Síndrome de aspiración meconial

Última modificación el 20/01/2020 por Lorena Plazas

Concepto de Meconio

El síndrome de aspiración meconial puede ocurrir antes del parto o durante éste, cuando el recién nacido aspira una mezcla de meconio y líquido amniótico (el líquido en que flota dentro del saco amniótico).

El meconio son las primeras deposiciones que hace el bebé. Se trata de unas heces pegajosas, densas y de color verde oscuro que suelen expulsarse dentro del vientre materno al principio del embarazo y nuevamente durante los primeros días de vida extrauterina.

El meconio inhalado puede obstruir parcial o completamente las vías respiratorias del bebé.

A pesar de que el aire puede pasar a través del meconio que ha entrado en las vías respiratorias del recién nacido al inspirar, el meconio se queda atrapado a las paredes de las vías respiratorias cuando el bebé espira. Y el meconio aspirado irrita las vías respiratorias y dificulta la respiración.

El síndrome de aspiración meconial puede afectar a la respiración del bebé de formas diferentes:

  • Irritación química del tejido pulmonar
  • Obstrucción de las vías respiratorias por el tapón de meconio
  • Infección
  • Inactivación del tensioactivo (surfactante) por el meconio (el tensioactivo es una sustancia natural que ayuda a los pulmones a expandirse).

La gravedad del síndrome de aspiración meconial dependerá de:

  • Cantidad de meconio inhalado
  • Estado de salud del bebé 
  • Afecciones que pudiera padecer previamente
  • Haber contraído alguna infección dentro del útero
  • Posmadurez (cuando un bebé supera las 42 semanas de gestación).

Por lo general, cuanto más meconio inhala un bebé, más grave es el trastorno.

Normalmente, el meconio sube y baja solamente por la tráquea (la porción superior de las vías respiratorias) cuando hay actividad respiratoria en el feto.

El meconio puede llegar hasta los pulmones cuando el bebé inhala en el vientre materno o en las primeras bocanadas posteriores al parto.

Los bebés suelen inhalar cuando algún problema (por ejemplo, una infección o la compresión del cordón umbilical) hace que tengan dificultades para obtener suficiente oxígeno dentro del vientre materno.

Incidencia

Aunque entre el 6% y el 25% de los bebés tienen el líquido amniótico manchado de meconio, no todos los bebés que eliminan meconio durante las fases de dilatación y expulsión del parto sufren el síndrome de aspiración.

De los bebés que expulsan el meconio durante el parto o cuyo líquido amniótico está teñido de meconio, entre el 2% y el 36% inhalan meconio dentro del útero materno o bien en la primera respiración extrauterina.

Los bebés que nacen con el líquido amniótico manchado de meconio, el 11% presenta algún grado de síndrome de aspiración de meconio.

Causas

Se suele relacionar con el sufrimiento fetal. El sufrimiento fetal puede estar provocado por problemas durante el embarazo, como las infecciones, o por las dificultades que surgen durante el parto.

Cuando un bebé experimenta sufrimiento fetal puede:

  • Sufrir hipoxia (reducción del aporte de oxígeno), lo que puede provocar incremento de la actividad intestinal
  • Incrementar de la actividad intestinal
  • Relajación del esfínter anal (la válvula muscular que controla el paso de las heces por el ano), con la consiguiente expulsión de meconio en el líquido amniótico donde flota el bebé.

La expulsión de meconio durante el parto no siempre se asocia a sufrimiento fetal. En algunas ocasiones, bebés que no muestran indicios de sufrimiento fetal durante el parto expulsan meconio antes de nacer.

En cualquier caso, si el bebé inhala meconio, es posible que desarrolle un síndrome de aspiración de meconio.

Factores de riesgo 

  • Parto difícil
  • Edad gestacional avanzada (o post maduridad)
  • Madre fumadora, diabetes, hipertensión, enfermedad respiratoria o cardiovascular crónicas
  • Complicaciones relacionada con el cordón umbilical
  • Escaso crecimiento intrauterino

La prematuridad no es un factor de riesgo. De hecho, el síndrome de aspiración de meconio es muy poco frecuente en bebés de menos de 34 semanas de edad gestacional.

Prevención

Si una mujer embarazada, al romper bolsa, constata que su líquido amniótico es de color verde oscuro o contiene manchas o vetas de este color, todo indica la presencia de meconio, y es muy importante que informe al médico al respecto.

Los médicos utilizan la monitorización fetal durante el parto para observar la frecuencia cardíaca del bebé, por si este presenta signos de sufrimiento fetal.

En algunos casos los médicos pueden recomendar la amnioinfusión (infusión de solución salina en la cavidad amniótica), para eliminar el meconio del saco amniótico antes de que el bebé pueda inhalarlo durante el parto.

El síndrome de aspiración de meconio es una complicación del parto que puede asustar a los padres pero en la mayoría de los casos no es grave.

En todos los partos se utiliza la monitorización fetal, y los médicos prestan mucha atención a cualquier signo que podría indicar que el bebé ha aspirado meconio.

Si un bebé aspira meconio durante el parto, el tratamiento se aplica inmediatamente.

Signos y síntomas

En el momento del nacimiento probablemente el médico detectará uno o más síntomas del síndrome de aspiración de meconio, incluyendo:

  • Restos de meconio, es decir, manchas o vetas de color verde oscuro en el líquido amniótico
  • Piel azulada (cianosis) o verdosa (debido a las manchas de meconio) en el recién nacido
  • Problemas respiratorios, incluyendo respiración rápida (taquipnea), respiración dificultosa o suspensión de la respiración (apnea) en el recién nacido
  • Baja frecuencia cardíaca (bradicardia) en el bebé antes de nacer
  • Baja puntuación en la escala Apgar (la escala Apgar es una prueba a que se someten todos los recién nacidos inmediatamente después de nacer en la que les evalúan el color, la frecuencia cardíaca, los reflejos, el tono muscular y la respiración)
  • Flacidez
  • Postmaduridad (signos de que el bebé ha nacido con retraso, como uñas largas)

Diagnóstico

  • Si se cree que un bebé ha inhalado meconio, el tratamiento empezará durante el parto.
  • Si el bebé tiene dificultades para respirar, el neonatólogo le introducirá un laringoscopio en la tráquea para extraerle cualquier resto de meconio.
  • Probablemente también le auscultará el pecho en busca de los sonidos típicos de los bebés con síndrome de aspiración meconial.
  • Es posible que el médico solicite algunas pruebas como:
  1. Análisis de gases sanguíneos, que ayuda a determinar si un bebé está obteniendo suficiente oxígeno.
  2. Radiografía de tórax para detectar los parches o vetas en los pulmones propios de los bebés con síndrome de aspiración meconial.

Tratamiento

La aspiración de rutina de los recién nacidos que nacen con líquido amniótico teñido de meconio aún no ha sido demostrado que mejore los resultados.

Se realiza la aspiración si la respiración del recién nacido aparece obstruida.

Signos para intubar y aspirar

  • Recién nacido no vigoroso en el momento del parto, (hipotonía muscular)
  • Esfuerzo respiratorio ausente o deprimido
  • Bradicardia (< 100 latidos/min)

Intubación 

Se mantiene la aspiración mientras se retira el tubo endotraqueal. Están indicadas la re intubación y la presión positiva continua en la vía aérea en caso de dificultad respiratoria persistente, seguida de ventilación mecánica e ingreso en la UCI neonatal según sea necesario.

La ventilación con presión positiva aumenta el riesgo de síndrome de fuga de aire pulmonar, la evaluación regular (incluidas exploración física y radiografía de tórax) es importante para detectar esta complicación, que debe investigarse de inmediato en cualquier recién nacido intubado cuya tensión arterial, perfusión o saturación deO2 empeoren en forma súbita. 

Los tratamientos adicionales pueden consistir en agente tensioactivo para los recién nacidos ventilados en forma mecánica con altos requerimientos de O2, que puede reducir la necesidad de oxigenación por membrana extracorpórea, y antibióticos (por lo general, ampicilina y un aminoglucósido).

El óxido nítrico inhalatorio en 20 ppm y la ventilación de alta frecuencia son otros tratamientos a los que se recurre si sobreviene hipoxemia resistente; estos también pueden reducir la necesidad de OMEC.

Procedimientos indicados

  • Aspiración en el nacimiento antes de la primera respiración

  • Intubación endotraqueal según sea necesario
  • Ventilación mecánica según sea necesario
  • O2 suplementario según sea necesario
  • Antibióticos IV
Recién nacido cubierto de meconio, y su placenta

Información del autor

  1. Enfermeria Buenos Aires
  2. Lorena Plazas, licenciada en enfermería. Trabajo propio

Última actualización: [20/01/2020]