Saltar al contenido

Drogas utilizadas en la eutanasia

Drogas utilizadas en la eutanasia

Contenido

Drogas utilizadas en la eutanasia

El objetivo de esta guía de recomendaciones sobre medicamentos a administrar durante la realización de la prestación de ayuda para morir, es ofrecer un conjunto de recomendaciones, sobre los medicamentos o drogas a administrar y su manejo, que ayuden a los profesionales sanitarios del equipo asistencial que van a realizar la prestación de ayuda para morir.

Anuncio

Para la elaboración de este documento se ha realizado una revisión de las guías para la práctica de la eutanasia de los países con experiencia en la realización de la prestación de ayuda para morir  y se ha tenido en cuenta la disponibilidad y financiación de los medicamentos en el Sistema Nacional de Salud (SNS).

Manual de Buenas Prácticas: Este documento se ha elaborado por expreso mandato legal previsto en la Ley Orgánica 3/2021, 24 de marzo, de regulación de la eutanasia:

Disposición adicional sexta. Medidas para garantizar la prestación de ayuda para morir por los servicios de salud.

Con el fin de asegurar la igualdad y calidad asistencial de la prestación de ayuda para morir, el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud deberá elaborar en el plazo de tres meses a contar desde la entrada en vigor de la Ley un manual de buenas prácticas que sirva para orientar la correcta puesta en práctica de esta Ley.

En base a esta información y al criterio de las personas expertas del grupo de trabajo se han consensuado las recomendaciones que se recogen a continuación.

Prestación de la ayuda para morir

La prestación de ayuda para morir se puede realizar en 2 modalidades; ellas son:

  1. Modalidad por administración directa (Vía intravenosa).
  2. Modalidad – Prestación de la ayuda para morir – Prescripción o suministro.

La realización de la prestación de ayuda para morir debe hacerse con el máximo cuidado y profesionalidad por parte de los profesionales sanitarios. Durante la realización de la prestación de ayuda para morir, los profesionales sanitarios del equipo asistencial deben permanecer presentes en todo el proceso

En los casos en los que la prestación de ayuda para morir se realice mediante la administración directa al paciente de la medicación (vía intravenosa), (Modalidad I); el médico responsable, así como el resto de profesionales sanitarios, asistirán al paciente hasta el momento de su muerte.

En el supuesto de que la eutanasia se realice mediante la toma por parte del paciente de un medicamento (vía oral), (Modalidad II);el médico responsable, así como el resto de profesionales sanitarios, tras prescribir y entregar la sustancia que el propio paciente se autoadministrará, mantendrá la debida tarea de observación y apoyo a éste hasta el momento de su fallecimiento.

En el caso de una situación de incapacidad de hecho, sería recomendable utilizar la vía iv siempre que el paciente no haya manifestado la elección de modalidad en el documento de instrucciones previas o equivalente.

La eutanasia es una prestación sanitaria de reciente aprobación y no es una práctica habitual en España, por ello todos los profesionales implicados (medicina, enfermería, farmacia…) deben examinar juntos y en detalle todo el proceso de la eutanasia.

1. Modalidad I por administración directa (Vía intravenosa)

Esta modalidad de prestación consiste en la administración directa al paciente de una sustancia por parte del profesional sanitario competente. En esta modalidad la vía indicada para la administración de los medicamentos es la vía intravenosa.

La vía intravenosa (IV) puede tener ventajas e inconvenientes tanto para los profesionales que la utilizan como para el propio paciente. Entre las principales ventajas se encuentra la facilidad de administración y la eficacia para lograr el fallecimiento del paciente en un corto espacio de tiempo, además de ser una vía de administración que se puede utilizar en la práctica totalidad de los casos.

Temas relacionados
Dopamina Clorhidrato: Guía de Cuidados de Enfermería para su Administración

Entre los inconvenientes, la dificultad para canalizar una vía venosa en el domicilio, por profesionales no habituados a realizar dicho procedimiento o por tratarse de pacientes frágiles y debilitados con dificultad habitual para acceder a una vía intravenosa.

Para eliminar el riesgo de errores de medicación que podrían dar lugar a infradosis, las recomendaciones recogidas en este documento se basan en dosis fijas (salvo premedicación) siendo el objetivo principal garantizar el fallecimiento del paciente en el menor tiempo posible, evitando sufrimiento innecesario.

Las dosis para inducir la muerte se recomiendan sobre la base de 5 a 10 veces la ED95 de cada fármaco para individuos de 70 Kg para garantizar el efecto terapéutico y una duración de acción prolongada en una amplia población de pacientes de diferentes edades y pesos. La ED95 es la dosis necesaria para conseguir el efecto deseado en el 95% de la población.

Varios medicamentos recomendados en este documento se utilizarán en condiciones diferentes a las autorizadas en la ficha técnica. De acuerdo al Real Decreto 1015/2009, de 19 de junio, por el que se regula la disponibilidad de medicamentos en situaciones especiales, esta utilización entra dentro de la práctica clínica, no requiriendo autorización por parte de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS).

El médico/a responsable deberá justificar en la historia clínica la necesidad del uso del/los medicamento/s y proporcionará la información necesaria al paciente, obteniendo su consentimiento conforme a la legislación vigente.

Drogas utilizadas en la eutanasia
Drogas utilizadas en la eutanasia

Así mismo, varios de estos medicamentos están calificados como de “Uso Hospitalario” pero en ocasiones se tendrán que utilizar en la comunidad (por ejemplo, domicilios). En estos casos, las CC.AA. establecerán los circuitos necesarios para el uso de estos medicamentos en el ámbito extrahospitalario.

Procedimiento y medicamentos recomendados

Premedicación 

Se recomienda administrar premedicación intravenosa para disminuir el nivel de consciencia previamente a la inducción del coma. El medicamento recomendado es midazolam 5mg-20mg IV. La dosis de midazolam dependerá de la situación clínica del enfermo y de la toma habitual previa de benzodiacepinas.

Anuncio
Drogas utilizadas en la eutanasia
Resumen de Drogas IV – Drogas utilizadas en la eutanasia

Adyuvante

Los medicamentos inductores del coma pueden causar dolor cuando se administran por vía intravenosa. Para evitar este dolor se recomienda la administración previa de 40 mg de lidocaína IV. La administración debe hacerse de forma lenta, en 30 segundos, para asegurar una adecuada impregnación de la vía venosa.

La lidocaína se puede administrar tanto de forma previa a la administración de propofol como mezclada con éste. La eficacia en cuanto a la reducción de la incidencia y los niveles altos de dolor asociados con la inyección de propofol es similar entre las dos técnicas.

En caso de alergia a la lidocaína, se puede administrar 1 g de sulfato de magnesio (diluido en 10ml con solución salina normal) en administración lenta durante 5 minutos.

Medicamentos inductores del COMA

Tras la premedicación y el anestésico se administra el medicamento inductor del coma; entre los más utilizados se encuentran:

  • Propofol: el medicamento de elección es propofol 1000 mg (IV). Se recomienda la utilización de propofol en emulsión con triglicéridos de cadena media. La administración debe realizarse mediante inyección lenta durante 2.5-5 minutos.
  • Tiopental: como alternativa, en caso de no poder administrar propofol, se recomienda tiopental 2000 mg (IV); mediante inyección lenta durante 2.5-5 minutos.

Antes de seguir con la administración de fármacos, el facultativo debe asegurarse que el coma se ha inducido correctamente y en caso de no cumplir las características, debe administrar otros 500 mg de propofol.

Medicamentos bloqueantes neuromusculares 

Tras comprobar que el paciente está en un coma profundo, se administra el medicamento bloqueante neuromuscular. El bloqueante neuromuscular se administra siempre, incluso si el paciente ha muerto tras la administración de la medicación de inducción del coma.

Los medicamentos de elección son atracurio 100 mg (IV), cisatracurio 30 mg (IV) o rocuronio 150 mg (IV). La administración se hace mediante administración rápida (en bolo).

Tras la administración del bloqueante neuromuscular es recomendable lavar el sistema con 10 ml de solución de cloruro de sodio al 0,9% para asegurar que se ha administrado toda la medicación.

En la Tabla I, se incluyen los nombres comerciales y presentaciones de los medicamentos autorizados por la AEMPS (fuente: CIMA https://cima.aemps.es/cima/publico/home.html, Mayo/2021). La variedad de presentaciones y concentraciones hace necesaria una tabla que facilite el cálculo de la dosis. En la última columna se indica el número de viales o ampollas necesarias para conseguir las dosis recomendadas, para que sirva de referencia.

Temas relacionados
Sedación paliativa

Drogas utilizadas en la eutanasia
Tabla I – Drogas utilizadas en la eutanasia
Drogas utilizadas en la eutanasia
Drogas vía oral – Drogas utilizadas en la eutanasia

Métodos de administración

  • La medicación de inducción del coma se puede administrar mediante inyección intravenosa directa o mediante infusión iv.
  • Se recomienda el uso preferente de la inyección intravenosa ya que facilita el proceso, tanto de preparación (por evitar las diluciones) como de administración al requerir un equipo más sencillo.
  • La bomba elastomérica no puede utilizarse para la administración del propofol ni del bloqueante neuromuscular y además requiere cierta experiencia en su manejo por lo que no se recomienda su utilización.

Kits de medicación

Para prevenir errores de medicación y facilitar la administración; se elaboraron unos kits con los medicamentos a utilizar. Estos kits pueden suministrarse a los equipos asistenciales siguiendo los procedimientos establecidos en cada comunidad autónoma. Se suministrarán siempre dos kits por paciente.

Recomendaciones para la elaboración

de los kits:

  1. Los kits se deben preparar para cada paciente.
  2. Los kits se elaborarán en los Servicios de Farmacia Hospitalaria y cuando sea necesaria la reconstitución previa a la administración del medicamento ésta se llevará a cabo siguiendo las normas de buenas prácticas de preparación de medicamentos y en condiciones que garanticen la esterilidad y la trazabilidad del producto final. Deberá quedar constancia por escrito del kit empleado y se devolverá al Servicio de Farmacia el kit sobrante.
  3. Identificación del kit (código, referencia, etc) que permita su trazabilidad: paciente para el que va destinado, lote y caducidad de los medicamentos utilizados para su elaboración, fecha de elaboración del kit, caducidad del kit.
  4. Siempre que sea posible se deben utilizar viales o ampollas en lugar de jeringas precargadas. Si la dosis de los medicamentos a administrar es un vial o ampolla completo puede ser el médico/a o la enfermera/o quien prepare la medicación en el momento de la administración para minimizar los problemas de de estabilidad.
  5. Cuando sea necesario se podrán incluir los medicamentos a administrar en jeringas precargadas y bien etiquetadas.
  6. En el caso de que el servicio de farmacia prepare jeringas precargadas será especialmente importante tener en cuenta las condiciones de estabilidad, necesidad de refrigeración, etc.
  7. Etiquetado claro del medicamento en cuanto al contenido y la dosificación de la jeringuilla.
  8. Uso de jeringuillas de distinto tamaño para cada medicamento.
  9. Uso de etiquetas codificadas por colores para cada medicamento indicando el orden de administración.

Duración del proceso

  • Inducción al coma: la medicación de inducción del coma se administra en no más de 5 minutos. La pérdida de conciencia se produce en 1-2 minutos tras su administración. Tras comprobar que el paciente está en un coma profundo se administra el bloqueante neuromuscular de forma rápida.
  • Paro respiratorio: en unos pocos casos, la administración de la medicación inductora del coma puede conducir directamente a la parada respiratoria y a una posible parada cardíaca. En todos los demás casos, el bloqueante neuromuscular provocará una parada respiratoria total en pocos minutos, seguida de una parada cardíaca. Sin embargo, a veces el corazón puede seguir latiendo durante algún tiempo, lo que prolonga el periodo entre la parada respiratoria y la parada cardíaca, hasta 20 minutos. Esto puede hacer que algunos pacientes se vuelvan cianóticos.
  • Explicación a los presentes: antes de la práctica de la eutanasia, debe explicarse claramente a los presentes que la parada respiratoria puede producirse rápidamente, pero que el corazón también puede seguir latiendo durante algún tiempo.
  • Certificar defunción: los profesionales sanitarios acompañarán hasta que se produzca la parada cardiorrespiratoria y se certifique la defunción.

Recomendaciones

  • Asegurar Vía Venosa: en determinados pacientes se pueden plantear dificultades para tener una adecuada vía venosa y administrar la medicación. Por ello, será fundamental asegurar una vía venosa adecuada y estable antes de iniciar todo el proceso para minimizar las tasas de fracaso. También se recomienda contar con una segunda vía accesoria.
  • Acceso venoso: el acceso venoso será en una vena lo más grande posible, como la antecubital. Se recomienda utilizar 2 catéteres intravenosos de mayor calibre. El calibre 18G sería el más idóneo. Se evitará vías intravenosas de calibre 24 y los kits de agujas de mariposa. Esto disminuirá el dolor con la inyección de propofol o tiopental.
  • Comprobar catéter en vena: se debe comprobar que ambos catéteres intravenosos estén en la posición correcta dentro del lumen de la vena antes de administrar la medicación. Esto se puede comprobar con una descarga de solución salina de una sola vez o el uso de una solución intravenosa por «goteo».
  • Vía o catéter central: si el paciente tiene ya una vía se mantendrá y utilizará ésta. Si el paciente dispone de una vía central (Port-a-cath, catéter central de acceso periférico) no está indicado buscar otro acceso venoso.
  • Dificultad en el acceso venoso periférico: si no es posible disponer de un acceso venoso periférico adecuado, será indicación de colocar una vía central.
  • Administración rápida: los medicamentos se administrarán con una sucesión rápida, así se pueden evitar posibles reacciones adversas y se produce una muerte más rápida. El mayor riesgo es la integridad de la vena, que debe vigilarse durante todo el proceso.
  • Medicamentos no eficaces: podría darse el caso de que los medicamentos administrados no hubieran sido eficaces, generalmente por migración de la vía En estos casos se debe repetir la administración de la misma secuencia de medicamentos por la otra vía intravenosa que no se haya utilizado hasta entonces.
  • Tiopental: si se administra tiopental se debe lavar el sistema de infusión con 10 ml de solución de cloruro de sodio al 0,9% antes de administrar el bloqueante neuromuscular (para evitar problemas de precipitación).
  • Final del proceso: se hará lavado con suero salino al final del proceso, tras haber administrado todos los medicamentos.
  • Efectos del bloqueante neuromuscular: es de suma importancia que el paciente no sea consciente de los efectos del bloqueante neuromuscular. Antes de administrarlo se debe garantizar que el paciente está en un coma profundo inducido médicamente. El coma inducido médicamente implica una reducción suficiente de la conciencia que se puede determinar sin realizar ningún procedimiento importante en el paciente. Las características de un coma inducido médicamente son las siguientes:
    • El paciente no responde a los estímulos.
    • Existe una depresión grave de la función cardiovascular, evidenciada por un pulso lento y débil.
    • Existe una depresión grave de la ventilación, evidenciada por respiración lenta y superficial.
    • El paciente carece de reflejos protectores, como el reflejo corneal.
Temas relacionados
Vídeo sobre la muerte digna

Administración IV fuera del ámbito hospitalario

Entre las complicaciones de la vía iv están la incapacidad para colocar un acceso intravenoso o la pérdida del acceso intravenoso durante la prestación. Para prevenir estas complicaciones se recomienda:

  • Valorar la disponibilidad de un acceso vascular en el momento de la evaluación del paciente y en un momento cercano a la realización de la prestación si han transcurrido varias semanas o meses desde la evaluación.
  • Insertar dos vías previo a la administración de los medicamentos, para disponer de una segunda vía en caso de que la primera falle. Si se pierde el acceso iv durante la administración de la medicación se debe cambiar la administración del medicamento a la otra vía iv.
  • Considerar un acceso venoso central si el acceso periférico no es posible, en el caso de que la prestación se realice en el domicilio, se podría programar la colocación de dicha vía central en el hospital unos días antes.

Es recomendable que el equipo asistencial:

  • Cuente con un profesional con experiencia en la inserción de vías.
  • Disponga, de forma rutinaria, de un segundo kit completo de medicación iv en cada asistencia.
  • Tenga un plan establecido en caso de que se pierda el acceso venoso una vez administrados los medicamentos y no se pueda obtener más acceso.

Reacciones adversas o demora del fallecimiento:

  • Si se producen reacciones adversas (mioclonías, jadeo), el profesional médico debe estar preparado para aumentar las dosis de medicamentos a través de vía iv, con el objetivo de mejorar la comodidad del paciente y llevar el proceso a término.
  • El médico/a del equipo asistencial debe estar preparado para acelerar u omitir partes del protocolo, por ejemplo, si aparece una reacción paradójica al midazolam, el médico deberá estar preparado para prescindir de la administración de lidocaína y administrar directamente el propofol.

2. Modalidad II – Prestación de la ayuda para morir – Prescripción o suministro

  • Autoadministración: esta modalidad de prestación consiste en la prescripción o suministro al paciente por parte del profesional sanitario competente de una sustancia, de manera que el paciente se la pueda auto administrar para causar su propia muerte.
  • Dentro de esta modalidad de prestación se pueden distinguir dos vías de administración:
    • Administración oral: es el paciente quien toma, él mismo, los medicamentos suministrados por el equipo asistencial.
    • Administración IV: en este caso es el paciente el que abre la llave de la bomba de infusión del medicamento inductor del coma, siendo así el propio paciente el que inicia el proceso.
  • Administración oral: si se opta por la administración oral, el médico responsable debe tener en cuenta los siguientes aspectos: el paciente debe ser capaz de tragar un volumen suficiente de líquidos, no debe tener náuseas, deshidratación y / o problemas gastrointestinales, trastornos del tránsito intestinal o que alteren significativamente la absorción. También se deben tener en cuenta los tratamientos con opioides, pues enlentecen el tránsito gastrointestinal y pueden disminuir la absorción, lo que puede aumentar el tiempo hasta la muerte.
  • En la Tabla II se recogen los medicamentos recomendados y las dosis a utilizar en cada uno de los pasos del proceso, así como los nombres comerciales y las presentaciones autorizadas por la AEMPS (Fuente; CIMA, https://cima.aemps.es/cima/publico/home.html, Mayo/2021).
Temas relacionados
Carvedilol - Cuidados de enfermería

Drogas utilizadas en la eutanasia
Drogas vía oral – Drogas utilizadas en la eutanasia

Auto administración oral

Premedicación 

1) Antieméticos

El primer paso es un paso preparatorio. Implica tomar un antiemético para minimizar el riesgo de vomitar el medicamento inductor del coma. Los medicamentos recomendados son metoclopramida y ondansetrón que se pueden administrar siguiendo las siguientes pautas (seleccionar una):

  1. Metoclopramida 30 mg tomada 1 hora antes de la administración del medicamento inductor del coma.
  2. Ondansetrón 8-24 mg tomado 1 hora antes de la administración del medicamento inductor del coma.

Metoclopramida 20 mg más Ondansetrón 8-24 mg 1 hora antes de la administración del medicamento inductor del coma.

Las pautas recogidas anteriormente simplifican el proceso, pero también se podrían indicar las siguientes pautas (seleccionar una):

  1. Metoclopramida 10 mg /8 horas empezando 36 horas antes de la toma del producto.
  2. Ondansetrón 4 mg/12 horas, empezando 36 horas antes de la toma del medicamento.

La metoclopramida puede producir reacciones extrapiramidales: espasmos de los músculos de la cara, del cuello y de la lengua, incoordinación de los movimientos voluntarios y dificultad para mantenerse quieto. Aunque los efectos extrapiramidales son más frecuentes en adolescentes y adultos jóvenes, en las personas que los hayan presentado se recomienda la utilización de ondansetrón.

El ondansetrón es un antiemético muy eficaz que se recomienda como alternativa a la metoclopramida. Rara vez se presenta un cuadro denominado serotoninérgico (palpitaciones, enrojecimiento y agitación) que puede limitar su utilización.

2) Ansiolíticos 

Opcionalmente, en caso de que el paciente lo requiera, 30-45 minutos antes de la administración del medicamento inductor del coma se podría administrar un ansiolítico. También puede valorarse pautarlos 24-48 h antes de la eutanasia para disminuir la ansiedad en los días previos.

Los medicamentos y las dosis recomendadas son los siguientes:

  1. Lorazepam 1-2 mg vía oral.
  2. Diazepam 10-25 mg vía oral.
  3. Midazolam 5-15 mg vía oral.

La dosis de ansiolítico dependerá de la situación clínica del enfermo y de la dosis y de la duración de la ingesta habitual del paciente de benzodiacepinas.

3) Fármaco inductor del coma

El segundo paso es la toma de un medicamento inductor del coma que contenga pentobarbital: solución oral de pentobarbital 15 g en 100 ml. Se recomienda utilizar pentobarbital ya que la producción de secobarbital es muy limitada lo que podría ocasionar problemas de suministro.

En España no hay comercializado ningún medicamento de uso humano que contenga pentobarbital o secobarbital, ni es posible conseguir un medicamento registrado en otro país en una presentación oral adecuada que contenga alguno de estos principios activos por lo que será necesario preparar una solución oral.

Drogas utilizadas en la eutanasia
Pentobarbital – Drogas utilizadas en la eutanasia

Ante una situación de la falta de disponibilidad (desabastecimiento) de pentobarbital (y secobarbital) se recomienda utilizar la vía intravenosa. Las CC.AA. podrán gestionar la solicitud de estos productos de forma centralizada, organizando un servicio de farmacia hospitalario como referente para toda la C.A.

Duración del proceso

  • Periodo de tiempo: el período de tiempo entre la administración del medicamento inductor del coma y el momento de la muerte varía de persona a persona, pero, en la gran mayoría de los casos, tarda menos de 30 minutos. Sin embargo, a veces puede llevar más tiempo (2-3 horas).
  • Períodos prolongados como estos pueden dar lugar a situaciones difíciles por lo que es recomendable acordar un plazo máximo de 2 horas con el paciente y sus familiares. Si el paciente no ha fallecido en ese tiempo, entonces se debe iniciar el procedimiento de administración de medicamentos por vía intravenosa.
  • Pactar previamente con el paciente: en previsión de un alargamiento del tiempo del proceso por vía oral o de su fracaso, se debe evaluar la posibilidad de acceso vascular y se debe pactar previamente con el paciente el disponer de un acceso venoso antes de iniciar el proceso vía oral, por si fuera necesario utilizarlo.
Temas relacionados
Dolor en la agonía

Recomendaciones

  • De forma general se debe disponer una vía intravenosa en todos los pacientes antes de iniciar el proceso por si fuese necesario utilizarla.
  • Se recomienda ayuno de 6 horas y tomar una comida ligera como una infusión con tostadas, aproximadamente 1 hora antes de tomar el medicamento inductor del coma. La probabilidad de provocar el reflejo del vómito causado por la ingesta de una solución amarga se reduce teniendo algo de comida en el estómago. Esta comida no debe ser abundante ni de digestión difícil ya que ralentizaría la absorción del fármaco y por consiguiente todo el proceso.
  • Durante la ingestión del medicamento el paciente debe adoptar la posición estándar de Fowler, en una posición semisentada de aproximadamente 45-60º con las rodillas extendidas o flexionadas y permanecer sentado durante al menos 20 minutos, incluso si está inconsciente, para optimizar la absorción y prevenir la regurgitación.
  • El paciente debe consumir todo el medicamento en 4 minutos. Se debe evitar el uso de pajita ya que puede ralentizar la ingesta.
  • Se debe asegurar la ingesta completa de la dosis.
  • Se permite la toma de líquidos entre tragos siempre que no prolongue la duración de la toma.
  • En el caso de que el paciente no pueda sostener el vaso con la solución, será un profesional sanitario del equipo asistencial quien ayude en todo lo necesario durante el procedimiento.
  • Después de consumir todo el medicamento el paciente, si lo desea puede beber medio vaso de agua. El sabor amargo residual del medicamento se puede mitigar tomando algo con un sabor diferente como chocolate, un licor fuerte, o una bebida no carbonatada a temperatura ambiente, medio vaso. Deben evitarse licores o bebidas cremosas y lechosas.
  • Si el paciente vomita es aconsejable utilizar la vía intravenosa.
  • La medicación también se podrá administrar a pacientes portadores de sonda nasogástrica (se debería enjuagar previamente para asegurar que no se bloquee durante la administración de la medicación).

La sonda nasogástrica dispone de un mecanismo de apertura/cierre que puede, en la mayoría de ocasiones, abrir y cerrar el paciente. También existen bombas de nutrición enteral que se conectan a la sonda nasogástrica del paciente y se puede accionar igual que las bombas de administración intravenosa. En ambos casos podría considerarse autoadministración.

Auto administración vía intravenosa

Dentro de la modalidad II de prestación (prescripción o suministro) se puede considerar también la vía intravenosa. En este caso la administración intravenosa se haría mediante infusión iv, de forma que fuese el paciente el que abriera la llave de la vía de entrada del medicamento inductor del coma, iniciando él mismo el proceso.

Tras este paso, y una vez comprobado que el paciente está en coma profundo, será el profesional sanitario el que administre el medicamento bloqueante neuromuscular. Los medicamentos a utilizar y pauta de administración son los mismos que se recogen en la modalidad de administración directa.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que la dosis de midazolam (premedicación) debe ser la adecuada para producir una sedación consciente y que el paciente pueda abrir la llave. De acuerdo con la ficha técnica del medicamento esta dosis es de entre 0.5 mg y 2.5 mg dependiendo de las características del paciente. Alternativamente se puede valorar la utilización de ansiolíticos por vía oral.

Drogas utilizadas en la eutanasia
Drogas utilizadas en la eutanasia

Drogas utilizadas en la eutanasia


Información del autor
  1. MINISTERIO DE SANIDAD; Gobierno de España; Manual de buenas prácticas en eutanasia; Ley Orgánica 3/2021, de 24 de marzo, de regulación de la eutanasia.
  2. Ley Orgánica 3/2021, de 24 de marzo, de regulación de la eutanasia (en adelante, LORE); https://www.sanidad.gob.es/eutanasia/ciudadania/informacionBasica.htm
  3. Plazas Lorena; Lic. en enfermería. Trabajo propio para publicación en la Web.

Última actualización: [11/06/2024]

93 / 100
Enfermedades Rectoanales

Enfermedades Rectoanales

Enfermedades Rectoanales Las enfermedades rectoanales engloban una serie de condiciones que afectan el recto y el ano, desde molestias leves ...
Descubre por qué el yoga puede ayudar a los tratamientos de rehabilitación

Protegido: Descubre por qué el yoga puede ayudar a los tratamientos de rehabilitación

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo, por favor, introduce tu contraseña a continuación: Contraseña: ...
Salud y seguridad en cirugía plástica: La importancia de los expertos

Protegido: Salud y seguridad en cirugía plástica: La importancia de los expertos

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo, por favor, introduce tu contraseña a continuación: Contraseña: ...
Aparato para Electrocardiograma

¡Descubre el Mejor Aparato para Electrocardiograma! Fácil, Preciso y Recomendado por Cardiólogos

Conoce el mejor aparato para electrocardiograma, recomendado por cardiólogos. ¡Fácil y preciso! 💓 ...
Pulsioximetría u Oximetría de pulso

Pulsioximetría u Oximetría de pulso

Pulsioximetría u Oximetría de pulso Monitorización de la Pulsioximetría Definición de Pulsioximetría La pulsioximetría informa de la saturación de oxígeno ...
Pirazolonas

¿Qué medicamentos son pirazolonas?

¿Qué medicamentos son pirazolonas? Pirazolonas Las pirazolonas son un grupo de medicamentos que se utilizan principalmente como analgésicos y antipiréticos, es decir, para el tratamiento del dolor ...
Centro Urbano Smart Fit

Centro Urbano Smart Fit

Centro Urbano Smart Fit El Centro Urbano Smart Fit es una franquicia de gimnasios y clínicas de rehabilitación y fisioterapia ...
Mejor hora para tomar medicación

Mejor hora para tomar medicación

Mejor hora para tomar medicación ¿Cuál es la mejor hora del día para tomar medicamentos? La hora del día en ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.