Vías de administración de medicamentos

Vías de administración de medicamentos

Vías de administración de medicamentos

Las vías de administración de los medicamentos son varias y cada una de ellas tiene indicaciones propias, con sus ventajas e inconvenientes. A continuación se describen las características de las principales vías de administración de fármacos.

Vía Oral

  • Sitio: boca.
  • Cómoda y práctica: es la más utilizada por su comodidad.
  • Económica.
  • Puede presentar el inconveniente de mal sabor.
  • En ciertos casos, hay absorción irregular en el tracto gastrointestinal.
  • Contraindicada en pacientes inconscientes.
  • Formas de medicamentos orales más comunes: comprimidos, grageas, cápsulas, jarabes, polvos y suspensiones.
  • Comprimidos: no deben partirse, salvo que estén ranurados, ya que no asegura que la dosis dividida sea la correcta.
  • Los medicamentos no deben estar expuestos a la luz, la humedad o el aire.
  • Jarabes: deben tomarse siempre en último lugar, después de administrar otros fármacos pautados. En caso de pacientes diabéticos, se debe considerar la cantidad de azúcar que aporta el medicamento; y si son niños, habrá que comprobar la cantidad de alcohol que contiene el jarabe.
  • Suspensión: los fármacos que se presentan en forma de suspensión, deben agitarse muy bien antes de ser utilizados.
  • Abreviatura: VO

Vía Sublingual

  • Sitio: debajo de la lengua.
  • La región sublingual posee una gran vascularización superficial, lo que facilita el paso del fármaco al torrente sanguíneo, evitando el efecto del primer paso por el hígado.
  • Vía de elección en el tratamiento urgente de la isquemia cardíaca (nitritos), en crisis de ansiedad, hipertensión arterial, etc.
  • Advertir al paciente que no trague saliva para evitar que la amilasa salivar inactive el fármaco.
  • El medicamento debe permanecer debajo de la lengua hasta que se disuelva y se absorba.
  • Cuando se administran cápsulas sublinguales se deben perforar.
  • Abreviatura: sl
Vías de administración de medicamentos
Vía sublingual

Vía Subcutánea

  • Sitio: piel, tejido adiposo.
  • Vía de fácil aplicación.
  • La inyección del medicamento se administra en el tejido adiposo.
  • Rotar zonas de punción: se deben rotar las zonas de punción para evitar la atrofia del tejido subcutáneo.
  • Volumen de administración: 0,5 -1 ml.
  • Desventajas: algunos fármacos pueden producir irritación del tejido y dolor en la zona.
  • Zonas del cuerpo para administrar la inyección subcutánea: cara anterior del muslo, región escapular, cara superoexterna de los brazos y abdomen.
  • Evitar la zona periumbilical.
  • No utilizar en paciente en shock: no se debe utilizar en un paciente que esté en shock por la disminución de la perfusión tisular.
  • Heparina: la heparina sólo se debe administrar en el abdomen, por encima de la espina ilíaca anterior.
  • Lactantes y niños: no es una vía de elección en los lactantes y niños, salvo que se administre insulina.
  • Abreviatura: SC

Vía Transdérmica

  • Sitio: piel.
  • Fármacos suministrados a todo el organismo a partir de un parche sobre la piel.
  • Torrente sanguíneo: los fármacos tipo parche a veces se mezclan con una sustancia química (como el alcohol) que intensifica la penetración a través de la piel, entonces pasan por la piel al torrente sanguíneo sin necesidad de inyección.
  • Con el parche, el fármaco puede administrarse de forma paulatina y constante durante muchas horas o días, o incluso más tiempo. Como resultado, los niveles en sangre de un fármaco pueden mantenerse relativamente constantes.
  • Los parches son en especial útiles para los fármacos que el organismo elimina con rapidez y que, por tanto, administrados en otras formas se tendrían que tomar con mucha frecuencia.
  • Inconveniente: los parches pueden irritar la piel de algunas personas y están limitados por la rapidez con que el fármaco puede pasar a través de la piel.
  • Farmacos vía transdérmica: nitroglicerina (dolor torácico), escopolamina (tratamiento de los trastornos debidos al movimiento, es decir, cinetosis), nicotina (para dejar de fumar), clonidina (para la hipertensión) y el fentanilo (para el alivio del dolor). Solo se administran por vía transdérmica fármacos que se utilizan en dosis diarias relativamente bajas.
  • Abreviatura: transd
Vías de administración de medicamentos
Vía transdérmica – Parche

Vía Intramuscular

  • Sitio: músculo.
  • Absorción más rápida que la oral o la subcutánea.
  • El medicamento se administra disuelto en un vehículo acuoso y en condiciones asépticas.
  • Si el vehículo es oleoso, la absorción es más lenta.
  • Contraindicada en pacientes anticoagulados farmacológicamente por riesgo de hematomas y micro tromboembolismos.
  • Inconvenientes: posibles lesiones de nervios o vasos sanguíneos si se administra incorrectamente.
  • Aspirar la jeringa antes de introducir el líquido para comprobar que no se ha puncionado una vena.
  • Regiones de administración por vía intramuscular:
     Zona cuadrante supero-externo de la región glútea: esta zona del glúteo puede absorber hasta 5 ml en un adulto. Está contraindicada en niños menores de 3 años.
    – Triángulo entre la cresta ilíaca antero-superior, la espina ilíaca posterior y el trocánter.
     Zona deltoidea: absorbe pequeñas dosis de medicamento. El nervio radial se encuentra cerca, lo cual supone un riesgo. Un modo de establecer la zona segura para la administración en el deltoides es localizar un punto a tres dedos del acromión. Este músculo en un adulto puede absorber entre 0’5-2 ml.
    – Cara antero-externa del muslo.
    – Zona antero-lateral (vasto externo) del muslo: se utiliza en todo tipo de pacientes, sobre todo en pacientes pediátricos.
    – Zona de la cara anterior del muslo: puede utilizarse para la autoinyección, ya que no existen nervios importantes en la zona.
  • Abreviatura: IM
Vías de administración de medicamentos
Vía intramuscular

Vía Intravenosa

  • Sitio: venas.
  • En la vía intravenosa periférica se utilizan las venas de las extremidades superiores o inferiores. Estas últimas presentan el riesgo de trombosis venosa profunda.
  • Administración de medicamentos de forma directa al torrente circulatorio.
  • Efecto inmediato de los fármacos en caso de urgencia.
  • Se utiliza también para administrar medicamentos que son irritantes por otras vías, y permite la administración continuada de medicamentos o de grandes volúmenes de soluciones por perfusión continua.
  • Administración en forma lenta: la inyección intravenosa del fármaco debe ser lenta.
  • Inconvenientes: esta vía presenta un mayor riesgo de toxicidad, ya que una vez iniciada la administración es difícil de corregir.
  • Formas de administración: directa, infusión intermitente e infusión continua.
  • Tipos de accesos:
    – Vías periféricas: los puntos de punción difieren en función del tiempo de infusión, tipo de solución utilizada, edad del paciente, y del estado de las venas. En los lactantes, conviene utilizar las venas del cuero cabelludo. En los adultos se utilizan las venas antecubitales. La vena cefálica y basílica media son las más adecuadas, pues no ofrecen complicaciones y son más cómodas para el paciente.
    – Vías centrales: la medicación administrada llega antes al nivel central pero tiene mayor riesgo de complicaciones como: tromboembolismos pulmonares, embolias gaseosas, neumotórax, infección del catéter central.
  • Vena femoral: el acceso a la vena femoral tiene como ventaja que apenas presenta complicaciones y que en caso de estar realizando las maniobras de RCP avanzada no es necesario parar mientras se canaliza la vía. La técnica se realiza colocando al paciente en decúbito supino y con la extremidad inferior en ligera abducción. Se punciona de 2-3 cm por debajo del ligamento inguinal y de 0,5-1 cm del pulso de la arteria femoral con un ángulo, respecto a la superficie corporal entre 45-60º.
  • Complicaciones de vena femoral: en el intento de acceso a la vena femoral puede lesionarse la arteria femoral, perforación intestinal y en otras más, perforación de la vena cava inferior.
  • Yugular externa: este acceso se utiliza tanto para catéteres cortos e infusión de líquidos o medicamentos, como para la utilización de catéteres de multivolumen (catéter venoso central). La técnica de acceso requiere que el paciente esté en ligero trendelemburg y con la cabeza girada al lado opuesto a la zona de punción. Si se aplica presión en la zona clavicular, la yugular externa se ingurgita facilitando que sea más visible y más fácil de localizar y puncionar.
  • Vena subclavia: esta vía es muy cómoda para el paciente ya que le permite realizar cualquier movimiento. Sin embargo, está contraindicada en pacientes con coagulopatías por la dificultad que tiene para controlar una hemorragia en ese punto de punción. Complicaciones específicas: hemotórax, neumotórax o lesión del plexo braquial, entre otras.
  • Abreviatura: IV
Vías de administración de medicamentos
Vía intravenosa

Formas de administración por vía intravenosa

  • Directa o en bolo: se administra directamente el contenido del vial reconstituido o el contenido de la ampolla en la vena o a través de los puertos de acceso de catéteres o palomillas.
  • Infusión intermitente: es la administración de un medicamento diluido en una cantidad de volumen pequeño (50- 100 ml) y durante un corto período de tiempo.
  • Infusión continua: es la disolución del medicamento en grandes cantidades de volumen (500-1000 ml) o perfusión de volúmenes menores en un largo espacio de tiempo.

Vía Rectal

  • Sitio: recto.
  • Fármacos administrados por esta vía: supositorios, enemas y pomadas.
  • Supositorios: si éstos tienen una consistencia excesivamente blanda se pueden sumergir en agua fría poco tiempo para que aumente la consistencia del mismo. El supositorio se debe administrar por la base plana.
  • Enemas: para que este medicamento cumpla con el efecto debe estar un tiempo de permanencia superior a 5 minutos.
  • Vía de absorción muy variable y puede utilizarse como alternativa a la vía oral.
  • Niños: esta vía se utiliza en niños que rechazan la administración oral o cuando el paciente presenta vómitos.
  • Permite la administración de fármacos rápidos cuando las vías sublingual, parenteral y oral son inaccesibles, por ejemplo en las crisis convulsivas.
  • Abreviatura: vr

Vía Intraósea

  • Sitio: hueso.
  • La vía intraósea es una vía de elección cuando no existe posibilidad de inyectar fármacos en una vena, tanto en niños como en adultos.
  • Acceso rápido: el acceso del fármaco es rápido; entre 1-2 minutos. Esta técnica consiste en introducir una aguja en la médula ósea del tejido óseo.
  • Rapidez de absorción: similar a la vía intravenosa.
  • Niños: en menores de 8 años el lugar recomendado de la punción intraósea es la tibia proximal, mientras que en niños mayores de 8 años el sitio de elección es el maléolo tibial interno porque conserva la médula roja.
  • Zona de punción correcta en menores de 8 años: se calcula tomando como referencia la línea media entre la tuberosidad anterior de la tibia y el borde interno de la misma. Para saber si la aguja intraósea está en su lugar correcto cuando se administra la medicación se debe observar que no se forme un habón. No siempre que se aspira con una jeringa sale médula ósea o sangre.
  • Otras opciones de colocación son: la cara posterior de la metáfisis del radio, cóndilo humeral, cara anterior de la cabeza humeral, crestas ilíacas y esternón.
  • Esta vía no puede utilizarse en un hueso fracturado o que ya haya sido puncionado en la misma actuación, tampoco en los huesos de extremidades inferiores con traumatismo abdominal grave.
  • Técnica: la técnica consiste en colocar al paciente en decúbito supino y hacer una ligera rotación externa de la pierna. Se toma la aguja intraósea como si fuera un lápiz a 1 cm de la punta en posición de 90º, ejerciendo una fuerte presión hasta que se note que se atraviesa un primer plano que es el periostio; luego se continúa haciendo presión con movimientos rotatorios y en un momento, se notará que la resistencia disminuye y es en ese justo momento que la aguja se encuentra en la cortical del hueso.
  • Dosis de administración del medicamento: igual que la vía venosa.
  • Fijar bien la aguja: para evitar que se pierda esta vía es fundamental asegurarse que se ha fijado correctamente la aguja intraósea.
  • Fluidos: se pueden administrar todo tipo de fluidos y fármacos.
  • Forma de administración más eficaz: en bolo directo.
  • Inconvenientes: mayor período en la distribución del medicamento, riesgo de necrosis de tejido subcutáneo e intramuscular, riesgo de embolismo (menos frecuente).
  • Abreviatura: VIO
Vías de administración de medicamentos
Catéter intraóseo

Vía Intratecal

  • Sitio: alrededor de la médula espinal.
  • Técnica: se inserta una aguja entre dos vértebras en la parte inferior de la columna vertebral y dentro del espacio que se encuentra alrededor de la médula espinal.
  • El fármaco se inyecta en el conducto raquídeo. Es frecuente emplear una pequeña cantidad de anestésico local para insensibilizar la zona de la inyección.
  • Indicaciones: esta vía se utiliza cuando es necesario que un fármaco produzca un efecto rápido o local en el cerebro, en la médula espinal o en las membranas que los envuelven (meninges), por ejemplo para el tratamiento de infecciones en estas estructuras.
  • Fármacos utilizadas por vía intratecal: anestésicos y analgésicos como la morfina.
  • Abreviatura: intratecal

Vía Inhalatoria

  • Sitio: nariz.
  • Administración de medicamentos en forma de aerosol y puede ser de varios tipos: inhaladores presurizados, presurizados con cámara o nebulizadores.
  • Inhaladores presurizados: se debe colocar el inhalador en posición invertida (en L), hacer una espiración profunda por la nariz e inmediatamente realizar una inspiración profunda a la vez que se presiona el aplicador del medicamento.
  • Inhaladores con cámara: se realiza una espiración profunda antes de la inhalación, luego se presiona el aplicador del inhalador que previamente ha sido adaptado y luego se hacen una inspiraciones y espiraciones lentas.
  • Nebulizadores: los nebulizadores utilizan el volumen del medicamento y un disolvente. Se administra con una fuente de oxígeno entre 6-8 litros por minuto y con una duración aproximada de 4-8 minutos.
  • Abreviatura: inh

Vía Vaginal

  • Sitio: vagina.
  • Administración de fármacos en forma de solución, comprimido, crema, gel, supositorio o anillo.
  • El fármaco es lentamente absorbido por la pared vaginal.
  • Indicada frecuentemente para administrar estrógenos a las mujeres durante la menopausia con el fin de aliviar los síntomas vaginales, como la sequedad, la irritación y el enrojecimiento.
  • Abreviatura: VVag
Vías de administración de medicamentos
Vía vaginal

Vía Ocular

  • Sitio: ojos.
  • Efecto local: los fármacos oftálmicos se utilizan fundamentalmente por su efecto local.
  • Lágrimas artificiales: se utilizan para aliviar la sequedad de los ojos.
  • Otros fármacos por vía ocular: acetazolamida y betaxolol (tratamiento del glaucoma), fenilefrina y tropicamida, (empleados para dilatar las pupilas).
  • Torrente sanguíneo: algunos de los fármacos citados anteriormente entran en el torrente sanguíneo y pueden tener efectos secundarios no deseados sobre otras partes del cuerpo.
  • Mezcla con sustancias inactivas: los fármacos utilizados para tratar los trastornos oculares (como el glaucoma, la conjuntivitis y las lesiones) pueden mezclarse con sustancias inactivas para generar un líquido, un gel o un ungüento que puedan ser aplicados en el ojo.
  • Gotas oftálmicas: las gotas son relativamente fáciles de usar, pero pueden salir del ojo muy rápido y por lo tanto no tener una buena absorción.
  • Formulaciones en gel y en ungüento: mantienen el fármaco en contacto con la superficie del ojo durante más tiempo, aunque pueden empañar la visión.
  • Abreviatura: VOft (Vía oftálmica).

Vía Ótica

  • Sitio: oído.
  • Oído: los fármacos utilizados para tratar la inflamación y la infección del oído se pueden aplicar directamente en el oído afectado.
  • Gotas óticas: contienen soluciones o suspensiones y se aplican normalmente sólo en el conducto auditivo externo. Antes de aplicar las gotas óticas se debe limpiar a fondo la oreja con un paño húmedo y luego se debe secar.
  • Torrente sanguíneo: a no ser que los fármacos se utilicen durante un largo periodo de tiempo o en exceso, es muy poca la cantidad de fármaco que penetra en el torrente sanguíneo, por lo tanto, no se producen efectos secundarios sistémicos o son mínimos.
  • Fármacos por vía ótica: hidrocortisona (para aliviar la inflamación), ciprofloxacino (para tratar la infección) y benzocaína (para aliviar el dolor de oído).
  • Abreviatura: O.T

Vía Nasal

  • Sitio: nariz.
  • Acción rápida: los fármacos administrados por esta vía suelen actuar rápidamente.
  • Torrente sanguíneo: una vez absorbido, el fármaco entra en el torrente sanguíneo.
  • Inconvenientes: algunos fármacos producen irritación en los conductos nasales.
  • Fármacos que pueden ser administrados por vía nasal son: la nicotina (para dejar de fumar), la calcitonina (para la osteoporosis), el sumatriptán (para la migraña) y los corticosteroides (para las alergias).
  • Abreviatura: vía nasal
Vías de administración de medicamentos
Vía nasal

Información del autor
  1. Hernández Jaras, V; Arjona Esteban, L; Laburu y Rivaya, R;  Colomer Rosas, A; Manual de Enfermería SUMMA112, Módulo 8 Farmacología aplicada a Enfermería de
    Urgencias y Emergencias extrahospitalarias, pp: 1158-1166, Comunidad de Madrid, Madrid. Disponible en: file:///C:/Users/loren/OneDrive/Imágenes/Enfermeria/Manual%20procedimientos%20SUMMA%20112.pdf
  2. Plazas Lorena, Trabajo propio, Enfermeria Buenos Aires.

Última actualización: [20/08/2022]

90 / 100

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.