Espectro de Autismo y cuarentena

La Organización Colegial de Enfermería, en colaboración con la Asociación Española de Enfermería de Salud Mental (AEESME), han elaborado una infografía con las principales pautas a seguir para mitigar en la medida de lo posible el cambio de rutinas.

Vivir la cuarentena

El confinamiento en casa, derivado de las medidas de prevención para hacer frente a la infección por COVID-19, es una situación excepcional que, sin duda, altera la dinámica y la rutina de cualquier familia. Si a esto se añade que alguno de sus miembros padece algún Trastorno del Espectro Autista (TEA), ello puede provocar alteraciones emocionales o de conducta de estos niños que hay que saber gestionar.

Estos trastornos tienen un origen neurobiológico que afecta a la configuración del sistema nervioso y al funcionamiento cerebral, por lo que, aunque hay una gran variabilidad de síntomas, las dificultades de comunicación, así como la falta de flexibilidad del pensamiento hace que quienes padecen alguno de estos trastornos necesiten una rutina muy marcada en su día a día.

Materiales para sobrellevar la cuarentena

La aparición del coronavirus y la limitación de la movilidad ha generado multitud de problemas a niños con TEA y sus familias y una necesaria adaptación. Lo primero que deben asumir las familias es que esta situación, que ya es estresante de por sí para todos, en estos niños puede generar alteraciones emocionales o de conducta y es algo perfectamente normal.

La adaptación a los cambios es difícil, pero los niños deben saber qué es lo que pasa y por qué de repente su vida ha cambiado. Se le debe explicar sin dramatismos e informarles que es algo transitorio y temporal, quizá a través de pictogramas o cuentos. Algunos materiales y consejos que ayudarán son:

  • Pictogramas: tabla de rutinas en forma de agenda visual.
  • Cuentos.
  • Lavado de manos: como si se tratara de un juego.
  • NO a las malas noticias: sobreinformación sobre el coronavirus de los medios.
  • Identificar 3 cosas que fueron positivas o buenas en el día: ejemplos: “El sol brillaba”, “Los pájaros cantan porque ya es primavera”, “La sopa estaba sabrosa”.
  • Poner la mesa.
  • Dar de comer a la mascota.

Rutinas

Dado que en estos niños las rutinas son tan importantes, otra de las recomendaciones que se establece es intentar mantener todas las que sean posibles, así como los adecuados ritmos de sueño y alimentación.

Se puede aprovechar para que aprendan cosas nuevas y mejorar su autonomía personal dentro del entorno del hogar, a la vez que toman conciencia del paso del tiempo. Esto les ayudará a motivarse y disminuir la tendencia a la desidia, apatía y pasividad.

Conductas de regulación emocional

Permitirles conductas de regulación emocional como:

  • Saltar.
  • Movimientos repetitivos con objetos.
  • Juegos sensoriales.
  • Montar circuitos en casa.

El permitirles estas conductas de regulación emocional para la regulación física también les ayudará a autorregularse física y emocionalmente. Siempre manteniendo las debidas precauciones de seguridad. Además de prepararlos también para después, intentando anticipar la transición de forma paulatina, para no desestabilizar a los niños.

Las familias deben saber que en caso de necesitar asistencia sanitaria deben llamar por teléfono y no acudir a los centros sanitarios, hay muchos terapeutas, profesionales de la salud, psicólogos que ofrecen apoyo telefónico, tanto a los niños como a su familia, y en el caso de requerirse cuidados más especializados también es posible realizar visitas domiciliarias, para evitar en la medida de lo posible acudir a los hospitales o centros de salud.

Información del Autor
  1. Plazas Lorena. Enfermera registrada. Trabajo propio.
Referencias bibliográficas
  1. Consejo General de Enfermeria, Departamento de Comunicación, 2020, Madrid, España. Disponible en:  https://www.consejogeneralenfermeria.org/covid-19

Última actualización: [07/04/2020]