Tratamiento para el cáncer de mama

Factores de riesgo

  • Primera menstruación muy temprana (antes de los 12 años).
  • Menopausia muy tardía (sobre los 55 años).
  • Mujeres sin hijos, o nacimiento del primer hijo después de los 30 años.
  • Estrés.
  • Exposición a radiaciones ionizantes.
  • Vida sedentaria
  • Dieta rica en grasas
  • Consumo excesivo de alcohol. (más de tres copas por semana).
  • Fumar.
  • Dolencias benignas en la mama. (quistes).
  • Terapias hormonales. (No comprobado).
  • Cáncer de mama en madre, hermana o hija, antes de la menopausia.
  • Cáncer de mama en abuelas, tías y primas.
  • Uso de pastillas anticonceptivas. (No comprobado).

Tratamiento

El tratamiento del cáncer de mama depende del tamaño y ubicación del tumor, si se ha diseminado y el estado de salud general de la paciente. En muchos casos, con la paciente trabajara un equipo de médicos de diferentes especialidades para determinar y ejecutar el mejor plan de tratamiento.

Si bien el médico prescribe un tratamiento para el cáncer de mama adaptado personalmente a la enfermedad y situación personal de la paciente, hay algunos pasos generales en la lógica del tratamiento del cáncer de mama. La terapia inicial para la enfermedad en su estadio temprano va dirigida principalmente a eliminar cualquier tumor visible. Por lo tanto, los médicos recomiendan cirugía para extirpar el tumor con o sin radioterapia.

El siguiente paso en el control y tratamiento de la enfermedad en su estadio temprano es reducir el riesgo de recurrencia de la enfermedad y eliminar las células cancerosas que pudieran quedar. Si el tumor mide un tamaño determinado o si hay compromiso de los ganglios linfáticos, el médico podrá recomendar terapia adicional como, por ejemplo, radioterapia, quimioterapia o terapia hormonal.

Si el cáncer vuelve a aparecer, la paciente podrá elegir cirugía adicional dependiendo del lugar en que se encuentre el cáncer o una variedad de tratamientos diseñados para combatir las metástasis distantes.

Factores para determinar el correcto tratamiento:

  • El estadio y el grado del tumor
  • El estado hormonal del tumor (ER, PR)
  • La edad y estado de salud general de la paciente
  • El estado de la menopausia de la paciente
  • La presencia de mutaciones conocidas en los genes implicados en el cáncer de mama
  • Los factores que pueden significar un tumor agresivo como, por ejemplo, las amplificaciones HER-2/neu.

Cirugía

La cirugía es la primera opción de tratamiento para muchos casos de cáncer. Si el cáncer está localizado y restringido a una zona, es recomendable la cirugía para extirparlo, junto con el tejido circundante que pudiera contener células cancerosas.

Sin embargo, algunas veces es difícil determinar el alcance de la cirugía que se necesitará hasta que el cirujano ve la extensión del cáncer durante la operación. Entonces, el éxito de la cirugía depende de si el tumor se ha extendido o no a otras áreas. La cirugía sigue ofreciendo las mejores posibilidades de cura para muchos tipos de cáncer.

Radioterapia

Al igual que la cirugía, la radioterapia se utiliza para tratar el cáncer localizado y mediante este método se destruyen o se dañan las células cancerosas para que no puedan reproducirse.

La radioterapia se administra ya sea con rayos externos de alta energía o mediante implantes internos. La radioterapia externa no es dolorosa y es muy similar a la toma de una radiografía con rayos X. El paciente no necesita ser internado y el tratamiento se administra unos 5 días a la semana durante 5 u 8 semanas, lo cual depende del tamaño, ubicación y el tipo de cáncer.

Bajo ciertas circunstancias, la radiación se puede administrar a través de implantes. Estos son pequeños recipientes de radiación que se colocan en o cerca del tumor mientras el paciente está bajo anestesia general o local. Mediante este método, el paciente puede recibir una dosis total más alta de radiación en un área más pequeña y en un periodo de tiempo más corto que con la radiación externa.

Los implantes de radiación se utilizan en ocasiones para casos de cáncer de próstata, cabeza y cuello, útero y el cuello uterino. Algunos implantes pueden colocarse en el cuerpo en una clínica para pacientes ambulatorios, mientras que otros podrían requerir que la persona permanezca en el hospital durante unos cuantos días.

Los implantes generalmente no causan dolor intenso, pero podrían ocasionar algunas molestias si se fijan en su lugar con la ayuda de un aplicador. Una vez que se retira el implante, la radiactividad desaparece del cuerpo.

En la radioterapia hay efectos secundarios, los cuales varían de un paciente a otro y dependen de la parte del cuerpo que se está tratando y de la cantidad de la radiación utilizada.

Los efectos secundarios son cansancio, cambios en la piel en el área tratada y cierta pérdida del apetito. Otros efectos secundarios por lo general se relacionan con el tratamiento en áreas específicas, tales como pérdida del cabello. Por fortuna, muchos de los efectos secundarios desaparecen con el tiempo.

Radioterapia. Iagen 2

Quimioterapia

La quimioterapia se utiliza para tratar las células cancerosas que se han propagado o se ha presentado el fenómeno de metástasis, es decir, a otras partes del cuerpo. Dependiendo del tipo de cáncer y de su etapa de desarrollo, la quimioterapia se puede utilizar para detener el cáncer, evitar que el cáncer se extienda, hacer más lento su crecimiento, eliminar las células cancerosas que se hayan extendido a otras partes del cuerpo o aliviar los síntomas ocasionados por el cáncer.

La quimioterapia consiste en tratar el cáncer con medicamentos de acción intensa, que por lo general se inyectan en la vena o se administran por vía oral. Los medicamentos viajan por todo el cuerpo en el torrente sanguíneo y a menudo se utiliza una combinación de medicamentos contra el cáncer, porque se ha comprobado que eso es más eficaz que confiar en un solo medicamento.

Este método de cura se administra en ciclos, cada uno de ellos seguido por un periodo de recuperación. La quimioterapia con frecuencia dura alrededor de 6 meses, variando entre 3 y 9. Después de que el cáncer se extirpa mediante la cirugía, la quimioterapia puede reducir considerablemente el riesgo de que el cáncer reaparezca. Las probabilidades de que el cáncer vuelva a aparecer y el beneficio potencial de la quimioterapia depende del tipo de cáncer y de otros factores de carácter individual.

Los efectos secundarios de la quimioterapia dependen del tipo de medicamentos, de la cantidad administrada y de la duración del tratamiento. Los más comunes son náusea y vómito, pérdida temporal del cabello, aumento de probabilidades de infección y cansancio.

Algunos de los efectos secundarios pueden ser más difíciles de tolerar, mientras que otros pueden ser leves. La mayoría de los efectos secundarios se pueden controlar con medicamentos, métodos de apoyo o cambiando el programa de del tratamiento. Algunos de los efectos secundarios podrían requerir atención médica de inmediato, por lo que tu médico debe enterarse lo más pronto posible.

Terapia hormonal

La terapia hormonal involucra el uso de medicamentos o la extracción quirúrgica de los ovarios para prevenir que las hormonas estimulen el crecimiento de las células cancerosas que pudieran permanecer en el cuerpo después de la cirugía.

Consiste en tomar medicamentos orales que combaten el crecimiento o la extensión de algunos tipos de cáncer, bloqueando la acción del estrógeno, la hormona femenina.

Rehabilitación 

Hombro y brazo

La rutina de ejercicio que se debe realizar durante el tratamiento contra el cáncer, dependerá de la condición física de la paciente y se tendrá en cuenta la etapa y el tipo de enfermedad, así como el tipo de tratamiento al que se someterá.

Realizar el ejercicio junto con períodos de descanso adecuados durante el día. La rehabilitación del hombro y brazo aumentará el nivel de energía de la paciente, le ayudará a aliviar la tensión, disminuirá su angustia y depresión y estimulará su apetito.

Después de tu tratamiento, lo más posible es que haya limitaciones en el movimiento del hombro, un edema en el brazo, dolor, cicatrices adherentes y problemas posturales, como un hombro más elevado que otro.

Ejercicios post-operatorios

Es recomendable un plan moderado de ejercicios como caminar, yoga, nadar o ejercicios de estiramiento, el ejercicio  ayudará a que la paciente se sienta mejor con respecto a la salud de su cuerpo y sobre todo a la mental y emocional.

También es beneficioso hacer ejercicios activos suaves, de cuello, codo, muñeca y dedos. Todo esto para conservar la movilidad articular, prevenir la “tirantez” y destensar o descansar los músculos del cuello y del brazo. Una respiración profunda ayuda a la relajación, mantener una buena postura acostada, sentada, de pie o caminando.

Mientras se tenga el brazo en posición de drenaje, se deben realizar contracciones isométricas suaves (abrir y cerrar los dedos de la mano tensando los músculos del brazo y antebrazo). Para ello, puedes se puede  usar una pelota de goma suave.

Ejercicios suaves de muñeca (doblar, estirar y rotar), de antebrazo (rotación), de codo (doblar y estirar), ejercicios de cuello (doblar y estirar) y círculos hacia la derecha e izquierda 3 veces cada uno.

Linfedema

El Linfedema consiste en la acumulación del líquido (linfa) en la extremidad. Esto provoca un aumento del volumen del brazo de una manera lenta y progresiva. La complicación más frecuente es la infección y cuyos síntomas son dolor, calor y enrojecimiento.

El linfedema causa hinchazón en la mano, el brazo y, ocasionalmente, en el pecho / seno, del lado donde se hizo la cirugía. Puede originarse cuando se sacan los ganglios linfáticos de la axila o como resultado de la radioterapia. También puede aparecer semanas, meses o años más tarde.

Para que este problema no aparezca, se debe evitar cargar cosas pesadas, no tomar la presión arterial en el brazo afectado, no colocar inyecciones o exámenes de sangre. La paciente debe evitar cortaduras al depilarse las axilas usando una afeitadora eléctrica, evitar cualquier tipo de herida en el brazo afectado.

Linfedema. Imagen 1

Terapia alterna y complementaria

La terapia alternativa se refiere a los tratamientos cuya eficacia para tratar la enfermedad en particular no se ha comprobado y que se toma en lugar del tratamiento convencional. Ejemplos de esto incluyen la terapia de peróxido de hidrógeno, sulfato de hidracina y té de essiac, entre otras.

También incluye entrenamientos de relajación, acupuntura y bio retroalimentación. Estos métodos complementarios no curan la enfermedad, sino que controlan los síntomas y ayudan a mejorar el bienestar del paciente.

Hay unos métodos que resultan ser muy benéficos como aromaterapia, la terapia de arte, los masajes, la meditación, la terapia musical, el Tai Chi y el yoga.

Continuar leyendo

Información del autor
  1. Lorena Plazas. Lic. en Enfermeria. Trabajo propio
  2. http://pattyzapata.coach/linfedema-los-sintomas-parte-1. Imagen 1
  3. https://www.elperiodicodearagon.com/noticias/aragon/cirugia-cancer-mama-ya-es-ambulatoria-incluye-radioterapia_1207045.html. Imagen portada
  4. https://as.com/deporteyvida/2018/04/17/portada/1523983703_439243.html. Imagen 2

Última actualización: [14/06/2019]