Esplenomegalia

Esplenomegalia

Contenido

Esplenomegalia

¿Qué es la esplenomegalia?

La esplenomegalia es un término médico que se utiliza para describir el agrandamiento del bazo, órgano situado en la parte superior izquierda del abdomen, bajo las costillas. Normalmente, el bazo no es palpable ni puede sentirse al tocarlo, pero cuando se agranda debido a diversas condiciones médicas, se vuelve más grande y puede ser detectado mediante examen físico.

Bazo

El bazo es un órgano que forma parte del sistema linfático. El bazo filtra la sangre y mantiene sanos los glóbulos rojos y blancos y las plaquetas. También juega un papel importante en la función inmunológica.

Un bazo normal y saludable mide hasta 12 cm de largo y pesa 70g. Un bazo agrandado puede medir hasta 20 cm de largo y pesar más de 1000g. Varias situaciones pueden causar que el bazo se agrande, incluida la inflamación, el almacenamiento de grasa, la sangre acumulada, los crecimientos benignos o malignos y la sobreproducción de células. Algunas causas son temporales y otras pueden indicar una condición crónica o progresiva.

Las condiciones de salud que pueden afectar el bazo incluyen:

  • Enfermedades de la sangre o del sistema linfático.
  • Infecciones.
  • Cáncer.
  • Enfermedad del hígado.
Esplenomegalia
Bazo

Fisiopatología de la esplenomegalia

La esplenomegalia se clasifica según su mecanismo fisiopatológico en:

  • Congestiva: por sangre acumulada (p. ej., hipertensión portal).
  • Infiltrativa: por invasión de células extrañas al entorno esplénico (p. ej., metástasis, neoplasias mieloides, enfermedades por almacenamiento de lípidos).
  • Inmune: por un aumento en la actividad inmunológica y la subsiguiente hiperplasia (p. ej., endocarditis, sarcoidosis, artritis reumatoide).
  • Neoplásica: cuando las células inmunitarias residentes originan una neoplasia (p. ej., linfoma).

Causas de esplenomegalia

La esplenomegalia no es una enfermedad en sí misma, sino más bien un síntoma de una variedad de trastornos y subyacentes. Algunas de las causas más comunes de esplenomegalia incluyen:

  1. Infecciones: mononucleosis infecciosa, malaria, tuberculosis, endocarditis bacteriana y otras infecciones bacterianas o virales.
  2. Enfermedades del sistema hematológico: anemia hemolítica, leucemia, linfoma y otras enfermedades de la sangre.
  3. Trastornos hepáticos: cirrosis, hepatitis y la enfermedad hepática por almacenamiento.
  4. Enfermedades autoinmunitarias: lupus eritematoso sistémico y la artritis reumatoide.
  5. Trastornos metabólicos: como la enfermedad de Gaucher.
  6. Trombosis venosa (trombosis de la vena porta o hepática): esto conduce a un aumento de la presión vascular que conduce a la esplenomegalia.
  7. Trastornos infiltrativos (sarcoidosis, amiloidosis, enfermedades por almacenamiento de glucógeno).
Temas relacionados  Esclerosis múltiple

Síntomas de esplenomegalia

Los síntomas de la esplenomegalia pueden variar dependiendo de la causa subyacente y la gravedad del agrandamiento del bazo. En algunos casos, especialmente cuando el agrandamiento es leve, es posible que la esplenomegalia no presente síntomas y solo se detecte durante un examen físico de rutina o pruebas médicas por otras razones.

Cuando los síntomas están presentes, los más comunes incluyen:

  1. Dolor o molestias en el área del bazo, que se encuentra en la parte superior izquierda del abdomen. Puede ser un dolor sordo y persistente o una sensación de plenitud.
  2. Sensación de saciedad temprana al comer, incluso con pequeñas cantidades de comida. Incapacidad para comer una comida grande.
  3. Fatiga o debilidad generalizada.
  4. Hipo.
  5. Anemia (disminución del número de glóbulos rojos) que puede manifestarse con palidez, debilidad, mareos y falta de energía.
  6. Facilidad para sangrar o moretones, debido a la disminución de las plaquetas sanguíneas, que son responsables de la coagulación.
  7. Aumento del tamaño del abdomen debido al agrandamiento del bazo.
  8. Infecciones frecuentes debido a la disminución de los glóbulos blancos, que son importantes en la lucha contra las infecciones.

En casos de esplenomegalia grave o avanzada, los síntomas son:

  • Fiebre.
  • Sudoración nocturna.
  • Pérdida de peso inexplicada.
  • Alteraciones en la función hepática.
Temas relacionados  Abstinencia de opiáceos

Diagnóstico de esplenomegalia

El diagnóstico de la esplenomegalia generalmente implica una evaluación médica completa, que incluye:

  1. Historial médico y síntomas: el médico comenzará por recopilar información sobre los síntomas, antecedentes médicos, historial familiar y cualquier otro factor relevante para determinar la causa probable del agrandamiento del bazo.

  2. Examen físico: durante el examen físico, el médico palpará el abdomen para detectar el tamaño y la consistencia del bazo. En condiciones normales, el bazo no es palpable, pero en caso de esplenomegalia, el médico puede sentir un agrandamiento del órgano.
  3. Análisis de sangre: se realizan pruebas de sangre para evaluar diferentes parámetros, como el conteo de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas, así como la función hepática y otras pruebas específicas según la sospecha diagnóstica.
  4. Análisis de médula ósea: consiste en realizar una aspiración de médula ósea y/o una biopsia de médula ósea para evaluar el contenido de células sanguíneas en los tejidos de la médula ósea. Esto puede brindar información sobre cómo está funcionando el bazo e indicar ciertos trastornos.
  5. Imágenes: para confirmar la presencia de esplenomegalia y evaluar su tamaño y estructura, se pueden realizar estudios de imagen como la ecografía abdominal, la tomografía computarizada (TC) o la resonancia magnética (RM). Estas pruebas también ayudarán a descartar otras afecciones abdominales que puedan estar causando los síntomas.
  6. Biopsia: en algunos casos, si la causa de la esplenomegalia no está clara o se sospecha una afección específica, se puede realizar una biopsia del bazo. Durante este procedimiento, se extrae una pequeña muestra de tejido del bazo para su análisis en el laboratorio y obtener un diagnóstico definitivo.

Tratamiento de esplenomegalia

El tratamiento de la esplenomegalia surge de la causa subyacente que está provocando el agrandamiento del bazo. La esplenomegalia en sí misma no es una enfermedad, sino un síntoma de otras afecciones médicas. Por lo tanto, el enfoque terapéutico se dirigirá principalmente a tratar la causa subyacente.

Temas relacionados  Desequilibrio electrolítico - Acciones de enfermería

Algunas opciones de tratamiento pueden incluir:

  1. Tratamiento médico: si la esplenomegalia es el resultado de una infección, enfermedad hematológica o trastorno autoinmunitario, se puede recetar medicación específica para tratar la causa y reducir el agrandamiento del bazo.
  2. Terapia para enfermedades hepáticas: si la esplenomegalia está relacionada con problemas hepáticos, el tratamiento se centrará en abordar la enfermedad hepática subyacente.
  3. Terapia de reemplazo en enfermedades metabólicas: en casos de esplenomegalia causada por trastornos metabólicos, se puede utilizar terapia de reemplazo enzimático u otros enfoques para controlar la afección.
  4. Tratamientos específicos para enfermedades malignas: si la esplenomegalia es consecuencia de un cáncer, como leucemia o linfoma, se pueden requerir tratamientos específicos, como quimioterapia, radioterapia o cirugía, según el tipo y la etapa de la enfermedad.
  5. Esplenectomía: en situaciones excepcionales y cuando otros tratamientos no son efectivos o no son posibles, se puede considerar la extirpación quirúrgica del bazo (esplenectomía). Sin embargo, esta opción solo se emplea en casos bien justificados debido a que el bazo cumple funciones importantes en el sistema inmunológico y la filtración de la sangre.

Es importante resaltar que la esplenomegalia no siempre predominante tratamiento directo si no está causando síntomas significativos o no se asocia a condiciones graves. En tales casos, el médico puede optar por observar cuidadosamente al y realizar seguimientos periódicos.

Esplenomegalia
Bazo agrandado

Información del Autor
  1. Plazas Lorena. Enfermera. Trabajo propio.
Referencias bibliográficas
  1. Willis Laura; 2018; Anatomía y fisiologia; 5ª edicion; Colección Lippincott; Ohio.

Última actualización: 25/01/2024

93 / 100

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.