofenantreno, cuya función principal es estimular el desarrollo de los caracteres sexuales masculinos.

Las hormonas masculinas son:

Testosterona

Es una hormona que la gente asocia con frecuencia al sexo masculino, y no obstante ser cierto, y que se genera en los testículos, no se debe olvidar que los ovarios igualmente poseen la capacidad de producir, pero en pequeñas cantidades.

A partir del nacimiento, la testosterona es una hormona sexual primordial para el desarrollo del hombre, aun cuando se evidencia desde la pubertad, fase en la que el organismo comienza a convertirse en adulto.

Debido a ella se logra que evolucionen los órganos sexuales, progrese la musculatura, y empiece a brotar vello en todo el cuerpo.

Realiza diversas funciones:

  • Desarrollo de los caracteres sexuales masculinos
  • Aumento de la libido
  • Distribución de la grasa corporal
  • Disminuye la grasa
  • Tono de la voz
  • Vello
  • Barba
  • Efecto estimulante en el metabolismo de las proteínas
  • Nutre el apetito sexual
  • Contribuye al crecimiento de los espermatozoides de manera correcta
  • Lucha contra la disfunción eréctil
  • Estimula y mantiene el desarrollo de los órganos genitales masculinos principales, como el pene, y los accesorios (la glándula prostática, vesículas seminales, etc.).

Androsterona

La androsterona es un intermediario en la síntesis de andrógenos en el humano.

La androsterona es una sustancia producida de forma natural por el hombre y no es perjudicial para el cuerpo humano, pero cuando se toma de forma sintética, se metaboliza con el cuerpo produciendo esteroides. Es considerada un anabolizante androgénico esteroideo.

Entre los efectos secundarios que puede ocasionar por el excesivo consumo de esta sustancia se encuentran trastornos hepáticos, en la coagulación de la sangre y aumento de glóbulos rojos, entre otros. En los hombres también puede producir impotencia sexual.

La androsterona fue descubierta por Butenandt en 1934, que también aisló la progesterona, recibiendo por ello el premio Nobel de química en 1939. En 1934 el químico suizo Leopold Stephan Ruzicka sintetizó la androsterona.

Androstenediona

La androstenediona o androstendiona (también conocida como 4-androstenediona) es una hormona esteroide de 19-carbonos producida en las glándulas suprarrenales y en las gónadas como un intermediario en el proceso bioquímico que produce al andrógeno testosterona y a los estrógenos estrona y estradiol.

La androstenediona es el precursor común de las hormonas sexuales masculinas y femeninas. Un poco de androstenediona también es secretada al plasma sanguíneo, y puede ser convertido en testosterona o estrógeno en los tejidos periféricos.

La androstenediona es convertida en testosterona o estrógeno. La conversión de la androstenediona en testosterona requiere la enzima 17 beta hidroxiesteroide deshidrogenasa, mientras que la conversión de la androstenediona en estrógeno (por ejemplo, en la estrona o estradiol) requiere la enzima aromatasa.

Información del autor
  1. Lorena Plazas. Licenciada en enfermeria. Trabajo propio
  2. https://es.wikipedia.org/wiki/Andrógeno
  3. http://tucuerpohumano.com
  4. https://www.psicoactiva.com
  5. http://endoneurocirugia.es
  6. https://ejerciciosencasa.as.com
  7. http://neurofinal.blogspot.com/2016/03/atlas-y-glosario.html. Imagen portada

Última actualización: [13/06/2019]