Entendiendo el papel del tallo del encéfalo | Valiosa información

Valoración de la función del tallo del encéfalo
Advertisements
Advertisements

Contenido

Valoración de la función del tallo del encéfalo

El tallo del encéfalo, también conocido como tronco encefálico, es una parte crucial del sistema nervioso central que conecta la médula espinal con el cerebro. Se encuentra en la base del cerebro y está compuesto por tres estructuras principales; ellas son:

  1. Mesencéfalo (tecto o tectum del cerebro medio).
  2. Protuberancia (puente de Varolio).
  3. Bulbo raquídeo (médula oblonga). Ver Imagen 3.

El tallo del encéfalo desempeña funciones vitales en la regulación de diversas actividades involuntarias del cuerpo, como la respiración, frecuencia cardíaca, control de la presión arterial y la digestión. Además, actúa como un importante centro de tránsito para las vías nerviosas que conectan diferentes partes del cerebro y la médula espinal.

Valoración de la función del tallo del encéfalo
Estructuras principales del tronco encefálico – Imagen 3




En el tronco encefálico se encuentran importantes núcleos y estructuras relacionadas con funciones sensoriales, motoras y de integración. Por ejemplo, el puente de Varolio contiene núcleos que participan en el control de los movimientos oculares, mientras que el bulbo raquídeo regula la respiración y alberga núcleos que están involucrados en funciones como la deglución y el vómito.

El tallo del encéfalo es una parte esencial del sistema nervioso que conecta la médula espinal con el cerebro y desempeña un papel fundamental en el control de numerosas funciones vitales del organismo.

En un paciente inconsciente, se debe valorar la función del tallo del encéfalo evaluando el reflejo oculocefálico (“ojos de muñeca”). Si el paciente tiene una lesión medular cervical, se deberá valorar el reflejo oculovestibular como una alternativa. La prueba del reflejo oculovestibular también puede utilizarse para determinar el estado de la porción vestibular del nervio acústico (NC VIII).

Reflejo oculocefálico

Procedimiento para valorar el reflejo oculocefálico: 

  1. Antes de comenzar; explorar la columna cervical del paciente (no realizar este procedimiento si se sospecha que el paciente tiene una lesión vertebral cervical). Si no hay dicha lesión, proceder.
  2. Colocar ambas manos en cada lado de la cabeza del paciente y usar los pulgares para mantener los párpados ligeramente abiertos.
  3. Mientras se observa los ojos del paciente, girar con rapidez la cabeza de un lado a otro (como se muestra en la Imagen 1) o flexionar y extender con rapidez el cuello.
  4. Observar cómo se mueven los ojos del paciente en relación con el movimiento de la cabeza.
  5. Respuesta normal: que indica un tallo del encéfalo intacto, los ojos se mueven de forma opuesta al movimiento de la cabeza. Por ejemplo, si el cuello está flexionado, los ojos parecen mirar hacia arriba. Si el cuello se extiende, los ojos parecen mirar hacia abajo.
  6. Respuesta anómala: (conocida como “ojos de muñeca”), los ojos parecen moverse pasivamente en la misma dirección que la cabeza, indicando la ausencia del reflejo oculocefálico. Tal respuesta sugiere un daño grave en el tallo del encéfalo a nivel del puente o el mesencéfalo.
Valoración de la función del tallo del encéfalo
Reflejo oculocefálico – Imagen 1

Reflejo oculovestibular

Procedimiento para valorar el reflejo oculovestibular: 

  1. Eleva la cabecera de la cama 30 °.
  2. Con una jeringa grande que tenga un catéter pequeño en la punta, irrigar lentamente el conducto auditivo externo con 20-200 mL de agua fría o agua de hielo (como se muestra en la Imagen 2).
  3. Durante la irrigación, observar los movimientos oculares del paciente.
  4. Respuesta normal: en un paciente con un reflejo oculovestibular intacto, los ojos se desvían hacia el lado que es irrigado con agua fría.
  5. Respuesta anómala: si el paciente está en cierto grado consciente, puede haber nistagmo (movimiento involuntario y rápido del globo ocular) con temblor rápido de los ojos, alejándose del lado que se está irrigando. En un individuo consciente con un estado anómalo, con tan poco como 10 mL de agua de hielo puede producirse la misma respuesta y, además, causar náuseas. En un paciente comatoso con un tallo del encéfalo intacto, los ojos se desvían tónicamente hacia el oído estimulado. La ausencia de movimiento ocular sugiere una lesión del tallo del encéfalo.

    Valoración de la función del tallo del encéfalo
    Reflejo oculovestibular – Imagen 2

Reconocimiento de los cambios pupilares

Técnica

Para el reconocimiento de los cambios pupilares hay que asegurarse de que las pupilas del paciente se contraigan al ser expuestas a la luz y que sus ojos se adaptan al ver objetos a varias distancias. Para ello de debe pedir al paciente que siga nuestro dedo a través de seis posiciones de la mirada:

  1. Superior izquierda
  2. Lateral izquierda
  3. Inferior izquierda
  4. Superior derecha
  5. Lateral derecha
  6. Inferior derecha

Hacer una pequeña pausa antes de movernos de una posición a la siguiente, para valorar en el paciente la presencia de nistagmo (movimiento involuntario del ojo) y su capacidad para mantener la mirada en una posición en particular. Ver imagen 4.

Valoración de la función del tallo del encéfalo
Reconocimiento de los cambios pupilares – Imagen 4

Valoración de la porción sensitiva del nervio trigémino (NCV)

  1. Tocar con suavidad los lados derecho e izquierdo de la frente del paciente con una torunda de algodón, mientras sus ojos están cerrados.
  2. Indicarle que nos avise en qué momento el algodón toca cada área. Comparar la respuesta del paciente en ambos lados.
  3. Repetir la técnica en la mejilla derecha e izquierda, y en los lados derecho e izquierdo de la mandíbula.
  4. Luego repetir todo el procedimiento utilizando un objeto puntiagudo, como la punta de un pasador. Pedir al paciente que describa y compare ambas sensaciones.

Valoración de la función motora del nervio trigémino

  1. Pedir al paciente que apriete los dientes mientras se palpan sus músculos temporal y masetero.

Valoración de porción motora del nervio facial (NC VII)

Para probar la porción motora del nervio facial (NC VII), pedir al paciente que:

  1. Arrugue la frente.
  2. Levante y baje las cejas.
  3. Sonría, mostrando sus dientes.
  4. Infle las mejillas.
  5. Con los ojos del paciente bien cerrados, intentar abrir sus párpados.
  6. Cuando se realiza cada parte de este estudio, observar la simetría.

Valoración de porción sensitiva del nervio facial (NC VII)

La porción sensitiva del nervio facial (NC VII) suministra la sensación del gusto a los dos tercios anteriores de la lengua.

  1. Valorar la sensación del gusto colocando sustancias con distintos sabores sobre la lengua del paciente.
  2. Usar ingredientes como azúcar (dulce), sal (salado), gotas de limón (agrio) y quinina (amargo); entre cada uno, pedir al paciente que se enjuague con agua para retirar el sabor de la sustancia.

Valoración del nervio vestibulococlear (NC VII)

Para valorar el nervio vestibulococlear (NC VIII), primero probar la audición del paciente.

  1. Pedir la paciente que se cubra una oreja. Luego, pararse del lado opuesto y susurrarle algunas palabras. Averiguar si el paciente puede repetir lo que se le dijo.
  2. Probar el otro oído de la misma forma.
  3. Observa al paciente en busca de nistagmo y trastornos del equilibrio.
  4. Prestar atención si refiere que el cuarto “da vueltas” o tiene mareos.

Valoración del nervio glosofaríngeo (NC IX) y el nervio vago (NC X)




Valorar el nervio glosofaríngeo (NC IX) y el nervio vago juntos (NC X), debido a que su inervación se superpone en la faringe:

  • El nervio glosofaríngeo controla la deglución, salivación y percepción del gusto en el tercio posterior de la lengua.
  • El nervio vago es el encargado de la deglución y la calidad de la voz.
  1. Escuchar la voz del paciente.
  2. Luego revisar el reflejo nauseoso tocando con la punta de un abatelenguas la faringe posterior y pidiendo al paciente que abra bien la boca y diga “ah”.
  3. Observar el movimiento ascendente y simétrico del paladar blando y la úvula, así como la posición en la línea media de esta última.

Valoración del nervio accesorio (NC XI)

El nervio accesorio (NC XI) controla los músculos esternocleidomastoideos y la porción alta de los trapecios.

  1. Presionar hacia abajo los hombros del paciente mientras él intenta levantarlos contra esa resistencia.
  2. Fijarse en la fuerza y la simetría de los hombros en tanto se inspecciona y palpa los músculos trapecios.
  3. Para valorar adicionalmente los músculos trapecios, aplicar resistencia de un lado mientras el paciente intenta regresar la cabeza a la línea media.
  4. Observar la fuerza del cuello.
  5. Repetir en el otro lado.

Valoración del nervio hipogloso (NC XII)

  1. Pedir al paciente que saque la lengua.
  2. Buscar cualquier desviación de la línea media, atrofia o fasciculaciones.
  3. Valorar la fuerza de la lengua pidiendo al paciente que la empuje contra su mejilla mientras se le aplica resistencia.
  4. Observar la lengua en cuanto a su simetría.
  5. Valorar el habla del paciente pidiéndole que repita el enunciado: “Tres tristes tigres tragaron trigo en un trigal”.

Entendiendo el papel del tallo del encéfalo


Información del Autor
  1. Plazas Lorena. Enfermera. Trabajo propio.
Referencias bibliográficas
  1. Woodruff David; 2001; Enfermeria del paciente en estado crítico; 4ª edición; Cleveland; Ohio.

Última actualización: 12/04/2024

83 / 100
Temas relacionados
Maestría en Farmacología: Vía Subcutánea
Escala Canadiense

Escala Canadiense: Utilidad, Interpretación y Aplicaciones Clínicas

Escala Canadiense La Escala Canadiense que se encuentra en los resultados de búsqueda se refiere a la Escala de Riesgo ...
Raciones para Dieta Hipocalórica

Raciones para Dieta Hipocalórica

Raciones para Dieta Hipocalórica Las dietas hipocalóricas son aquellas que aportan menos calorías de las que nuestro organismo necesita, pero ...
Que es la alimentación hedónica

Que es la alimentación hedónica

Que es la alimentación hedónica La alimentación hedónica se refiere a la ingesta de alimentos por placer y no por ...
Tos nerviosa o seca: ¿Qué la diferencia de otros tipos de tos?

Tos nerviosa o seca: ¿Qué la diferencia de otros tipos de tos?

Tos nerviosa o tos seca Tos nerviosa o seca: ¿Qué la diferencia de otros tipos de tos? La tos nerviosa, ...
Enfermería empírica

Enfermería empírica

Enfermería empírica La enfermería empírica se refiere a una de las formas de conocimiento propuestas por Bárbara Carper en el ...
Maltrato en pacientes vulnerables

Maltrato en pacientes vulnerables

Maltrato en pacientes vulnerables Estrategias para mejorar la detección de signos de maltrato en pacientes vulnerables Las estrategias para mejorar ...
La enfermería como defensora de los derechos del paciente

La enfermería como defensora de los derechos del paciente

La enfermería como defensora de los derechos del paciente La enfermería desempeña un papel fundamental como defensora de los derechos ...
Maximizando tu Potencial Profesional en Enfermería Buenos Aires

Enfermería Buenos Aires®

Enfermería Buenos Aires® "Explorando la Web de Enfermería Buenos Aires: Una herramienta vital para el aprendizaje y desarrollo profesional". Enfermería ...
Herramientas tecnológicas útiles para enfermeras

Herramientas tecnológicas útiles para enfermeras

Herramientas tecnológicas útiles para enfermeras Las enfermeras y los enfermeros pueden beneficiarse de diversas herramientas tecnológicas que facilitan su trabajo ...
Enfermedades por continentes

Enfermedades por continentes

Enfermedades por continentes África Situación geográfica y sanitaria El continente africano es el tercero en extensión a nivel mundial. Su ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.