Tipos de enemas

Última modificación el 30/07/2020 por Lorena Plazas

En este articulo les comentare los tipos de enemas que pueden utilizarse por motivos preventivos o terapéuticos.

Introducción

Una enema es la introducción o instilación de una Solución Acuosa en el interior del Recto o Colon Descendente, con distintos propósitos preventivos o terapéuticos.

Los enemas son específicamente útiles e importantes para 4 motivos terapéuticos:

  • Aliviar el Estreñimiento estimulando el peristaltismo (movimiento del intestino). Para extraer el contenido intestinal cuando la persona no puede defecar de manera natural y por si misma.
  • Ablandar heces y lubricar recto y colon.
  • Limpiar el recto y colon como preparación de procedimientos diagnósticos, Partos o procedimientos diagnósticos por Imagen como por ejemplo las Colonoscopias, quizás sea este el enema más popular en la actualidad en la Medicina Moderna.
  • Administrar Medicamentos, fluidos y/o nutrientes.

El término “Enema” también da nombre al utensilio con que se realiza el procedimiento e incluso a la acción misma de introducir la solución acuosa en el organismo.

Tipos de Enemas

Se pueden distinguir varios tipos de enemas según su origen, enemas Naturales o enemas de Uso Profesional según el objetivo y que se trata de conseguir.

Existen 2 tipos de enemas: Enema de limpieza o evacuante y Enemas de retención.

1.Enemas de limpieza o evacuante

Se administra con la finalidad de vaciar el recto y colon de heces. Actúan, en primer lugar, estimulando el peristaltismo a través de la irritación del colon y el recto y la distensión por volumen.

Este enema es uno de los más utilizados. En función de su composición existen varios tipos:
Agua jabonosa, enema salino, tipo Enemol con solución hipertónica, de glicerina, etc.

Composición general de las enemas:

  • Solución de agua y sal (media cucharadita por litro).
  • Agua y glicerina (80 gramos por litro de agua)
  • Agua con aceite (cuatro cucharadas por litro).
  • Agua jabonosa.
  • Agua pura.
  • Solución de lactulosa (enema de Duphalac).
  • Solución de fosfato monosódico monohidrato, fosfato bisódico y agua.

Se trata de un preparado comercial. La cantidad a introducir en un adulto es de 250 cc y de 80 cc en un niño.

Cantidad:

Para provocar la distensión del intestino grueso es suficiente entre 500 y 1500 ml de líquido, cuando se trata de un enema no preparado comercialmente.

Temperatura: solución líquida templada a 37 ºC.

Tiempo: aconsejable una retención de cinco a diez minutos.

Indicaciones:

  • Caso de estreñimiento.
  • Antes de una exploración radiológica del recto.
  • En cirugía (preoperatorio).
  • Antes y después del parto.
  • Después de la extracción de un fecaloma.
  • Para obtener una muestra de heces.
  • Antes de practicar un enema alimenticio o medicamentoso.

Contraindicado:

  • Apendicitis
  • Peritonitis
  • Traumatismo intestinal reciente
  • Obstrucción intestinal.

Materiales necesarios:

  • Depósito, tubo de caucho y espita. La altura del depósito va a condicionar la velocidad de la irrigación (cuanto más alto más velocidad).
  • Sonda rectal.
  • Hule para proteger la cama, pañal.
  • Papel higiénico.

Los enemas evacuantes son los más comunes, generalmente no se retiene el líquido en el recto más allá de 2-3 minutos, transcurridos los cuales el paciente defecará la solución acuosa junto a materia fecal, gases, etc.

Estos enemas son los más simples y con ellos se busca la limpieza del recto y colon descendente. Típico para tratar un estreñimiento ocasional.

Enema evacuante

Dentro de los enemas de limpieza o evacuante se encuentran:

a)Enema carminativo

Se usa para facilitar la expulsión de gases intestinales. También es conocido como Lavativa de Harris. Irriga la parte inferior del colon y recto para aliviar la distensión abdominal producida por los gases.

b)Enema antiséptico

Con principios activos que destruyen gérmenes y bacterias.

c)Enema de Murphy

Cuando se habla del goteo de Murphy, es importante aclarar que desde el punto de vista médico, corresponde más a una proctoclisis o rectoclisis que a un enema.

En la proctoclisis se infunden grandes volúmenes a través del recto a velocidad lenta.

Los enemas, que pueden tener intenciones diagnósticas o terapéuticas, suelen administrarse en dosis única a velocidad rápida.

Los equipos utilizados también son diferentes así como el conocimiento para llevarlo a cabo.Es un procedimiento clínico en el cual se inserta una sonda en el recto del paciente a través de la cual se administran soluciones y medicamentos.

También puede entenderse como el equipo utilizado para dicho procedimiento e incluso algunos autores le atribuyen este epónimo a una de las mezclas infundidas.

A diferencia de la mayoría de los otros enemas existentes, este no tiene la intención de favorecer la evacuación del intestino o la defecación.

El propósito del enema de Murphy es la administración de tratamientos por el recto cuando no está disponible otra vía alternativa, aprovechando la gran capacidad de absorción de la mucosa intestinal.

Se le conoce por el nombre de goteo de Murphy. Este término se prefiere en ocasiones para distinguirlo de los enemas tradicionales y porque su uso se asemeja más a la clásica infusión de medicamentos o soluciones por vía intravenosa, la cual se ordena en conteo de gotas por minuto.

Preparación y materiales:

    • 1 litro de leche
    • 2 Cucharadas soperas de miel
    • 50 cc de agua oxigenada
    • Guantes
    • Impermeable
    • Salea o toalla
    • Pañal
    • Chata
    • Lubricante hidrosoluble

d)Enema emoliente

Cuya finalidad es lubricar y proteger la mucosa intestinal.

e)Enema antihelmíntico

Destruye ciertos parásitos que se alojan en el intestino.

f)Enema oleoso

Los enemas oleosos tiene como objetivo ablandar las heces y facilitar la deposición.

g)Enema de jabón

Pertenece al grupo de enemas naturales.

Su ingrediente principal es el jabón líquido o una combinación de jabones líquidos mezclados en 1 litro de agua.

La mezcla compuesta entre los jabones y el agua debe estar a una temperatura de entre 35 y 37Cº grados en el interior de una bolsa específica donde el contenido no debe superar 1,3 litros para este uso con el objetivo de ablandar las heces.

Este tipo de enemas con jabón ha sido utilizado para perder peso como método de adelgazamiento agresivo, lo cual estaría desaconsejado desde el punto de vista de enfermería.

2.Enemas de retención

Con este tipo de enema, el paciente tiene que retener el líquido introducido por vía rectal por un periodo no inferior a treinta minutos.

Retener el líquido introducido por vía rectal por un periodo no inferior a treinta minutos.

Generalmente estos enemas están compuestos por sustancias hipertónicas, con lo que se produce una distensión abdominal por irritación de la mucosa y la urgencia por defecar.

Para evitar una distensión aún mayor se recomienda estimular el vaciamiento de la vejiga del paciente.

Dentro de estas se encuentran:

a)Enema oleoso o emoliente

Lubrifica el recto y colon sigmoideo, reblandece las heces y protege la mucosa intestinal.
Aceite de oliva puro.

Cantidad: de 150 a 200 ml, no superando esta cantidad se evita la distensión del intestino.

El aceite se debe encontrar a la temperatura indicada con anterioridad, es decir, de 37 ºC.

Indicaciones: Estreñimiento crónico, hemorroides o si existe un fecaloma (masa o colección de heces endurecidas o parecidas al cemento en los pliegues del recto).

En este último caso, se suele aplicar el enema oleoso la noche anterior, y al día siguiente se administra un enema de limpieza. En el caso de que exista un fecaloma se puede intentar, en primer lugar, partirlo o extraerlo mediante un tacto rectal.

Fecaloma

b)Enema medicamentoso

Consiste en la introducción del tratamiento médico a través del recto. Está indicado en todas aquellas situaciones en las que la vía oral no puede o no debe ser empleada y el medicamento no no puede ser administrado por otra vía distinta a la oral y rectal.

La mucosa rectal tiene un gran poder de absorción y los medicamentos, al atravesarla, se incorporan a la sangre.

Cantidad:  de solución medicamentosa será como máximo 180 ml.

El enema medicamentoso puede ser: estimulante, anestésico, laxante, antiséptico, sedante y antihelmíntico (utilizado para expulsar o destruir las lombrices intestinales).

Siempre que se vaya a poner un enema de este tipo se debe de aplicar antes otro de limpieza.

De esta forma se consigue que el intestino se encuentre limpio de materias fecales y se absorban sin dificultad los fármacos a introducir.

c)Enema alimenticio

Consiste en la introducción de sustancias nutritivas por vía rectal, las cuales serán absorbidas por la mucosa del recto. Está indicado cuando no se puede utilizar la vía oral y parenteral para introducir alimentos en el organismo.

El alimento a introducir debe ser líquido y no exceder de 180 ml.
Es imprescindible administrar previamente un enema de limpieza.

Indicado cuando no se puede utilizar la vía oral y parenteral para introducir alimentos en el organismo.

d)Enema opaco o baritado

Se emplea para poder realizar un estudio radiológico completo del intestino con finalidad diagnóstica gracias a que el bario es un elemento opaco a los rayos X.

Por tanto, al introducir el bario se obtiene en la radiografía una imagen clara del intestino facilitando el diagnóstico de diversas patologías. Suele ir precedido de un enema de limpieza.

Procedimiento con enema de bario. El paciente se acuesta en una camilla de rayos X, se le inserta el bario líquido por el recto el cual fluye hasta el colon. Se toman radiografías en busca de anomalías.

Otros tipos de enemas

Microenema

El Microenema es el primer tipo de enema doméstico de fácil administración y de bajo riesgo al ser administrado con una cantidad pequeña de solución acuosa de unos 135 ml. La solución contiene fosfato monosódico 10 g% y fosfato de sodio 8 g%.

Este formato auto-administrable sería la primera recomendación antes de administrar un enema más sofisticado ya que en muchas ocasiones se puede resolver un problema de estreñimiento con un Microenema sencillo tipo Enemol.

Está constituido por una pequeña solución medicamentosa (135ml) profesional y una cánula aplicadora lubricada con capuchón protector y guantes desechables, todo como para la administración por la misma persona.

Enemol

Técnica general para colocar enemas

  • Preparar el equipo completo de acuerdo a la prescripción del enema.
  • Explicar al paciente lo que se le va a realizar.
  • La habitación donde se vaya a realizar el procedimiento mantenga una temperatura  agradable.
  • Si se tratase de un enema jabonoso debe prepararse mezclando en un recipiente agua y jabón , y purgar el sistema de irrigación retirando el aire del circuito. La solución debe prepararse a una temperatura de 37 ºC
  • Colocarse los guantes.
  • Poner la salea, impermeable o pañal debajo del paciente
  • Colocar al paciente en posición de Sims (decúbito lateral izquierdo con la rodilla derecha flexionada).
  • Cubrir el cuerpo con salea o la toalla. Cuidar la privacidad lo máximo que se pueda.
  • Lubricar la sonda ó cánula rectal.
  • Purgar el prolongador con la solución a administrar, pinzar el mismo para evitar que le entre aire nuevamente.
  • Levantar la nalga superior y visualizar el orificio anal, insertar la cánula suave y lentamente en el recto, dirigiéndolo hacia el ombligo. (Recordar la inserción lenta previene el espasmo del esfínter).
  • Insertar la sonda de 7 a 10 cms en el adulto, si se encuentra resistencia del esfínter interno, solicitar al paciente que realice una respiración profunda e instilar una pequeña cantidad de solución a través de la sonda para relajar esfínter.
  • Si la resistencia persiste no forzar, dar aviso al responsable de servicio ó médico tratante.
  • Elevar el contenedor de la solución no más de 50 cm desde el borde de la cama, para permitir el flujo del líquido.
  • Si es una solución descartable, comprimir el pomo con la mano.
  • Administrar la solución lentamente, si el paciente refiere dolor disminuir el flujo o cortar el proceso durante 30 segundos.
  • Reiniciar nuevamente el proceso muy lento.
  • Una vez administrada toda la solución, aconsejar al paciente para que retenga el enema el máximo de tiempo para mayor efecto.
  • Si es necesario dejar al paciente un tiempo prudencial solo para que evacúe, si está en cama.
  • Si el paciente deambula ayudarlo a que pueda llegar al baño.
  • Registrar en hoja de Enfermería tipo y tiempo de retención de la solución, cantidad, color, consistencia del material obtenido, alivio de flatulencia y distensión abdominal.
  • Firmar registro con fecha, hora,  nombre y Nº. matricula
Posición de Sims (decúbito lateral izquierdo con la rodilla derecha flexionada).
Información del autor

Fuentes consultadas:

  1. Jaime Ribas Escalera. Enfermero en Barcelona y Coordinador de todos los servicios de Enfermeria de España. Moderador del Blog de Enfermera.io
  2. http://www.gador.com.ar/mercados-internacionales/enemol-2/imagen
  3. Tremayne, Vincent (2009). Proctoclysis: emergency rectal fluid infusion. Nursing Standard, 24(3): 46-48.
  4. Cosiani Bai, Julio César (2000). Enemas especiales: goteo de Murphy. Conocimientos Fundamentales Para el Manejo Primario del Anciano, Unidad Práctica Nº1, 173-174.
  5. Tricañir, Magdalena (2006). Enema por goteo o de Murphy. Biblioteca Popular Hospitalaria Dora seña, 58-60. Recuperado de: hospitaltrelew.chubut.gov.ar
  6. Guillermo Bustos, Pedro (2006). Enfermedad Inflamatoria Intestinal. Guías y Pautas en medicina Interna, Parte 2. Recuperado de: portalesmedicos.com
  7. Merchant, Brian (2014). Rectal Feeding: The Antiquated Medical Practice the CIA Used for Torture. Recuperado de: motherboard.vice.com
  8. Wikipedia (2017). Murphy Drip. Recuperado de: en.wikipedia.org
  9. Lorena Plazas. Licenciada en enfermeria. Trabajo propio
  10. https://hemorroides.club/fecaloma-coprolito/imagen
  11. https://www.cancer.gov/espanol/publicaciones/diccionario/def/enema-de-bario. Imagen

Última actualización: [ 30/07/2020 ]