Medicamentos antiespasmódicos

Medicamentos antiespasmódicos
Advertisements
Advertisements

Contenido

Medicamentos antiespasmódicos

Los medicamentos antiespasmódicos son fármacos diseñados para reducir o eliminar los espasmos musculares, que son contracciones involuntarias y excesivas de los músculos. Estos medicamentos actúan principalmente sobre el sistema nervioso autónomo, que controla funciones involuntarias del cuerpo, como la contracción y relajación de los músculos lisos.

Los antiespasmódicos constituyen una categoría de fármacos empleados para disminuir la contractilidad y los espasmos excesivos en el músculo liso del tracto gastrointestinal. Su aplicación se considera beneficiosa en pacientes que sufren dolor abdominal vinculado a condiciones como el síndrome del intestino irritable (SII). Se puede encontrar una información completa y detallada en: tuotromedico.com.

Temas relacionados
Lidocaína - Cuidados de enfermería 2023




Clasificación de los medicamentos antiespasmódicos

Los antiespasmódicos se clasifican en dos categorías farmacológicas diferentes; ellas son:

  1. Aquellos que operan mediante un mecanismo anticolinérgico.
  2. Aquellos que tienen un efecto directo sobre el músculo liso (conocidos como espasmolíticos musculotrópicos).

Esta clase de medicamentos se divide según su mecanismo de acción, incluyendo a los anticolinérgicos y los relajantes directos del músculo liso.

Medicamentos antiespasmódicos
Medicamentos antiespasmódicos

Anticolinérgicos

Los anticolinérgicos bloquean la actividad de los receptores muscarínicos en el sistema nervioso entérico y en las células musculares lisas, pero también pueden generar efectos secundarios sistémicos anticolinérgicos, tales como retención urinaria, visión borrosa, sequía bucal y taquicardia. Ejemplo de anticolinérgicos:

      • Atropina.
      • Diciclomina.
      • Hiosciamina.

Atropina

La atropina es un medicamento perteneciente al grupo de los anticolinérgicos, y su principal componente activo es el alcaloide atropina. La atropina bloquea los receptores muscarínicos para la acetilcolina, un neurotransmisor que desencadena la contracción muscular y otras respuestas del sistema nervioso parasimpático. Actúa como un antagonista competitivo, compitiendo con la acetilcolina por la unión a los receptores muscarínicos.

Es utilizada en diversas situaciones médicas, como: tratamiento de bradicardia, reversión de efectos colinérgicos excesivos, y en procedimientos médicos para dilatar la pupila.

Diciclomina

La diciclomina es un medicamento antiespasmódico que se utiliza principalmente para tratar los espasmos musculares en el tracto gastrointestinal. Es un anticolinérgico que actúa bloqueando los receptores muscarínicos para la acetilcolina en el músculo liso del tracto gastrointestinal. Al bloquear la acción de la acetilcolina, ayuda a reducir la contracción excesiva de los músculos, aliviando los espasmos y el dolor abdominal.

Es utilizada para tratar el síndrome del intestino irritable (SII) y otros trastornos gastrointestinales caracterizados por espasmos musculares, dolor abdominal y cambios en los patrones intestinales.




Hiosciamina

La hiosciamina es un alcaloide tropanoide y un anticolinérgico utilizado para tratar diversas condiciones médicas. La hiosciamina actúa como un antagonista competitivo de los receptores muscarínicos para la acetilcolina en el sistema nervioso autónomo. Al bloquear estos receptores, inhibe la acción de la acetilcolina y, por lo tanto, reduce la contracción muscular y otros efectos colinérgicos.

Es utilizada para tratar espasmos y cólicos en el tracto gastrointestinal. También puede administrarse en el manejo de condiciones como el síndrome del intestino irritable, la enfermedad de Crohn y otros trastornos gastrointestinales.

Relajantes directos del músculo liso

Los relajantes directos del músculo liso poseen diversos efectos potenciales, pero su acción principal se dirige directamente a las células del músculo liso. A diferencia de los anticolinérgicos, estos medicamentos no están asociados a efectos secundarios de tipo anticolinérgico. Ejemplo de relajantes directos del músculo liso:

      • Aceite de menta.
      • Alverina.
      • Mebeverina.
      • Pinaverio.

Aceite de menta

El aceite de menta es un aceite esencial extraído de la planta de menta (Mentha piperita). Tiene varias características y usos, tanto en la aromaterapia como en aplicaciones tópicas. Posee propiedades antiespasmódicas, ya que es utilizada comúnmente para aliviar los espasmos musculares, tiene propiedades antiespasmódicas que pueden ayudar a relajar los músculos.

Alverina

La alverina es un medicamento utilizado como antiespasmódico, principalmente para tratar espasmos y cólicos en el tracto gastrointestinal. La alverina actúa como un anticolinérgico y relajante muscular. Su mecanismo de acción implica bloquear los receptores muscarínicos para la acetilcolina, lo que ayuda a reducir la contracción muscular en el tracto gastrointestinal.

Es utilizada para aliviar los síntomas asociados con el síndrome del intestino irritable (SII) y otros trastornos gastrointestinales caracterizados por espasmos y dolor abdominal.

Mebeverina

La mebeverina es un medicamento antiespasmódico utilizado para tratar trastornos gastrointestinales, especialmente aquellos asociados con espasmos y dolor abdominal. La mebeverina actúa relajando el músculo liso del tracto gastrointestinal sin afectar significativamente la motilidad normal.

Su mecanismo de acción no se basa en la inhibición de la acción de la acetilcolina como en algunos anticolinérgicos, sino que parece actuar directamente sobre los canales iónicos y los músculos lisos. Es utilizada para tratar el síndrome del intestino irritable (SII) y otros trastornos gastrointestinales caracterizados por espasmos y dolor abdominal.

Pinaverio

El pinaverio es un medicamento antiespasmódico utilizado para tratar trastornos gastrointestinales, especialmente aquellos asociados con espasmos y dolor abdominal. El pinaverio actúa como un relajante muscular del músculo liso del tracto gastrointestinal. Su mecanismo de acción está relacionado con la inhibición de los canales de calcio en las células musculares, lo que resulta en la relajación del músculo liso.

Es utilizada para tratar el síndrome del intestino irritable (SII) y otros trastornos gastrointestinales que involucran espasmos y dolor abdominal.

Mecanismo de acción de los anticolinérgicos

Los anticolinérgicos son un grupo de fármacos que bloquean o inhiben la acción de la acetilcolina, un neurotransmisor que juega un papel fundamental en la transmisión de señales en el sistema nervioso. La acetilcolina se une a receptores específicos llamados receptores muscarínicos, que están presentes en varios órganos y tejidos del cuerpo, incluidos los músculos lisos del tracto gastrointestinal.

El mecanismo de acción de los anticolinérgicos se basa en su capacidad para bloquear estos receptores muscarínicos. Al inhibir la acción de la acetilcolina en estos receptores, se producen varios efectos, entre ellos:

  1. Relajación muscular: en el tracto gastrointestinal, la acetilcolina normalmente estimula la contracción de los músculos lisos. Al bloquear la acción de la acetilcolina, los anticolinérgicos pueden reducir la contracción excesiva de los músculos, lo que resulta en una relajación muscular.

  2. Reducción de la secreción de glándulas: la acetilcolina también estimula la secreción de algunas glándulas, como las glándulas salivales y las glándulas mucosas. Los anticolinérgicos pueden disminuir esta secreción al bloquear los receptores muscarínicos.

  3. Efectos cardiovasculares: en el sistema cardiovascular, la acetilcolina suele tener efectos en la frecuencia cardíaca y la conducción eléctrica. Los anticolinérgicos pueden afectar estos parámetros al bloquear los efectos de la acetilcolina en el corazón.

  4. Efectos en el Sistema Nervioso Central: algunos anticolinérgicos logran cruzar la barrera hematoencefálica y tener efectos en el sistema nervioso central, lo que suele provocar efectos secundarios como sedación, mareos o confusión.




Mecanismo de acción de los relajantes directos del músculo liso 

Los relajantes directos del músculo liso, también conocidos como espasmolíticos musculotrópicos, actúan de manera específica sobre las células del músculo liso, sin intervenir directamente en los neurotransmisores como la acetilcolina. Aunque el mecanismo de acción puede variar según el fármaco específico, generalmente implican interactuar con componentes celulares que regulan la contracción muscular. A continuación se detalla el mecanismo de acción de estos fármacos:

  1. Bloqueo de canales de calcio: muchos relajantes musculares actúan bloqueando los canales de calcio en las células del músculo liso. La entrada de calcio es esencial para la contracción muscular, y al bloquear este proceso, se reduce la capacidad del músculo para contraerse.

  2. Interferencia con la vía de la miosina: algunos fármacos pueden interferir con la acción de la miosina, una proteína muscular clave involucrada en la contracción muscular. Al hacerlo; reduce la fuerza y ​​la frecuencia de las contracciones musculares.

  3. Potenciación del óxido nítrico: algunos relajantes musculares suelen aumentar los niveles de óxido nítrico, una molécula que tiene propiedades relajantes en el músculo liso.

  4. Modulación de receptores específicos: al interactuar con receptores específicos en las células musculares lisas, ciertos fármacos pueden modular las señales que desencadenan la contracción muscular.

Es importante destacar que los relajantes directos del músculo liso a menudo actúan de manera más específica en comparación con los anticolinérgicos, que bloquean la acción general de la acetilcolina.

Medicamentos antiespasmódicos

Indicaciones de los medicamentos antiespasmódicos

Los medicamentos antiespasmódicos se indican en diversas situaciones en las que se busca reducir o aliviar los espasmos musculares excesivos. A continuación se describen algunas situaciones y condiciones en las que estos medicamentos pueden ser prescritos:

  1. Síndrome del Intestino Irritable (SII): los antiespasmódicos pueden ser utilizados para aliviar los espasmos musculares y mejorar los síntomas gastrointestinales en personas con SII. Ayudan a reducir la actividad excesiva de los músculos intestinales, lo que puede aliviar el dolor y la incomodidad asociada con esta condición.

  2. Cólicos menstruales: las mujeres que experimentan cólicos menstruales pueden beneficiarse de los antiespasmódicos para aliviar el dolor asociado con las contracciones uterinas excesivas durante la menstruación.
  3. Espasmos musculares: después de lesiones, cirugías o en condiciones en las que hay espasmos musculares involuntarios, como la espasticidad asociada con ciertas condiciones neuromusculares; los antiespasmódicos pueden ser recetados para relajar los músculos y mejorar la movilidad.
  4. Problemas del tracto urinario: algunos antiespasmódicos pueden ser utilizados para tratar espasmos musculares en el tracto urinario, lo que puede ser útil en casos de vejiga hiperactiva o trastornos similares.
  5. Problemas respiratorios: en el asma o la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), los antiespasmódicos pueden ser empleados para relajar los músculos bronquiales y mejorar la capacidad respiratoria.
  6. Problemas gastrointestinales: además del SII (Síndrome del Intestino Irritable), los antiespasmódicos pueden ser recetados para tratar espasmos en otras partes del sistema gastrointestinal, como en el caso de cólicos biliares.

¿Cómo utilizar medicamentos antiespasmódicos?

Toda la información detallada sobre cómo utilizar los medicamentos antiespasmódicos se puede consultar en: esalud.com.

Vías de administración 

Los medicamentos antiespasmódicos pueden administrarse por diversas vías; la elección de la vía de administración dependerá de varios factores, incluyendo: la urgencia del tratamiento, la condición del paciente, la forma farmacéutica del medicamento y la preferencia del médico. Algunas de las vías de administración más habituales son:

  1. Vía Oral (Peroral): la forma más común de administrar medicamentos antiespasmódicos es a través de la boca, en forma de tabletas, cápsulas o líquidos. Esta vía es conveniente y generalmente se utiliza para tratamientos a largo plazo.

  2. Inyección intramuscular (IM): se puede administrar mediante inyección directa en el músculo. Esto permite una absorción más rápida en el torrente sanguíneo y puede ser útil cuando se necesita un inicio de acción más rápido.

  3. Inyección intravenosa (IV): en situaciones de emergencia o cuando se necesita una acción inmediata, los antiespasmódicos pueden administrarse directamente en la vena a través de una inyección intravenosa. Esto proporciona una rápida entrada del fármaco al sistema circulatorio.

  4. Vía Rectal: estos medicamentos están disponibles en forma de supositorios que se insertan en el recto. Esta vía puede ser utilizada cuando la administración oral no es posible o está contraindicada.

  5. Vía Transdérmica: los parches transdérmicos pueden contener medicamentos antiespasmódicos que se absorben a través de la piel. Esta vía puede ser utilizada para proporcionar una liberación continua del medicamento durante un período prolongado.

Efectos adversos

Los efectos adversos de los medicamentos antiespasmódicos pueden ser:

  1. Sedación o somnolencia: pueden causar sedación o somnolencia, lo que puede afectar la capacidad del paciente para realizar actividades que requieran atención, como conducir.

  2. Boca seca: la sequedad en la boca es un efecto secundario común de muchos medicamentos antiespasmódicos.

  3. Estreñimiento: algunos antiespasmódicos pueden tener efectos sobre el tracto gastrointestinal, provocando estreñimiento en algunos pacientes.
  4. Visión borrosa: algunos pacientes pueden experimentar visión borrosa como efecto secundario de ciertos antiespasmódicos.
  5. Problemas gastrointestinales: náuseas, vómitos, acidez o malestar gastrointestinal en algunos pacientes.
  6. Mareos o aturdimiento: la sensación de mareo o aturdimiento es otro efecto adverso que puede estar asociado con ciertos antiespasmódicos.
  7. Retención urinaria: en casos raros, algunos antiespasmódicos pueden causar dificultades para orinar debido a la retención urinaria.




Nombres de medicamentos antiespasmódicos

Antiespasmódicos

Los medicamentos antiespasmódicos son utilizados para prevenir o detener las contracciones dolorosas e involuntarias del músculo liso intestinal. Algunos de los nombres de medicamentos antiespasmódicos incluyen:

  1. Mebeverina
  2. Butilhioscina
  3. Hioscina
  4. Dicicloverina
  5. Bromuro de pinaverio
  6. Bromuro de otilonio
  7. Alverina
  8. Fenoverina
  9. Rociverina
  10. Pirenzepina

Autor
  1. Lorena Plazas. Lic. de enfermería. Trabajo propio
Fuentes de información
  1. https://www.tuotromedico.com/medicamentos/medicamentos_antiespasmodicos.htm
  2. https://www.esalud.com/medicamentos-antiespasmodicos/

Última actualización: [22/03/2024]

Medicamentos antiespasmódicos ➡ 
94 / 100
Escala Canadiense

Escala Canadiense

Escala Canadiense La Escala Canadiense que se encuentra en los resultados de búsqueda se refiere a la Escala de Riesgo ...
Raciones para Dieta Hipocalórica

Raciones para Dieta Hipocalórica

Raciones para Dieta Hipocalórica Las dietas hipocalóricas son aquellas que aportan menos calorías de las que nuestro organismo necesita, pero ...
Que es la alimentación hedónica

Que es la alimentación hedónica

Que es la alimentación hedónica La alimentación hedónica se refiere a la ingesta de alimentos por placer y no por ...
Tos nerviosa o tos seca

Tos nerviosa o tos seca

Tos nerviosa o tos seca La tos nerviosa, también conocida como tos seca o psicógena, se caracteriza por ser un ...
Enfermería empírica

Enfermería empírica

Enfermería empírica La enfermería empírica se refiere a una de las formas de conocimiento propuestas por Bárbara Carper en el ...
Maltrato en pacientes vulnerables

Maltrato en pacientes vulnerables

Maltrato en pacientes vulnerables Estrategias para mejorar la detección de signos de maltrato en pacientes vulnerables Las estrategias para mejorar ...
La enfermería como defensora de los derechos del paciente

La enfermería como defensora de los derechos del paciente

La enfermería como defensora de los derechos del paciente La enfermería desempeña un papel fundamental como defensora de los derechos ...
Maximizando tu Potencial Profesional en Enfermería Buenos Aires

Enfermería Buenos Aires®

Enfermería Buenos Aires® "Explorando la Web de Enfermería Buenos Aires: Una herramienta vital para el aprendizaje y desarrollo profesional". Enfermería ...
Herramientas tecnológicas útiles para enfermeras

Herramientas tecnológicas útiles para enfermeras

Herramientas tecnológicas útiles para enfermeras Las enfermeras y los enfermeros pueden beneficiarse de diversas herramientas tecnológicas que facilitan su trabajo ...
Enfermedades por continentes

Enfermedades por continentes

Enfermedades por continentes África Situación geográfica y sanitaria El continente africano es el tercero en extensión a nivel mundial. Su ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.