Cirugía refractiva con implante de lentes ICL – Bye gafas !

Última modificación el 19/09/2020 por Lorena Plazas

La oftalmología, como cualquier ciencia, experimenta continuos cambios. A lo largo de finales del siglo pasado y principios de este, las nuevas tecnologías de prevención, los avances en el diagnóstico y la aparición de nuevas técnicas quirúrgicas han dado un enfoque positivo, dinámico, multicausal y social a la disciplina, lo que ha planteado una nueva cultura de la salud visual.

¿Qué es la cirugía refractiva con implante de lente intraocular?

La cirugia refractiva de lentes ICL es una técnica de última generación con la que se obtienen resultados inmediatos y excelentes. Consiste en una intervención mínimamente invasiva, donde se introduce una lente intraocular flexible entre el iris y el cristalino; precisamente delante del cristalino; por una incisión inferior a 3 mm. Es decir; se implantan lentes fáquicas o pseudofáquicas para corregir defectos refractivos (miopía, hipermetropía y astigmatismo). 

El procedimiento se realiza con anestesia tópica en gotas; es indoloro, con una duración aproximada de 10 minutos en cada ojo. No requiere ingreso hospitalario. No se practica ningún tipo de sutura y la recuperación es muy rápida.

¿Para qué pacientes está indicada la cirugia refractiva?

La cirugía refractiva con lentes intraoculares ICL fáquicas está indicada en pacientes con un alto grado de hipermetropía, para corregir astigmatismos altos y cuando la miopía es alta o existe contraindicación para la aplicación de láser en las capas superficiales o internas de la córnea (Lasik) o para la implantación de anillos intracorneales. Está indicada para aquellas personas que desean prescindir de la corrección óptica.

Indicación:

  • Pacientes jóvenes (entre 21 y 40 años).
  • Hipermetropía de alto grado.
  • Presbicia.
  • Astigmatismo elevado.
  • Miopía avanzada.
  • Córneas delgadas.
  • Visión baja.
  • Contraindicación en la aplicación de láser en las capas superficiales o internas de la córnea (Lasik).
  • Implantación de anillos intracorneales.
  • Mejora la calidad de visión y constituye un proceso totalmente reversible, estos factores hacen que muchos pacientes se inclinen por esta opción.

Cuidados antes de la intervención

  • Se recomienda hacer un reposo relativo durante los tres días previos a la intervención (solo evitar esfuerzos).
  • No usar maquillajes.
  • No utilizar lentes de contacto.
  • Higienizar normalmente los párpados y pestañas.

Procedimiento

La lente ICL permite implantar una lente intraocular según los siguientes 10 pasos:
  1. Desinfectar la zona operatoria.
  2. Preparar el campo quirúrgico y proceder a la anestesia de la zona mediante el uso tópico de gotas.
  3. Colocar la lente ICL en un inyector capaz de hacer pasar la lente por una incisión de 2,8 mm.
  4. Introducir una cánula con solución anestésica en la cámara anterior.
  5. Luego, colocar una sustancia densa (ácido hialurónico) con la finalidad de mantener la cámara anterior y así poder maniobrar con seguridad.
  6. Colocar el inyector sobre el borde de la incisión para inyectar la ICL en el interior del ojo.
  7. Con ayuda de un manipulador se sitúa la ICL en la posición deseada con los hápticos detrás del iris.
  8. Limpiar los posibles restos mediante una cánula de irrigación-aspiración conectada al facoemulsificador.
  9. Autosellar las incisiones. Sin necesidad de suturas.
  10. Instilar gotas de antibiótico y antiinflamatorio.

Cuidados post cirugia

El tipo de lentes que se implantan no se degradan y los materiales que se usan son siempre biocompatibles, por lo tanto, no existe ninguna reacción del organismo hacia ellos.

  • Es importante no frotarse los ojos.
  • Higienizar la cabeza y cara con jabones neutros ( recomendables los jabones suaves utilizados para los bebés).
  • Secar el ojo con precaución y suavidad.
  • Utilizar gafas de sol para salir a la calle, especialmente durante las primeras semanas tras la operación. No solo sirven para proteger el ojo, sino que evitan el deslumbramiento, algo frecuente tras la intervención.
  • Durante los primeros cinco días es recomendable no dormir boca abajo.
  • No maquillarse los ojos durante 1 mes.
  • Llevar una vida normal.

Tratamiento post cirugia

El tratamiento consiste en la colocación de colirios recetados por el oftalmólogo. Pasos para tener en cuenta:

  • Lavar cuidadosamente las manos antes de colocar el colirio en el ojo.
  • Pueden utilizarse dos clases de colirios al mismo tiempo, solo se debe esperar un minuto entre ambas aplicaciones.
  • Una vez empezado, no corresponde utilizar el colirio durante más de cuatro semanas. Considerar comprar un nuevo frasco.
  • Algunos colirios deben conservarse en la nevera (las indicaciones se pueden encontrar en el envoltorio del producto).
  • Se aconseja dejar transcurrir unos días entre la intervención de un ojo y otro.
  • La recuperación tras la cirugía es rápida. En la mayoría de los casos no transcurren más de dos días hasta la recuperación del paciente.
  • Es importante no frotarse los ojos.
  • Llevar una vida normal.

Recomendaciones

  • Llevar el ojo destapado.
  • No tapar el ojo, aunque resulte más cómodo.
  • El riesgo de infección aumenta con un ojo tapado.
  • El oftalmólogo puede recomendar utilizar un oclusor por la noche.

Fuente bibliográfica 
  1. https://www.martinezdecarneros.com/lentes-icl/
Información del autor
  1. Plazas Lorena. Enfermera. Elaboración de artículo para el blog Enfermeria        Buenos Aires.

Última actualización: [ 17/09/2020 ]