El uso de Cannabis ¿Realmente quita los dolores?

El dolor es una experiencia sensorial o emocional desagradable, asociada a daño tisular real o potencial, tiene una alta prevalencia y un gran impacto individual, familiar, laboral, social y económico. Entre los tratamientos para el dolor se encuentran los AINES, opioides, corticoides y en los últimos años se han posicionado los cannabinoides como una opción terapéutica a considerar en los pacientes con dolor.

En este articulo desarrollaré en que consiste el tratamiento del dolor por medio del cannabis, como así también una orientación para pacientes y familiares que estén buscando esta alternativa. Antes de comenzar les dejo un portal sumamente interesante:  www.medicalcanabiz.com; donde encontrarán una infinidad de artículos, opiniones y comparativas sobre el uso de cannabis medicinal y legal.

Dolor

El dolor es definido por la IASP (International Asociation for the Study of Pain) como «una experiencia sensorial o emocional desagradable, asociada a daño tisular real o potencial, o bien descrita en términos de tal daño». El dolor se clasifica según:

  • Tiempo de evolución: agudo y crónico.
  • Etiopatogenia: nociceptivo visceral o somático, neuropático central o periférico y psicógeno.

Debido a su naturaleza multidimensional, el abordaje del tratamiento del dolor crónico requiere de un modelo de intervención multifactorial que comprende medidas farmacológicas y psicoterapéuticas. La escalera analgésica de la Organización Mundial de la Salud (OMS), introducida en 1986, identifica los siguientes fármacos:

  • Opiáceos: fármaco principal para el dolor asociado a cáncer moderado – severo.
  • Antiinflamatorios no esteroideos (AINEs).
  • Corticoesteroides.
  • Anticonvulsivantes.
  • Antidepresivos.

Desafortunadamente, una minoría de pacientes, entre el 10% y el 20%, siguen experimentando dolor significativo a pesar del adecuado tratamiento.

Tratamiento del dolor con cannabis

Los derivados de la planta de cannabis, llamados cannabinoides, han sido estudiados desde hace muchos años para el tratamiento del dolor, epilepsia, náuseas y vómitos inducidos por la quimioterapia, y otras condiciones médicas. Por esta razón, se decidió evaluar la eficacia y la seguridad de los cannabinoides en el tratamiento del dolor.

Se aplicó un método específico de búsqueda y se expusieron los resultados de los mejores estudios evaluados, para verificar el efecto de los cannabinoides en la reducción del dolor. Los estudios evaluados concluyen que los cannabinoides mejoran el dolor neuropático y se posicionan como una opción terapéutica en el manejo del dolor crónico.

El uso de cannabinoides permitió reducir la dosis de opioides como así también suspender otros esquemas terapéuticos adyuvantes como AINES, antidepresivos tricíclicos, dexametasona y ondansetrón. Se evidencia de esta manera el rol de los cannabinoides como tratamiento adyuvante para el dolor.

Condiciones clínicas para el uso del cannabis

  • Dolor crónico.
  • Náuseas y vómitos debido a quimioterapia.
  • Estimulación del apetito en infección HIV/SIDA.
  • Espasmos dolorosos debido a esclerosis múltiple o paraplejía.
  • Síndrome de Tourette.
  • Epilepsia refractaria a los tratamientos convencionales.
  • Trastorno del Espectro de Autismo.

Sistema endocannabinoide

Para entender mejor los efectos terapéuticos es necesario conocer el sistema endocanabinoide en el humano, el cual se compone de receptores endocanabinoides, ligando endógenos, segundos mensajeros y vías de hidrólisis de ácidos grasos principalmente.

Los cannabinoides endógenos se sintetizan a través de ácido araquidónico en las neuronas presinápticas y son principalmente N-araquidoniletanolamida y 2-araquidonilglicerol, siendo después degradados por la enzima hidrolasa de ácidos grasos por lo que son de corta duración.

Los cannabinoides exógenos ya sean sintéticos, naturales o derivados como nabilona y dronabinol, potencian la señalización de los cannabinoides endógenos.

Los endocannabinoides actúan como moléculas postsinápticas retrógradas que activan a los receptores CB1 y CB2 presinápticos e inhiben canales de calcio y/o activación de canales de potasio, y actúan como sistema feedback regulando la liberación de otros neurotransmisores.

Dentro de los receptores endocannabinoides se han estudiado principalmente CB1 y CB2, aunque hoy en día aún se estudia también un tercer receptor GPR55, estos receptores se consideran ubicuos en el cuerpo humano y tienen una relación 10:1 comparado con los receptores opioides, éstos se expresan incluso en órganos intracelulares a diferencia de los receptores opioides.

¿Qué son los receptores CB1 y CB2?

CB1: se encuentran principalmente en sistema nervioso central y nociceptores aferentes. Se distribuyen principalmente en:

  • Corteza.
  • Ganglios de la base.
  • Ciertas partes del hipocampo.
  • Capa molecular del cerebelo.

Funciones del receptor CB1 

  • Coordinación y control del movimiento.
  • Cognitivas superiores.
  • Respuesta al estrés y al dolor.
  • Regulación del sueño.
  • Mecanismos de recompensa.
  • Regulación de la temperatura corporal, vómito, náuseas y hambre.

CB2: se encuentran principalmente en células del sistema inmunitario y distribuidos en:

  • Nodos linfáticos.
  • Mastocitos.
  • Macrófagos.
  • Linfocitos.
  • Microglia en sistema nervioso central.
  • Médula ósea.
  • Bazo.
  • Amígdalas.
  • Ganglios.
  • Hígado.
  • Placenta.

Funciones del receptor CB2

  • Control de la liberación de citoquinas.
  • Desplazamiento o migración de las células que forman parte del sistema inmune.
  • Funciones inmunológicas.

Receptores CB1 y CB2

Farmacodinamia de cannabinoides

La biodisponibilidad de cannabis depende de su presentación, cuando es fumada o vaporizada se estima que el THC¹ en marihuana es del 10-25% con una fase de distribución 0.5 horas. Su biodisponibilidad depende de la retención y profundidad y duración de la inhalación.

El pico de concentración ocurre a los 2 a 10 minutos. La biodisponibilidad oral del THC y CBD² es aproximadamente entre 6-20%. La absorción de ambas en el tracto gastrointestinal es buena; sin embargo experimentan metabolismo de primer paso; THC es metabolizado en un metabolito activo (11-dihidroxi-THC) y debido a que es altamente lipofílico tiene mayor volumen de distribución, su vida media es de 3-4 horas pero la vida media terminal es de 25 a 36 horas.

Cannabis y Cannabinoides

El cannabis es una planta que se utilizó por miles de años en distintas culturas alrededor del mundo para distintos fines, entre ellos, la medicina. La planta posee distintos principios activos, denominados cannabinoides.

El género cannabis pertenece a la familia Cannabaceae e incluye subespecies o variedades, cada una con características morfológicas y psicoactivas diferentes; ellas son:

  • Sativa: esta planta contiene alrededor de 400 compuestos, de los cuales aproximadamente 80 son compuestos de terpeno-fenólicos activos denominados colectivamente como cannabinoides.
  • Índica: tiene un potencial terapéutico que genera alivio del dolor y el malestar, reduce la ansiedad y el estrés, induce el sueño, ayuda a mitigar espasmos y convulsiones, reduce la inflamación y es un potente estimulante del apetito.
  • Ruderalis: ha sido utilizada para modificar la genética de las subespecies ya descritas, produciendo así plantas híbridas conocidas como autoflorecientes o «automáticas», es decir, que tienen un ciclo de vida corto, de aproximadamente 10 semanas.
  • Híbridas: son llamadas así las variedades de cannabis con un componente genético diferente a su original.

Los cannabinoides constituyen un conjunto de compuestos psicoactivos presentes en una resina secretada a partir de las hojas y brotes florecidos de la planta cannabis sativa. La potencia de los cannabinoides depende principalmente de la especie y el proceso de extracción. Actualmente se reconocen tres tipos generales de cannabinoides y ellos son:

  • Fitocannabinoides: aquellos sintetizados naturalmente por la planta de cannabis.
  • Endógenos o endocannabinoides: producidos naturalmente por los mamíferos.
  • Cannabinoides sintéticos: es decir, aquellos que son creados en un laboratorio.

30 Patologías para el uso de cannabis

La combinación de dos factores, la numerosa cantidad de cannabinoides producidos por la planta (un centenar) y la función del sistema endocannabinoide (regular el buen funcionamiento de los procesos fisiológicos del cuerpo), permite que el cannabis tenga la facultad de ser utilizado como terapia paliativa, es decir que busca aminorar o eliminar los efectos secundarios de los tratamientos tradicionales, como terapia concomitante (para complementar y potenciar el efecto del tratamiento tradicional) o como terapia curativa, en numerosas patologías tales como:

1.Adicciones 7.Cáncer 13.Espasticidad 19.Lupus 25.TDAH, hiperactividad, TGD
2.Alzheimer 8.Diabetes 14.Glaucoma 20.Osteoporosis 26.Espectro del Trastorno Autista (TEA)
3.Anorexia 9.Distonía 15.Fibromialgia 21.Psoriasis 27.Síndrome de Piernas Inquietas
4.Ansiedad y depresión 10.Dismenorrea 16.Esclerosis múltiple 22.Enfermedad de Parkinson 28.Síndrome de Tourette
5.Artritis y artrosis 11.Estrés postraumático 17.ELA y lesión de médula espinal 23.Enfermedad de Huntington 29.Enfermedades gastrointestinales (Crohn, colitis ulcerosa, colon irritable)
6.Asma 12.Epilepsia 18.Insomnio 24.VIH / SIDA 30.Tumores del Sistema Nervioso Central

ÚLTIMA NOTICIA

Coronavirus y el uso de cannabinoides

Varios estudios de laboratorio sugieren que los cannabinoides pueden tener efectos antivirales y antibacterianos. Hemos informado sobre esto repetidamente en el boletín de la IACM. Sin embargo, no hay evidencia de que los cannabinoides individuales, como el CBD, CBG o THC, o las preparaciones de cannabis protejan contra la infección del virus del SARS-CoV 2 o puedan ser usados para tratar el Covid-19, la enfermedad producida por este virus.
Fuente: IACM (Asociación Internacional por los Medicamentos Cannabinoides)

Datos

¹ THC: Delta-9-tetrahidrocannabinol, Δ9-THC en su formulación química, conocido popularmente como THC. Es el principal componente estimulante de la planta. Actúa como euforizante, analgésico, antiemético y antiinflamatorio.

² CBD: Cannabidiol. Reduce el efecto psicoactivo del THC. Actúa como ansiolítico, antipsicótico, analgésico y antiespasmódico.

Información del autor
  1. Lorena Plazas. Lic. en enfermeria. Trabajo propio.
Referencias bibliográficas
  1. https://www.medicalcanabiz.com/es/
  2. Medina Palma, Mildred E, 2020, Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán”, Departamento de Medicina del Dolor y Paliativa, Ciudad de México. Disponible en: http://www.dolorypaliativos.org/index2.asp
  3. Cannabinoides y dolor, 2017, ANMAT, Informe ultrarrápido de evaluacion de tecnologia sanitaria, Ministerio de Salud Presidencia de la Nación, pp: 1-41. Disponible en: http://www.anmat.gov.ar/ets/ETS_cannabis_y_dolor.pdf
  4. http://www.fundaciondaya.org/cannbis-medicnal-usos-efectos-tipos-de-cannabis/
  5. IACM (Asociación Internacional por los Medicamentos Cannabinoides)
  6. <a href=”https://www.freepik.com/free-photos-vectors/flower”>Flower photo created by jcomp – www.freepik.com</a>

Última actualización:  [07/04/2020]