Radioterapia para tratar el cáncer

Terapia de radiación (también llamada radioterapia) es un tratamiento del cáncer que usa altas dosis de radiación para destruir células cancerosas y reducir tumores. En dosis bajas, la radiación se usa en rayos-x para ver el interior del cuerpo, como en radiografías de los dientes o de huesos fracturados.

Cómo funciona la radioterapia contra el cáncer

En dosis altas, la radioterapia destruye las células cancerosas o hace lento su crecimiento, al dañar su ADN. Las células cancerosas cuyo ADN está dañado irreparablemente dejan de dividirse o mueren. Cuando las células dañadas mueren, se descomponen y el cuerpo las desecha.

La radioterapia no destruye de inmediato las células cancerosas. Se requieren días o semanas de tratamiento antes de que el ADN esté dañado lo suficiente para que mueran las células cancerosas. Luego, las células cancerosas siguen muriéndose semanas o meses después de terminar la radioterapia.

Tipos de radioterapia

Hay dos tipos principales de radioterapia, de haz externo y radioterapia interna.

Factores que determinan el tipo de radioterapia:

    • Tipo de cáncer
    • Tamaño del tumor
    • Ubicación del tumor en el cuerpo
    • Qué tan cerca esté el tumor a tejidos normales sensibles a la radiación
    • Salud en general y historial médico
    • Otros tipos de tratamiento contra el cáncer
    • Edad y otros padecimientos médicos

Radioterapia de haz externo

La radioterapia de haz externo procede de una máquina que enfoca la radiación del cáncer. La máquina es grande y puede ser ruidosa. No toca al paciente, pero puede moverse a su derredor y envía la radiación a una parte del cuerpo desde muchas direcciones.

La radioterapia de haz externo es un tratamiento local, lo que significa que trata una parte específica de su cuerpo. Por ejemplo, si es un cáncer de pulmón, solo habrá radiación en el pecho, no todo el cuerpo.

Tipos de haces que se usan en radioterapia

Los haces de radiación usados en radioterapia externa proceden de tres tipos de partículas:

  • Fotones
  • Protones
  • Electrones

Radioterapia interna

La radioterapia interna es un tratamiento en el que la fuente de radiación se pone dentro del  cuerpo. La fuente de radiación puede ser sólida o líquida.

Tipos de radioterapia interna

La radioterapia interna con una fuente líquida se llama terapia sistémica. Terapia sistémica quiere decir que el tratamiento se lleva en la sangre a los tejidos de todo el cuerpo en donde localiza y destruye las células cancerosas. La radioterapia sistémica se administra por la boca o por una vena, vía intravenosa, o inyección. 

La radioterapia sistémica se usa con más frecuencia para tratar ciertos tipos de cáncer de tiroides. Este tratamiento usa yodo radiactivo, el cual se conoce como I-131.

Otro tipo de radioterapia sistémica, llamado terapia dirigida radionúclida, se usa para tratar algunos pacientes con cáncer avanzado de próstata o con tumor gastroenteropancreatico neuroendocrino (GEP-NET). Este tipo de tratamiento puede también referirse como radioterapia molecular. 

La radioterapia interna con una fuente sólida se llama braquiterapia. En este tipo de tratamiento, semillas, listones o cápsulas que contienen una fuente de radiación se colocan en el cuerpo en el tumor o cerca de este. Como la radioterapia de haz externo, la braquiterapia es un tratamiento local y trata solo una parte específica del cuerpo.

La braquiterapia se usa con frecuencia para tratar cánceres de cabeza y cuello, de seno, cuello uterino, próstata y de ojo.

Información del autor
  1. “Radioterapia interna para el cáncer fue publicado originalmente por el Instituto Nacional del Cáncer”.
  2. https://www.cancer.gov/espanol/cancer/tratamiento/tipos/radioterapia?redirect=true
  3. https://pxhere.com/es/photos

Última actualización: [12/06/2019]